viernes 14 de agosto de 2020
Bartolomé Mitre |

Esmeralda Mitre denunció a sus hermanos y ellos pidieron pericias psiquiátricas

La menor de los 5 herederos del fallecido director de La Nación, reveló que hay una cuenta secreta en Suiza y que sus hermanos realizan "manejos extraños" en la sucesión.

Tras la muerte de Bartolomé Mitre, su hija Esmeralda entró en guerra con sus hermanos por la herencia con una fuerte denuncia, mientras que ellos solicitaron una pericia psiquiátrica de la artista.

Esmeralda afirma que sus hermanos mayores iniciaron esa sucesión a espaldas de ella, que le ocultaron la apertura de una cuenta judicial a nombre de su padre y que nombraron a uno de ellos (Bartolomé Junior) como administrador de un campo familiar, según explicó el periodista Rodrigo Lussich en Intrusos.

Según contaron en Intrusos, antes de morir el padre todos los hermanos Mitre pasaron a ser accionistas del diario, a pesar de sus constantes peleas, que eran contenidas por el patriarca.

Bartolomé Mitre
Bartolomé Mitre

Bartolomé Mitre

El diario La Nación, al que Esmeralda quiere ingresar, tiene más de 26 accionistas. Mitre conservaba el 20% de las acciones, que hoy manejan sus sobrinos Alejandro y Julio Saguier quienes, según ella, “no están preparados para manejar el diario”. El resto es controlado desde 1996 por una sociedad llamada MNMS Holding, propiedad de un grupo inversor con sede en las Islas Caimán llamado Barton Corp, precisó la revista Gente.

“Mientras mi padre vivía, mis hermanos querían quedarse con cosas o pelearse por plata”, aseguró Esmeralda en la nota con Noticias. Y agregó: “El testamento es para todos por igual. Mi papá resguardaba muy bien sus bienes, y muchos estaban en sociedades anónimas”.

Esmeralda Mitre enfrentada con sus hermanos por la herencia familiar

Finalmente, la actriz aseguró que cuando ella se separó de Lopérfido, sus hermanos “me clavaron veinte puñales por la espalda”, mientras que cuando a ellos les pasó lo mismo ella “les dio asilo en su casa”.

“Cuando nací, uno de mis hermanos dijo: ‘Ahí tienen a la rubia de ojos celestes que querían’. Hubiera tenido ojos marrones para no sufrir tanto. Me pidieron perdón por haberme envidiado”, sostuvo luego Esmeralda, dando a entender el profundo conflicto con sus hermanos.

Y cerró: “Voy a entrar al diario La Nación por la fuerza. Van a tener que negociar conmigo. Mi padre estaba débil, pero yo soy joven y fuerte”.