lunes 27 de junio de 2022
Economía Vicentin | Afip | Reconquista

El juez Lorenzini autorizó a la empresa Vicentin a volver a exportar

El juez civil y comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini, resolvió que Vicentin SAIC pueda volver a exportar y sostuvo que no tienen sentido los planteos hechos por la AFIP. "Concluimos que la AFIP ha originado una intervención desmedida e innecesaria", advirtió el magistrado.

El juez civil y comercial de la ciudad de Reconquista, Fabián Lorenzini, resolvió este jueves que la empresa agroexportadora Vicentin SAIC puede volver a exportar y sostuvo que no tienen sentido los planteos hechos por la AFIP. Entre sus fundamentos, volcados en una resolución de 14 páginas, el juez indicó que la firma concursada es “una empresa dedicada a la compra de cereales en el mercado de producción nacional, en miras a su procesamiento y exportación. Por ello resultaba esencial mantener en funcionamiento dicho esquema comercial, propiciando sus actividades empresarias naturales como camino de salida para el conflicto”.

Leer más ► Vicentin: el juez Lorenzini ordenó la intervención de la empresa

El magistrado de Reconquista agregó que “la empresa concursada no modificó su objeto social, pero si ha variado su modelo de negocios, subsistiendo en este período transicional mediante el alquiler de sus plantas fabriles a terceros, recibiendo mercadería ajena, procesándola y entregándola en el lugar pactado a los locatarios para su posterior comercialización”.

En su resolución, Lorenzini explicó que Vicentin SAIC “también ha comenzado a alquilar sus dependencias portuarias y sistemas de elevación, permitiendo así que sus clientes puedan servirse de esta infraestructura, mediante el pago de los alquileres acordados (fasones). Sin resignar definitivamente su perfil de empresa agroexportadora, la actualidad de la concursada está determinada por tales circunstancias”.

Según el juez, la AFIP-DGA “ha originado una intervención desmedida e innecesaria en la órbita concursal, por la vía de una aplicación indirecta y sesgada de una resolución administrativa cuyas finalidades deben ser compatibilizadas con las actividades productivas, empresariales y de protección laboral que la ley de concursos intenta tutelar”.

En la misma dirección, precisa que califica de desmedida la intervención de AFIP “por cuanto se ha exorbitado la norma administrativa al no contemplar sus efectos sobre la empresa en crisis”; e innecesaria “puesto que la actuación del BCRA ya había tutelado el bien jurídico “soberanía cambiaria”.

“De tal suerte la actuación de AFIP-DGA, aparece carente de un sistema de contrapesos que le permita ajustar la aplicación de normas concebidas para la generalidad, en los casos particulares (más aún si se trata de interacciones con la administración de justicia)”, añadió.

Leer más ► Vicentin: el juez Lorenzini rechazó el pedido de la AFIP para investigar la venta de acciones del grupo

Para el magistrado, se produjo la actuación del BCRA, suspendiendo provisoriamente y en forma cautelar a Vicentin SAIC; de allí a la variación del Scoring; y de allí a la modificación del sistema de estados; y de allí al impedimento en la emisión de las cartas de porte (sin propiciar alguna alternativa razonable para su eventual regulación diferenciada); y de allí al eventual estado de parálisis de una empresa concursada, por la vía de una norma administrativa que no tiene directa e inminente vinculación con la tutela del sistema cambiario, ni con la protección de la economía, ni con medidas que amparen la política monetaria.

El integrante del poder judicial sostuvo que “indirectamente (pero severamente), la actuación de AFIP-DGA afecta, mediante una punición excesiva, los contratos que la empresa en crisis debe honrar con terceros que han confiado en su capacidad de brindarles servicios (fasón) y que ahora se ven amenazadas a causa de esta situación emergente”.

Trabajadores

Lorenzini hace un capítulo aparte en su Resolución para los trabajadores y advierte que sus “salarios dependen directamente de la actividad de aquella (Vicentin). Tal como venimos señalando, Vicentin SAIC ha dejado de ser una empresa exportadora de sus propias mercaderías para transformarse, en este período de tiempo, en una prestadora de servicios a terceros. Ergo, podría llegarse a la inverosímil (pero posible) situación de paralización, a causa de esta medida adoptada por AFIP-DNA, generando un severo conflicto para todas estas familias trabajadoras”.

Ofensivo

Al respecto, el diputado provincial, Carlos Del Frade, aseguró que “resulta ofensivo que el juez del concurso crea que la media decena de causas penales abiertas por distintas estafas contra parte del directorio del grupo, del Banco Nación y del Central en aquellos años, sean detalles menores como también los 1.700 productores endeudados y los casi 800 millones de dólares fugados”.

“Ahora, como regalo de Navidad e impunidad, Lorenzini decide -con sus fundamentos- que Vicentin SAIC, una de las 33 empresas que componen el grupo del que nunca habló en sus resoluciones, puede volver a exportar de manera “natural” como si aquí no haya pasado nada”, lamentó el legislador.