menu
search
Espectáculos Gran Hermano | Santiago del Moro | Julieta Poggio

Gran Hermano: llegó la tan esperada final del reality que conquistó a los argentinos

A minutos de la final de Gran Hermano, los participantes y Santiago del Moro no podían esconder los nervios y la emoción.

Con Santiago del Moro a la cabeza, comenzó la tan esperada final de Gran Hermano, el reality que por casi cinco meses conquistó las pantallas y los corazones de los argentinos. Cabe recordar que los tres finalistas son Julieta Poggio, Nacho Castañares y Marcos Ginocchio.

Según se reveló, el premio económico para el ganador de la edición 2022 se realizará por Mercado Pago, uno de los sponsors del programa. De esta forma, la primera suma de dinero explicitada ascenderá a un valor de “casi 19 millones de pesos, más la vivienda”, ya que una casa prefabricada es otro de los premios.

LEER MÁS ► Quién será el ganador de la final de Gran Hermano según las encuestas

Asimismo, Santiago del Moro entró a la casa de Gran Hermano la noche del domingo para revelar que, en la valija que había dejado Alfa dentro de la casa, había un champagne, una caja de bombones y dos sobres, uno dorado y uno plateado, que Santiago del Moro abrió en vivo.

image.png
Julieta Poggio, Marcos Ginocchio y Nacho Castañares se consagraron como los tres finalistas de Gran Hermano.

Julieta Poggio, Marcos Ginocchio y Nacho Castañares se consagraron como los tres finalistas de Gran Hermano.

El sobre dorado establecía que a partir de ese instante se abría la inscripción al casting para Gran Hermano 2023. El otro sobre explicaba que se sumaba, para el tercer puesto, un viaje a algún lugar del mundo a definir. El segundo puesto se llevará otra casa.

El fenómeno Gran Hermano: lo que no se ve desde la casa

En un momento durante la final, Santiago del Moro "entró" a la casa de Gran Hermano a través de la pantalla, como realizó a lo largo de todo el programa pero le mostró a Julieta, Nacho y Marcos la locura que se vivía en el estudio: los tres finalistas de Gran Hermano no podían creer los gritos y la cantidad de gente que hinchaba por ellos.

Los tres participantes se mostraron casi sin palabras, muy emocionados y agradecidos. Coincidieron, también, en una idea: "ya ganamos los tres".