sábado 25 de septiembre de 2021
Economía |

Aseguran que la recuperación económica se va a limitar al agro y al turismo

Tras el derrumbe registrado en la economía durante 2018, se avizoran mejores perspectivas para el 2019, pero la recuperación económica se va a limitar al agro y al turismo.

Así lo analizó el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano en su último informe.

El campo será uno de los grandes motores de la actividad este año y la cosecha será superior a la del año pasado, castigada por la sequía. Según los pronósticos de la Bolsa de Comercio de Rosario, la soja excedería en 17 millones de toneladas a la campaña anterior, con un 50% de aumento en el volumen.

En el caso del maíz, se espera un incremento de 6 millones de toneladas.

Coninagro mide la competitividad de las economías regionales, mientras negocia nuevas medidas con Sica

“Ello implica una mayor demanda de maquinaria agrícola, fertilizantes y otros insumos para la campaña 2019/2020. También significa un mayor volumen de exportaciones“, dijo Víctor Beker, director del CENE.

El economista analizó también que el tipo de cambio revirtió la balanza de turismo, a favor del receptivo y en detrimento del emisivo.

Ya en noviembre y diciembre de 2018 el saldo pasó a ser positivo, mientras que hasta entonces venía siendo crónicamente negativo. Ello impactará positivamente sobre actividades ligadas como la hotelería y la gastronomía”, señaló el economista.

“En cambio, no se avizoran mejoras para el resto de la industria manufacturera y de la construcción“, señaló el director del CENE.

La economía cayó 2,6% el año pasado, según el INDEC

La base de comparación permitirá que haya mejores resultados este año porque la caída en 2018 fue muy aguda; de hecho, el Estimador Mensual de Actividad Económica del INDEC retrocedió un 2,6%, en comparación con 2017.

El derrumbe estuvo liderado por la producción de motos, equipos de informática, televisión, comunicaciones y componentes electrónicos, aparatos de uso doméstico, asfaltos, muebles y colchones, productos textiles y vehículos, junto con la construcción.

“El uso de la capacidad instalada bajó 13% entre diciembre de 2018 e igual mes del año anterior”, puntualiza Beker.

Dejá tu comentario