menu
search
Economía Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Ley de Alquileres |

Piden que el Estado regule el precio de los alquileres

La Federación de Inquilinos Nacional propone que en este contexto de salarios bajos y alta inflación, sea el Estado el que fije los precios de los alquileres o el que establezca topes a los aumentos. Advierten que la derogación de la ley actual perjudicará a quienes alquilan.

Mientras en la Cámara de Diputados de la Nación comienza a debatirse en comisiones la posible reforma de la Ley de Alquileres, la Federación de Inquilinos Nacional defiende la ley vigente y pide que el Estado tenga mayor injerencia para regular los precios.

En el programa Ahora Vengo, que conduce Luis Mino en Aire de Santa Fe, el titular de la Federación, Gervasio Muñoz recordó que hasta 1977 el Estado regulaba los precios de los alquileres en la Argentina, como actualmente sucede en otros sectores como, por ejemplo, prepagas, telecomunicaciones o combustibles.

alquileres-gobierno
Los inquilinos de toda la Argentina sufren aumentos del 50% en el precio de los alquileres con la ley vigente, pero advierten que derogar esta norma generaría condiciones aún más difíciles para ellos.

Los inquilinos de toda la Argentina sufren aumentos del 50% en el precio de los alquileres con la ley vigente, pero advierten que derogar esta norma generaría condiciones aún más difíciles para ellos.

Además, puso como ejemplo lo que sucede en España: "La inflación anual llegó al 10%, algo que no sucedía desde 1985. Pero el gobierno dispuso que los aumentos de los alquileres no pueden superar el 2%. Es como si Alberto Fernández pusiera un tope del 10% anual para los alquileres en Argentina, donde la inflación llegó al 50%".

Muñoz remarcó que existen en estos momentos 25 proyectos en el Congreso para modificar la ley actual y que 23 provienen desde Juntos por el Cambio. "Lo que el mercado quiere es que existan contratos más cortos, aumentos más importantes y que se flexibilicen las condiciones de los contratos. Si realmente quieren mejorar la situación de los inquilinos, que establezcan hasta cuánto pueden aumentar los alquileres cada año".

Los proyectos de Juntos por el Cambio "apuntan a impulsar el desalojo express en un plazo de 5 días, que liberen los precios, con plazos más cortos o sin plazos para la renovación de contratos y que los propietarios no paguen impuestos".

Los otros dos proyectos de ley pertenecen a los peronistas José Luis Gioja y Gisela Marziotta. Según Muñoz, el proyecto de Gioja "busca regular el precio inicial de los alquileres e impulsa un impuesto a la vivienda vacía". Y el de Marziotta plantea "que sea el Estado nacional el que decida las actualizaciones de los precios de los alquileres".

El problema de los salarios bajos y la inflación elevada

El titular de la Federación de Inquilinos Nacional planteó que "en un país con tanta pobreza y salarios por el piso, lo que hay que lograr es que aumenten los sueldos... Si no hay salarios, lo que habrá es una crisis social muy fuerte que perjudicará a todos".

"En los 90 un departamento de 3 ambientes costaba 30.000 dólares y hoy cuesta 150.000 dólares. Y a eso los propietarios no lo ven", insistió

"Lamentablemente -remarcó Muñoz- los inquilinos no pueden pagar el alquiler porque tienen salarios bajos. Si la situación sigue así y si siguen pretendiendo aumentar los precios, habrá más crisis... En 2001 muchos propietarios vendieron las propiedades casi regaladas porque necesitaban vivir".

El representante de la Federación lamentó que ningún representante de Juntos por el Cambio o del massismo recibió a las organizaciones de inquilinos. "Hoy existen una ley que actualiza los alquileres a partir de un promedio entre inflación y salarios, pero lo que pasa es que quieren aumentarlos por encima de la inflación", afirmó.

"El mercado inmobiliario no quiere pagar impuestos, pero quiere vacunas contra el covid, seguridad, iluminación, salud, educación... no es lo mismo construir un edificio donde hay servicios, que hacerlo donde no los hay. Es un discurso hipócrita. Piden que el Estado no se meta, pero que les garantice los servicios necesarios para hacer buenos negocios".

Dejá tu comentario