menu
search
Espectáculos Carlitos Balá |

Falleció Carlitos Balá: la historia del chupetómetro y Angueto, su perro invisible

A los 97 años falleció uno de los artistas más emblemáticos de la historia argentina. Sus icónicos inventos.

Balá marcó la vida y la niñez de millones de argentinos. Durante una entrevista el actor había subrayado la importancia del humor en su vida: ”Soy adicto al humor, desde chiquito. Van 58 años de oficio profesional. Juego todo el día. Voy alegrando a la gente. Voy por la calle y le digo a un tipo, ‘¿Señor para dónde va?’ Contesta: ‘Para allá’. Le digo: ‘Bueno y vaya, ¡no me haga perder el tiempo!’ Es continuo. Chiste y chiste”.

Muchas de sus creaciones fueron un rotundo éxito como el famoso chupetómetro, un recipiente cilíndrico de dos metros de largo donde miles de chicos depositaban sus chupetes. “Nunca los conté, ojalá lo hubiera hecho, porque hubiera entrado en el Guinness. Dos, tres millones, qué sé yo”, confesó años después.

La frase más famosa nació cuando preguntaba “¡¡¿Qué gusto tiene la sal?!!” y todos los chicos contestaban gritando: “¡¡¡Salaaaado!!!”. La idea nació en 1969 y en una tarde tranquila mirando el mar. Un chico se puso a observarlo y Balá haciendo como que no lo veía preguntó varias veces en voz alta: ¡El mar! ¿Qué gusto tendrá el mar? El nene permanecía silencioso. Entonces cambió la frase: Ahhh, el mar tiene gusto a sal. Pero, ¿qué gusto tendrá la sal? Y el chico respondió antes de salir corriendo. ¡Pero, qué gusto va a tener la sal! ¡Salada! Y así sin saberlo, pero intuyéndolo, nació un éxito que atravesó cuatro generaciones.

La creación de Angueto

Angueto, el perro invisible, surgió en una tienda en Disney. Balá siempre atento encontró una correa rígida y se le ocurrió el chiste del perro. “Un turista que estaba al lado se asustó y me gustó la idea porque pensé que podía ser un buen personaje. Cuando llegué a Buenos Aires, mandé hacer una correa similar y le puse Angueto por mi hija Laura. Cuando era chica, con mi mujer le decíamos ‘Anguetita’, una palabra inventada”, contó Carlitos Balá en una entrevista.

Embed

El comediante batía récords de audiencia con personajes como el Indeciso, el Mago Mersoni y el Hombre invisible. Además desplegaba maravillosas y pegadizas frases de su invención como “¿Un gestito de idea?”, “¡Mirá cómo tiemblo!” y “Observe y saque fotocopia”.

Durante toda su vida sembró alegría pero en los últimos años cosechó reconocimientos, homenajes y agradecimientos. En 2009, la Legislatura porteña lo declaró Personalidad Destacada de la Cultura. En 2011, le entregaron el premio a su trayectoria en los Premios Martín Fierro y recibió una de las ovaciones más grandes que se recuerde.