domingo 20 de septiembre de 2020
Economía | Deuda | Argentina | Martín Guzmán

Deuda: Argentina prepara la "oferta final" a los acreedores para la semana próxima

En medio de cruces con los acreedores, economía busca lograr, con mejoras en el ofrecimiento, una mayor adhesión al canje de deuda.

El Gobierno tiene la documentación casi lista para presentar la próxima semana ante la Comisión de Valores de Estados Unidos una nueva oferta de canje, con mejoras en las condiciones económicas, y así intentar llegar a un acuerdo en la trabajosa reestructuración de deuda.

Por decisión de la Casa Rosada, esta será la última propuesta que se hará a los acreedores, y se mantiene la premisa de que los pagos sean sustentables con el crecimiento, como se acordó con el FMI, trascendió de allegados al ministro de Economía, Martín Guzmán.

El Gobierno Nacional define los detalles finales para la presentación de una nueva oferta ante la Comisión de Valores de Estados Unidos durante la semana próxima, con miras a completar todo el proceso de la reestructuración de la deuda, por más de US$ 66.300 millones, para el próximo 24 de julio.

Fuentes gubernamentales precisaron que la presentación sería "la semana próxima", teniendo en cuenta que hoy es feriado en los Estados Unidos, que adelantó un día la celebración de su independencia, según afirma la agencia Télam.

Según trascendió, el presidente Alberto Fernández le pidió al ministro de Economía, Martín Guzmán, agilizar la presentación, que contendrá lo "máximo" que puede ofrecer el Gobierno.

En las últimas horas, los grupos más grandes de acreedores hicieron llegar al Gobierno argentino contrapropuestas, con vistas a lograr un acercamiento y alcanzar finalmente un acuerdo, y se espera que los intercambios continúen durante el fin de semana.

El primer grupo, el ACC (siglas en inglés del Comité de Acreedores de Argentina), le alcanzó al Gobierno una propuesta financiera cuyo valor ronda unos US$ 54 por lámina de 100 nominales de deuda vieja (en valor presente neto), que implicaría una mínima modificación en los pagos respecto de la última oferta que presentó el Gobierno a los bonistas.

Aquí se encuentran involucrados los fondos Gramercy, Greylock y Fintech que, pese a las diferencias, son los que lograron un mayor entendimiento con el Gobierno argentino, entre los principales grupos de acreedores, y que blanquearon formalmente hoy su oferta a la prensa a través de un comunicado.

El ACC indicó que la nueva contraoferta otorgaría "un alivio de US$ 39.000 millones hasta 2028".

El grupo, que presentó la oferta el 1 de julio, sostuvo que la propuesta debe tener un umbral mínimo de participación de dos tercios y precisó que el cupón promedio ponderado de los intereses incluidos en la contrapropuesta es de 3,95%, sin superar el 5%.

"El ACC continúa creyendo que la mejor manera de avanzar es a través de una resolución consensuada", dijo el grupo en el comunicado.

La propuesta que dio a conocer ACC mantiene los mismos bonos y estructura de amortización que la oferta que hizo el Gobierno argentino al 17 de junio y los contratos originales de los bonos elegibles, si bien piden el adelanto de pago de cupones de ciertos bonos.

Sin embargo, estos fondos también solicitan mantener las condiciones legales contenidas en las cláusulas de acción colectiva (CAC) de 2005, solamente para tenedores de bonos de los canjes 2005 y 2010.

Esta estrategia de ACC logró mover los cimientos del otro gran comité de acreedores, el Ad Hoc, el más duro según las palabras de Martín Guzmán, que lideran fondos como Blackrock, Monarch, Ashmore.

Luego de haber trascendido la oferta del ACC a través de la prensa, el Ad Hoc emitió un comunicado a principios de la semana afirmando que "no hubo negociaciones significativas" con el Gobierno desde el 17 de junio, el día en que se conoció la última oferta argentina.

El jueves por la noche, dejaron trascender a través de Bloomberg, que si el Gobierno argentino avanzara con la propuesta de ACC "la rechazarían" y exigirían a sus miembros "el llamado acuerdo de bloqueo, que obligaría a sus miembros a rechazar esa oferta", según fuentes consultadas por dicha agencia.

Este grupo hizo saber a través de medios internacionales que aún intenta alcanzar un acuerdo con la Argentina, más allá de que la última contraoferta que presentaron era menos beneficiosa para el Gobierno, con un pedido de recupero de al menos 57 dólares cada 100 de deuda nominal.

Sin embargo, uno de los puntos de mayor conflicto con Ad Hoc son las cláusulas legales, ya que exigen términos "imposibles de cumplir", según advirtió oportunamente Guzmán.

Este Comité, a diferencia de ACC, exige cláusulas de los bonos 2005 para todos los bonos nuevos a emitir a partir de esta operación; gatillar un default de bonos en caso de eventual incumplimiento con el FMI; y aumentar la lista de bienes sin inmunidad del gobierno argentino en caso de eventual default, entre otras, para garantizar los cobros de los acreedores.

La especulación del mercado es que, si el Gobierno avanzara con la propuesta del grupo ACC, que pide cláusulas legales CAC del 2005, solo para los bonos emitidos antes del 2016, podría desmembrar al Comité que reúne dos de los grupos más fuertes y que se habían unido para presentar una sola oferta, el Argentine Bondholder Group (Blackrock y toros) y el Exchange Boldholder group (bonistas del canje 2005 y 2010).

En conjunto, los acreedores aseguran que reúnen 21.000 millones de dólares y las minorías necesarias para bloquear las series de los bonos 2005 y 2010.

Los detalles de la oferta que prepara Guzmán

Guzmán economía.jpg
Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación Argentina.

Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación Argentina.

Además de mejorar el valor presente de los bonos, la nueva propuesta incluye un adelanto en el pago de los intereses y mantienen los porcentajes de la última oferta.

La propuesta no aceptará incluir los beneficios legales de las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) de los bonos 2005 en los nuevos títulos que se canjearán y se habría descartado la posibilidad de un cupón ligado al PBI o a las exportaciones, a cambio de un adelantamiento en el pago de intereses.

Según fuentes de Economía, no hubo acuerdo sobre el precio a poner en los cupones como compensación y se optó por desechar la idea.

La propuesta mantiene la posibilidad de hacer cierres parciales y secuenciales del canje, una estrategia que en la jerga financiera se conoce como "pacman".

Con estas mejoras el Gobierno apunta a lograr que prosperen las presiones de pequeños bonistas que, dentro de los grandes grupos de inversión, quieren la aceptación de la propuesta porque necesitan cobrar.

En fuentes del ministerio de Economía se reconoció que "las negociaciones están duras", pero sostienen que hay subgrupos de acreedores que trabajan "de forma más constructiva y con voluntad de llegar a un acuerdo sostenible".

Los voceros del Palacio de Hacienda señalaron que algunos grupos de inversión tienen posiciones "insostenible y exigen cláusulas legales inaceptables para la República".

Negociaciones extendidas

El Gobierno presentó a la SEC la primera propuesta el pasado 21 de abril, con un valor presente neto calculado por el mercado en cerca de 40 centavos por dólar,

La administración de Alberto Fernández, que se mueve por estos días con mucho hermetismo, postergó cuatro veces el vencimiento de la oferta, con miras a continuar negociando para alcanzar un acuerdo.

La última oferta de la Argentina a los acreedores, alcanzaba un valor de recupero de 49,90 dólares, y mantenía en suspenso la utilización de endulzantes, como podían ser cupones atados las exportaciones.

También incluye las CAC de 2016 para todos los bonos, acordes con "el lenguaje estándar del FMI y el G20", según precisó Guzmán, y la posibilidad de reasignar los grupos de bonos una vez realizado el canje, para eventualmente utilizar mayorías a favor del Gobierno que le permitan cerrar un acuerdo con acreedores.

Dejá tu comentario