menu
search
Economía Vicentin | Fabián Lorenzini | Avellaneda

Al filo del cierre del concurso, últimos intentos para salvar el Nodo Norte de Vicentin

La cooperativa Unión Agrícola de Avellaneda pidió ante el juez Fabián Lorenzini que Vicentin aclare cuál es la tasación de los activos que componen el Nodo Norte y la fábrica de molienda de Ricardone.

A días de que venza el plazo de exclusividad para que la oferta de cancelación de deuda de Vicentin sea aceptada por la mayoría de los acreedores, la cooperativa Unión Agrícola de Avellaneda golpeó las puertas del despacho del juez de Reconquista Fabián Lorenzini, con un pedido para que “la concursada aclare cuál es la tasación individual de los activos” que componen el Nodo Norte (empresas e instalaciones ubicadas en la zona de Reconquista-Avellaneda) y la fábrica de molienda de granos de Ricardone, en el departamento San Lorenzo.

El futuro del Nodo Norte corre serio riesgo en caso de aprobarse la oferta de pago que elaboró el directorio de Vicentin, ya que ese conjunto de instalaciones y sus 200 trabajadores no es de interés del grupo inversor que se haría cargo, integrado por los acreedores privilegiados Molinos Agro, Visterra y Asociación de Cooperativas Argentinas.

La pretensión de la cooperativa UAA es disponer de la fábrica de molienda de Ricardone para compensar los riesgos que le implicaría hacerse cargo de las empresas e instalaciones del Nodo Norte, que es la parte menos rentable del negocio que tenía Vicentin.

Leer más ► La cooperativa que puso el ojo en los activos de Vicentin multiplicó por 15 sus exportaciones

Como informó AIRE en enero pasado, la centenaria Unión Agrícola Avellaneda está interesada en los activos de Vicentin en Avellaneda y Reconquista pero no para adquirirlos en soledad, sino como parte del grupo inversor, que hasta aquí le cerró la puerta.

Quienes conocen Vicentin explican que el Nodo Norte es la parte menos atractiva por la estructura de costos (de los 200 empleados 160 son aceiteros y 40 fuera de convenio), la distancia a la zona portuaria y las garantías privilegiadas que el Banco Nación tiene sobre los ingresos de Algodonera Avellaneda y la facturación de la fábrica de bioetanol de esa ciudad.

La UAA no quiere cargar sola esa mochila y quiere disponer de los mismos beneficios que Molinos, ACA y Visterra.

El punto de discordia es la planta de Ricardone. Para la cooperativa se volvió un activo estratégico para la molienda de girasol, actividad en la que entró tras la caída de Vicentin. Hasta entonces hacía de pasamanos: compraba al productor los granos y los revendía a la industria o a los exportadores. Desde 2020 procesa su propia mercadería a fasón en las instalaciones de la localidad del departamento San Lorenzo, lo que le permitió exportar subproductos como aceite y expeller, además de comercializar en el mercado interno. Sin embargo Molinos, ACA y Visterra no quieren saber nada de compartir el negocio.

Juez Fabián Lorenzini Reconquista _9x16.jpg
El juez de Reconquista Fabián Lorenzini tiene a su cargo el concurso de acreedores de Vicentin.

El juez de Reconquista Fabián Lorenzini tiene a su cargo el concurso de acreedores de Vicentin.

“Es inteligente la movida de la cooperativa, porque va a quedar en evidencia que el grupo inversor se está quedando con la planta de Ricardone muy pero muy barata y sin riesgos”, razonó una fuente que está adentro del concurso.

El futuro del Nodo Norte de Vicentin preocupa en todo el norte santafesino y en la práctica hay presiones para que, más allá del interés propio en el negocio, “salve” la actividad de esas empresas y las fuentes de trabajo, de las que difícilmente alguien se haga cargo si no son capitales locales. La UAA está en el negocio, tiene pertenencia y dispone de espalda económica y financiera para encarar el desafío.

En la mesa técnica del concurso viene manifestando su interés en ser parte de una solución sustentable en el tiempo para el Nodo Norte.

En la presentación de la cooperativa al juez Lorenzini se recuerda: “Es de público conocimiento –por haber sido ampliamente difundido en los medios de comunicación– que Unión Agrícola se encuentra interesada en participar de algún modo consensuado en la solución requerida por usted en vuestra resolución de fecha 23 de noviembre de 2021 por la cual no admitió la propuesta formulada por la concursada (en referencia a la primera oferta de pago), considerando –entre otros argumentos–, que no explicitaba la suerte que correrían «las unidades de negocios y establecimientos fabriles situados en el norte de la provincia de Santa Fe» ni qué efectos podrían aparejar para las fuentes de trabajo y que la propuesta no puede omitir ese aspecto de la empresa”.

Leer más ► Vicentin obtuvo una nueva prórroga para acordar con sus acreedores hasta marzo de 2022

Y en relación a la última propuesta que días atrás aprobó la asamblea de accionistas de Vicentin, afirma: “Si bien el plan de negocios presentado por la concursada hace referencia al Nodo Norte evidentemente no contiene una solución clara para el mismo y necesitará un socio estratégico que acompañe su funcionamiento”.

¿Qué debería pasar para que la UAA se convierta en ese socio estratégico y las empresas y trabajadores del Nodo Norte estén incluidos en la solución?

Una posibilidad es que finalmente el grupo inversor acceda a sentar a la UAA a la mesa y que la oferta de cancelación de la deuda sea aprobada por los porcentajes de acreedores que establece la ley. Sin embargo, a 15 días de la fecha límite, ni el triunvirato le abre la puerta a la cooperativa ni está garantizado que la oferta sea aceptada por la mayoría de los acreedores y el juez.

La otra posibilidad es que el 31 de marzo Vicentin no haya obtenido las conformidades previstas para el acuerdo preventivo, y de no mediar prórroga, el juez abra el proceso conocido como cramdow o salvataje. Esta es una última instancia antes de declarar la quiebra de la que no participa el directorio de la empresa y en la que los acreedores interesados tienen la posibilidad de formular propuesta de acuerdo preventivo.

Leer más ► El Banco Nación rechazó la nueva propuesta de pago de Vicentin

De hecho parte de los acreedores de Vicentin que rechazan la propuesta elaborado por el directorio, trabajan hace tiempo para un escenario de cramdow (salvataje). A la cabeza está el grupo Grassi, que es un acreedor comercial, y cuenta con la disposición a negociar del Banco Nación, que es el principal acreedor individual en el concurso y es clave para darle viabilidad a cualquier oferta que involucre al Nodo Norte por tener garantías privilegiadas sobre Algodonera Avellaneda y la facturación de la fábrica de bioetanol de esa ciudad.

Cabe recordar que el 22 de febrero pasado el Banco Nación rechazó la segunda oferta de pago que elaboró Vicentin, a la que calificó en duros términos, al tiempo que advirtió que “busca desguazar la compañía destruyendo los activos que no le interesan al nuevo grupo inversor”, en referencia al Nodo Norte.

Si finalmente se llega al proceso de salvataje, la negociación empezaría de cero y el Nodo Norte tendría otra oportunidad de quedar a salvo.

Lo que se denomina el Nodo Norte de Vicentin se compone de las plantas industriales de bioetanol y alcohol en gel, fábrica de alimento balanceado para bovinos, instalaciones para acopio de granos y de fardos de fibra de algodón y otra planta de elaboración de harinas proteicas de origen bovino (en realidad ésta depende de Friar, cuya venta está frenada por la Justicia).

Dejá tu comentario