jueves 16 de julio de 2020
Economía | Pesos | Banco Central | pandemia

Desde el inicio de la cuarentena, el Banco Central ya le giró al Tesoro $ 500.000 millones

Para financiar los distintos programas de estímulo y asistencia directa que otorga Nación, se aceleró el ritmo de emisión monetaria.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) giró desde el inicio de la cuarentena $ 500.000 millones al Tesoro Nacional que, afectado por la caída en la recaudación y con restricciones para acceder al mercado de deuda, debe financiar los programas implementados para morigerar el impacto en la actividad económica que está causando la pandemia de coronavirus.

Puntualmente, los últimos datos informados por el BCRA hasta el 6 de mayo indican que el financiamiento al Tesoro se instrumentó a través de Adelantos Transitorios ($ 80.000) y Transferencia de Utilidades ($420.000).

Sin embargo, no todo el dinero emitido hasta ahora fue a parar a las arcas del Gobierno, ya que parte de la expansión también se explica por el desarme de Letras de Liquidez (Leliq), en más de $ 300.000 millones para ayudar a bajar las tasas de interés.

De hecho, durante este período la base monetaria -equivalente a todo el dinero en efectivo en poder del público más el depositado en bancos y en la cuenta corriente del Banco Central- creció unos $ 331.300 millones hasta alcanzar los $2.356.666 millones, poco más del 16% de aumento.

BCRA Grande banco central.jpg

Esto se debe a que más de $ 500.000 millones surgidos de la expansión de dinero aún permanece en poder de los bancos, en parte invertidos en Pases y otra en los depósitos en Cuenta Corriente del BCRA.

Para evitar una emisión excesiva, el Banco Central dio incentivos a los bancos para canalizar la liquidez del sistema y fomentar tanto el crédito a pymes para pago de sueldos y capital de trabajo a una tasa del 24% anual como en préstamos a monotributistas y autómomos, a una tasa 0% de interés y con plazos de repago de 18 meses.

La Casa de la Moneda no da abasto para seguir el ritmo de la emisión monetaria y a la parte de esa expansión que se transforma en billetes físicos.

El martes pasado, el Ministerio de Economía publicó un borrador con las proyecciones de producción y déficit fiscal para 2020 y los próximos años que fueron presentadas durante las rondas con los acreedores internacionales, en el contexto de la reestructuración de la deuda externa.

En el documento, el ministro Martín Guzmán expuso que el escenario base sobre el que trabaja hoy el Gobierno es de una caída de 6,5% del PBI para 2020 y un déficit fiscal primario de 3,1% que, especificó, será financiado en forma íntegra por aportes del Banco Central.

Si bien el propio Guzmán había asegurado a principio de su gestión que quería evitar la emisión para financiar al Tesoro por sus efectos "desestabilizantes", el escenario de crisis mundial, sumado a la imposibilidad de tomar deuda en el mercado internacional o conseguir ese monto en el mercado doméstico, la volvieron la única alternativa para enfrentar la pandemia.

Programas de estímulo y asistencia directa

pesos grande economía argentina.jpg

Días atrás el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, informó que el paquete de medidas que Gobierno Nacional destinará en distintos tipos de ayuda para mantener el empleo y las empresas será de $ 850.000 millones, casi 3 puntos porcentuales del PBI.

Según estimaciones del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), hasta ahora el paquete de asistencia que desembolsó la Anses alcanza los $ 162.000 millones -equivalente al 0,8% del PBI de 2019- para asistir a más de 10 millones de argentinos durante estas semanas.

Más de 10 millones de argentinos ya recibieron algún tipo de asistencia económica en medio de la pandemia.

Este monto contempla unos $ 83.000 millones destinados al pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE); $ 40.000 millones para el Programa ATP; $ 4.000 millones de la Tarjeta AlimentAr; $ 8.000 millones en la prórroga de los Créditos Anses; y $ 26.900 para el bono extraordinario a jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH.

Sin embargo, no incluye los créditos a empresas, monotributistas y autónomos -fondeado con la liquidez de los bancos- u otras medidas como las moratorias impositivas de la Afip.

Dejá tu comentario