miércoles 18 de mayo de 2022
Deportes | Colón |

No descender o "ganar algo": el gran dilema que preocupa en Colón

En el fútbol no hay recetas únicas, mucho menos mágicas. Nadie puede garantizar nada, aunque algunos técnicos con sus trayectorias y resultados brindan mayores seguridades.

En el fútbol no hay recetas únicas, mucho menos mágicas. Nadie puede garantizar nada, aunque algunos técnicos con sus trayectorias y resultados brindan mayores seguridades. Apuntar hacia arriba para salir del fondo o engordar el promedio y, como consecuencia, llegar lo más alto posible se constituye en un dilema que envuelve a todo el mundo Colón.

Aunque una cosa parezca llevar a la otra, aunque parezcan lo mismo, no lo son. Una cosa es apostar en grande para conseguir logros deportivos y otra es prepararse para transitar el durísimo y estresante camino para zafar del descenso. Es cierto que es mucho más lindo, ambicioso y seductor lo primero, para lo que también hay que estar preparado pero lo segundo necesita de decisiones certeras, ejecuciones efectivas y una fortaleza anímica que sostenga y empuje partido a partido.

Leer más ► La Justicia pone el foco en un canal de agua interno del Parque Industrial Sauce Viejo

La dirigencia y el mánager Francisco Ferraro han apuntado al paraguas protector de un entrenador con nombre propio y currículum. Fueron a la carga por nombres de la talla de Alfaro, Becaccese y Almirón, cuya negativa fue casi instantánea para detenerse a insistir jugando una última carta por Ramón Díaz. La figura del segundo riojano más famoso es la apuesta a una marca y un emblema de una generación anterior a la que hoy se desempeña en la Superliga. La imagen de un DT ganador, que dirigió equipos grandes con buen suceso pero que hace mucho tiempo no dirige en nuestro país. Su sola presencia supone la apertura de puertas a refuerzos importantes, contiene una alta dosis de marketing atrayente en el escenario nacional y puede ser un punto de partida desde lo mental para un plantel deprimido.

Resulta difícil de entender que se esté pensando en “ganar algo” cuando el equipo se encuentra a tiro de la zona del descenso.

Las opciones más terrenales parecen conocerlas todos: Fosatti, Osella, Burruchaga, Troglio, etc.. Con el paneo realizado sobre la situación y reconociendo la capacidad de los dirigentes Sabaleros, resulta difícil de entender que se esté pensando en “ganar algo” cuando el equipo se encuentra a tiro de la zona del descenso. Colón sumó 4 sobre los últimos 60 puntos jugando fuera de su estadio, una campaña definitivamente paupérrima en condición de visitante que explica con claridad el derrumbe en el promedio, es más, en todo el 2019 el equipo rojinegro sumó una sola unidad fuera de Santa Fe.

Querer construir hacia arriba sin analizar como están los cimientos es un síntoma preocupante que invita a la confusión. La realidad golpea las puertas de la Comisión Directiva y negarla se constituye en un enemigo peligroso. Es imperante transformar este receso de mitad de temporada en una verdadera plataforma de relanzamiento, corrigiendo en la medida de lo posible, errores que provocaron el inesperado declive. Colón no sólo necesita un DT, también necesita un plan y para eso es fundamental tener claro el diagnóstico para diagramar el tratamiento más adecuado. Mirar pero no ver el deterioro se convierte en el peor error que puede cometer esta CD de capacidad comprobada, puesta una vez más a prueba por las circunstancias y resultados de sus decisiones equivocadas.

Leer más ► Copa América: Alberto Fernández recibió al titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez

Como suele suceder, por lo bajo abundan rumores y trascendidos de jugadores incómodos y sin ganas de seguir en el plantel. Si algo no deberá estar en duda es la convicción de aquellos que deberán salir fecha a fecha a defender el lugar del Club en el fútbol grande de la Argentina. Tampoco habrá demasiado margen de error para sumar los futbolistas necesarios para reforzar un plantel que ofreció ventajas notorias, tangibles, tanto desde el punto de vista físico como futbolístico. Además, actuar con celeridad para que lleguen en tiempo y forma de cara al inicio de la preparación en los primeros días del año próximo.

El equipo necesita recuperar puntos para fortalecer su promedio y la dirigencia necesita recuperar el control.

Se sabe también que al fútbol no sólo se juega en la cancha y los fines de semana. El acompañamiento dirigencial se constituye en un pilar fundamental cuando se cristaliza en cuestiones que van más allá de los 110 metros x 70. Mayor presencia en AFA defendiendo los intereses del equipo, ojos bien abiertos en las designaciones arbitrales, condiciones y elementos de trabajo siempre a disposición del plantel, logística adecuada para mantenerse enfocados en el objetivo madre que se propongan de puertas para adentro deberán ser las partes de un todo que los impulse hasta el fin del campeonato.

Guste o no, Colón luchará por mantenerse esta misma temporada en primera división. Lo hará el nuevo cuerpo técnico y los jugadores, pero también dependerá de las decisiones de Vignatti y Cía. El equipo necesita recuperar puntos para fortalecer su promedio y la dirigencia necesita recuperar el control y parte de su imagen conductiva en una institución que cuenta con casi todas las herramientas para estar bien. Al fin y al cabo, aún con este panorama sombrío y amenazante Colón comenzará el año 2020 con la “cabeza afuera del agua”. No es un detalle menor sino más bien toda una oportunidad.

Temas

Dejá tu comentario