martes 14 de julio de 2020
Economía | Empleo | empresas | Ministerio de Trabajo

A pesar de las ayudas estatales, el empleo se deteriora en la Argentina

Cada vez son más los trabajadores formales con sueldos que están ubicados por debajo de la línea de pobreza.

La batería de medidas laborales que en los últimos días lanzó el Gobierno nacional no pudo impedir el mayor deterioro que viene afectando al empleo y a los ingresos de los trabajadores desde hace más de 2 años y que se agravó con la pandemia y la cuarentena. Sin esas medidas el deterioro hubiera sido aún mayor pero la realidad indica que el retroceso laboral y social está operando en los hechos como una “reforma laboral” de las tan reclamadas por el arco empresario y el FMI.

obreros.jpg
El coronavirus agravó una situación laboral que ya atravesaba una crisis desde los últimos años.

El coronavirus agravó una situación laboral que ya atravesaba una crisis desde los últimos años.

Es un dato que los niveles de pobreza no solo afectan a los trabajadores desocupados o informales. En forma creciente, los salarios de los trabajadores formales se están ubicando por debajo de la “línea de pobreza” que, para una familia tipo, es de $ 43.000, a la vez que se avanza en regular nuevas formas de contratación, como el teletrabajo o los vinculados a los “delivery”, con estatutos propios, diferenciados de la ley de contrato de trabajo, con distintos grados de precariedad laboral.

En forma creciente, los salarios de los trabajadores formales se están ubicando por debajo de la “línea de pobreza”.

El Gobierno extendió por 180 días, hasta el 7 de diciembre, la vigencia de la doble indemnización para los despidos sin causa atribuible al trabajador que originalmente decretó el 13 de diciembre de 2019. El encarecimiento del despido buscó disuadir a los empleadores de aplicar cesantías, pero aun así la ocupación laboral sigue en caída.

Despidos sin causa

También extendió por otros 60 días, hasta fin de julio, según DNU 487/20, la prohibición de los despidos sin causa, inicialmente decretada – DNU N° 329/20- para abril y mayo. Sin embargo, las cesantías continuaron y solo a través de medidas cautelares de la Justicia, invocando los decretos presidenciales, algunos trabajadores lograron que fueran reinstalados en sus puestos de trabajo.

Cuarentena Gente Comercio_MG_0210-MTH-1200.jpg
Mucha gente volvió a la calle pero las ventas en los comercios siguen en niveles críticos.

Mucha gente volvió a la calle pero las ventas en los comercios siguen en niveles críticos.

Con la Resolución 475, del pasado 8 de junio, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social prorrogó por 60 días la vigencia de los acuerdos de suspensiones con reducción salarial entre las entidades sindicales con personería gremial y las empresas invocando el artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo (LCT) que había sido solicitada por la Unión Industrial y la CGT.

Luego, a través del DNU N° 529/20, el Gobierno estableció que en las suspensiones por falta de trabajo y fuerza mayor con reducción salarial no rige los límites temporales que fija la ley de Contrato de Trabajo (LCT) y pueden extenderse hasta que finalice la cuarentena por el coronavirus.

Perdieron el empleo registrado 45.100 trabajadores en relación de dependencia y el resto correspondió al trabajo monotributista y autónomo.

Mientras rigen esos acuerdos, las empresas deben mantener las dotaciones de personal, pero al costo –para el trabajador- de una reducción de un salario que viene en ajuste porque se achicó un 15% entre 2015 y 2019.

Aun así, y a pesar que estas medidas estuvieron vigentes durante estos meses, los datos del Ministerio de Trabajo indican que en marzo – con 10 días de vigencia de la cuarentena --se contabilizaron 117.900 trabajadores registrados menos con relación al mes anterior. De ese total, perdieron el empleo registrado 45.100 trabajadores en relación de dependencia y el resto correspondió al trabajo monotributista y autónomo. Se estima que la pérdida de empleos entre los asalariados informales es muy superior.

Crecen las suspensiones en las empresas

A su vez, el Informe del Ministerio de Trabajo dice que en abril “la tasa de suspensiones, que se calcula como proporción del total del empleo del mes anterior, se ubicó en el 7,5% cada 100 trabajadores, mostrando el nivel más alto de la serie. A nivel de empresa también se registra un valor elevado, ascienden al 14% las empresas que aplicaron suspensiones, más que duplicando los valores históricos”. Las mayores pérdidas de empleo se produjeron en la construcción, en la industria y el comercio.

Por su parte, también en abril, de acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de Trabajo “el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 trabajadores del total de los aglomerados relevados, cayó un 0,6% en relación al mes anterior. Esta es la mayor caída mensual de los meses de abril, a excepción del mes de abril del año 2002, cuando el descenso fue de 0,8%”.

Según Trabajo, “la contracción del empleo formal en los meses de marzo y abril se explica por la decisión de las empresas, frente al escenario impuesto por la pandemia, de no realizar contrataciones de personal. Las escasas incorporaciones de trabajadores verificadas durante este período no alcanzaron a compensar las desvinculaciones que también se desplomaron en relación a su marca histórica, pero no en la misma magnitud que se advierte en las altas”.

Dejá tu comentario