menu
search
Economía FMI | dólar | Luis Caputo

Confirmado: el FMI aprobó la revisión del acuerdo y habilita fondos para la Argentina

El país sobrecumplió las metas del primer trimestre del 2024 pactadas con el FMI y se destraban fondos por casi US$ 800 millones para junio.

Así, la octava revisión del programa de facilidad extendidas del FMI determinó que el superávit primario fue cuatro veces más alto que lo previsto, que las reservas del Banco Central acumularon más de US$ 2.000 millones que lo estipulado oportunamente y que la emisión monetaria estuvo en los límites fijados.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/FMInoticias/status/1790015519065625016&partner=&hide_thread=false

Con el visto bueno del FMI, se habilita un nuevo desembolso, estimados en US$ 792 millones para junio.

LEER MÁSDólar hoy: cotización del dólar, dólar cripto, dólar blue y precios

En especial quedó claro que en el primer trimestre se cumplió con creces con la reducción del déficit fiscal y la acumulación de reservas en el Banco Central.

De acuerdo al comunicado oficial, "en base del gran progreso hecho hasta la fecha, las autoridades han indicado que sus políticas continuarán evolucionando para salvaguardar la durabilidad del proceso de estabilización y reforma.

En este contexto, se alcanzaron entendimientos sobre la política económica que busca aplicar Javier Milei.

  • Política fiscal. El objetivo de alcanzar el equilibrio fiscal global sin financiación neta del banco central permanece inalterado. El programa seguirá enfocado en mejorar la calidad y la equidad de la consolidación fiscal, incluyendo a través de reformas que mejoren la eficiencia y progresividad del sistema tributario, reduzcan los subsidios y refuercen tanto los controles del gasto como la rendición de cuentas. Al mismo tiempo se seguirá reforzando la asistencia social según sea necesario.
  • Política monetaria y cambiaria. La prioridad sigue siendo afianzar el proceso de desinflación y fortalecimiento de las reservas internacionales y el balance del banco central. En la transición hacia un nuevo régimen monetario (que involucra la competencia de monedas), la política monetaria evolucionará para seguir anclando las expectativas de inflación y la política cambiaria se hará más flexible, al tiempo que se seguirán reduciendo las restricciones y controles cambiarios a medida que las condiciones lo permitan.
  • Política estructural. Se espera que las reformas microeconómicas en curso y cuidadosamente secuenciadas servirán para apuntalar la recuperación económica, así como para atender los obstáculos a la productividad, la inversión privada y el empleo formal.