martes 17 de mayo de 2022
Deportes | Unión | Santa Fe | Rosario Central

Unión y el desafío de reemplazar a un líder dentro y fuera de la cancha

Jonathan Bottinelli jugará en Rosario Central. Desde su llegada en agosto de 2017 fue un jugador vital para solidificar la defensa, revalorizar a sus compañeros y representar al grupo dentro y fuera del vestuario.

Jonathan Bottinelli se fue de Unión y los números que deja tras su paso por la institución explican que desde su debut con la camiseta rojiblanca el 16 de Agosto de 2017 frente a Lanús, se adueñó del puesto e irradió la impronta de un jugador con jerarquía y pasado en “equipos grandes”. Jugó 82 partidos y convirtió 2 goles, de esos 82 juegos participó como titular en 81, recibiendo 16 tarjetas amarilla y sufriendo 4 expulsiones (3 de ellas por doble amonestación).

Leer más► Nueve años de la histórica victoria de Unión a Colón tras su vuelta a Primera

No obstante, Jonathan Bottinelli dejó en su paso por la Avenida López y Planes otros atributos que son intangibles pero que no admiten discusión y merecen profundizarse. Su liderazgo se dio a través de la acción y no por imposición, su capacidad futbolística se ratificó desde el primer juego al último habiendo llegado con 33 años y cuando muchos suponíamos en el epílogo de su carrera. Visión de juego, lectura adecuada para moverse antes con la cabeza que con el físico, manejo de los tiempos de la defensa, salida clara, personalidad, son algunas de las virtudes que lo llevaron a ganarse el respeto de sus compañeros y de la gente.

Embed

Bottinelli no necesitó brillar solo sino que fue la pieza fundamental para que los demás integrantes de la defensa mejoren. Su manera de jugar le dio confianza al resto, quiénes poco a poco, fueron construyendo sus propias virtudes para contribuir con el equipo. Así Yeimar se complementó perfecto con su potencia y velocidad para que ambos le dieran confianza a los laterales por sus coberturas hacia los costados. Se que es difícil de acreditar pero estoy seguro que el rendimiento defensivo de Unión tuvo en “Botti” un cimiento fundamental, tanto desde lo futbolístico como lo mental.

Quedó claro –pandemia de por medio- que Bottinelli no fue prioridad para Azconzábal ni la dirigencia. También quedó la sensación que muchos se animaron a tirar sobre la mesa el DNI de un jugador que a pesar de sus 36 años goza de una plenitud envidiable. Sin ánimo de juzgar la decisión entiendo que todo equipo y toda defensa necesita buenos jugadores, más allá de la velocidad de sus piernas. El mejor momento de la defensa rojiblanca fue con la dupla Yeimar-Bottinelli. El primero era todo potencia y velocidad, físico pero limitado técnicamente; mientras que el segundo manejaba los tiempos con un sentido de la ubicación que ordenaba a todos en la última línea. A esto hay que sumarle la transformación total que fue sufriendo el equipo del que Bottinelli es el último eslabón que acaba de marcharse.

Quiero decir con esto que así como un jugador solo no puede ganar todos los partidos, tampoco un solo futbolista puede defender y evitar goles o derrotas en todos los partidos. El bajón de la defensa rojiblanca fue en consonancia con el bajón del equipo en todas sus líneas producto del recambio total de los intérpretes que, sin hacer nombres, no resultaron ni pudieron sostener el rendimiento general de sus mejores momentos.

Leer más► Unión cerró la venta de Mariano Gómez al Atlético de Madrid

Por todo esto es que el desafío dirigencial es grande. Hay que reemplazar a un líder, un jugador completo, por capacidad de juego y de mando bien entendido dentro del grupo. La llegada de jugadores jóvenes y sin experiencia en Primera están marcando claramente el rumbo que tomaron los dirigentes: buscar lo que no sale de las inferiores, jugadores que apenas tienen un “primer hervor” en sus carreras, aunque el DT dejó en claro que sus pedidos fueron Leyes y Márquez pero no el resto de los incorporados. El vacío que deja Bottinelli requiere mayor atención, se fue un capitán, un referente, un puesto clave y un símbolo difícil de reemplazar.

Estadísticas de su paso por Unión:

Debut: 16 de agosto de 2017 CA Lanús 1-2 Unión de Santa Fe, por la Copa Argentina.

Embed

Último partido: 1:1 Arsenal en el 15 de abril, el 15 de marzo de 2020

Jugó 82 partidos, e hizo dos goles (ambos en la Superliga 17/18): Uno en la derrota 2-1 del Tate ante Lanús, el 13 de octubre de 2017. El segundo fue ante Talleres de Córdoba, en el triunfo 3-0 de Unión el 30 de Abril de 2018.

Embed

De los 82 encuentros jugó 81 como titular. Lo amonestaron 16 veces y lo expulsaron 4 (3 por doble amarilla). Lo que lo convierte en el 2° jugador con más minutos en la 17/18 (2340, debajo de los 2418 de Soldano), siendo el 4° en la 18/19 (2078, detras de zabala 2191, nereo y yeimar (ambos con 2160) 6° en la 19/20.

Quienes más jugaron fueron:Sebastián Moyano (1800'), Walter Bou (1713'), Ezequiel Bonifacio (1684'), Claudio Corvalán (1668'), Jalil Elías (1654'), Jonathan Bottinelli (1601').