martes 25 de enero de 2022
Economía FMI | Argentina | Deuda externa

Las razones que explican por qué es "inevitable" llegar a un acuerdo con el FMI

En el escenario actual, los dólares extra del comercio exterior no alcanzan para pagar los vencimientos de la deuda. Un nuevo acuerdo parece la única solución posible, porque el acreedor sabe que el deudor no tiene cómo y con qué pagar.

A pesar de contar con un superávit comercial extraordinario, apoyado en los altos precios internacionales para los productos que exporta el país, Argentina atraviesa una grave crisis en el frente externo –con cepo cambiario—en el contexto de una pandemia que golpeó y aún golpea a todo el planeta.

La crisis externa –sumada a la crisis interna - está dada por la magnitud del endeudamiento entre capital e intereses, agravado por la concentración de los vencimientos de deuda entre 2022/2024 que no pueden ser afrontados por el Estado. Y que han disparado la cotización del dólar o la devaluación del peso en todas sus variantes, con su impacto en la inflación interna y en la actividad económica.

Sin el extraordinario superávit comercial, la situación general del país sería mucho más grave en todos los frentes. Además, como parte de las medidas adoptadas por la crisis internacional, el FMI realizó una emisión extraordinaria de DEG (Derechos Especiales de Giro) y la Argentina recibió más de U$S 4.300 millones, con los cuales pagó un vencimiento de capital e intereses.

Alberto FMI Roma.jpg
El presidente Alberto Fernández se reunió con los directivos del FMI en Roma, durante su gira europea.

El presidente Alberto Fernández se reunió con los directivos del FMI en Roma, durante su gira europea.

De acuerdo al último Informe del Indec, en los diez meses de 2021, "el saldo de la balanza comercial fue superavitario en 13.940 millones de dólares. Si en este período se hubiesen registrado los mismos precios de 2020, el saldo comercial habría tenido un superávit de 6.579 millones de dólares. Bajo este supuesto, y debido a que el Índice de precios de las exportaciones tuvo una suba de mayor magnitud (26%) que el Índice de precios de las importaciones (13,4%), el país registró una ganancia en los términos del intercambio de 5.707 millones de dólares”.

Leer más ► Parte hoy hacia Washington un equipo económico para avanzar en un entendimiento técnico con el FMI

Poco más del 40% del superávit comercial se explica por las mejoras de los precios de exportación por sobre los de importación. Este superávit podría ser mayor porque el Indec aclara que “valor de las exportaciones de octubre de 2021 se estimó en forma provisoria debido a que 14,1% de la documentación aduanera oficializada durante este mes se encuentra aún pendiente; esto significa que, al momento del cierre del presente informe, no fue cumplida ni anulada”.

A pesar de esta extraordinaria ganancia de intercambio, Argentina está en virtual cesación de pagos refinanciando vencimientos con un “riesgo país” que ronda los 1.900 puntos. En otros momentos, las caídas de los precios de las exportaciones llevaron un deterioro o pérdida de intercambio que precipitaron y aceleraron varias de las sucesivas crisis del país, entre ellas la de la convertibilidad.

De todas maneras, se estima que esta “ganancia de intercambio” no se repetirá en 2022 (se prevé que tanto China como Brasil tengan una desaceleración económica) y tampoco habrá una nueva emisión de DEG, lo que “atenaza” aún más al país.

Leer más ►Vicentin pidió una nueva prórroga hasta junio de 2022 para acordar con sus acreedores

Además, la reprogramación de los vencimientos con el Fondo se vuelve significativamente necesaria para sostener la deuda en situación de pago normal, ya que el stock de reservas resulta insuficiente como para hacer frente al perfil actual (alrededor de U$S 20.000 millones anuales en 2022-2023), reconoce Ecolatina.

El gran interrogante son los términos de la negociación con el FMI que habría ingresado en un acuerdo inevitable para ambas partes (el acreedor sabe que el deudor no tiene cómo y con qué pagar).

Y con ese objetivo, el Gobierno salió a buscar el apoyo de la UIA, de la CGT y de las organizaciones sociales, en medio de una pérdida de reservas del BCRA por el retiro de dólares de los bancos por normas del BCRA que preocuparon a los depositantes.