domingo 29 de marzo de 2020
Deportes | Unión | Superliga | Copa Sudamericana

Leonardo Carol Madelón cumple 57 años: la vida del hombre más importante en la historia de Unión

El actual entrenador de Unión nació el 25 de enero de 1963. Su desempeño como jugador y entrenador ya está ubicado en las páginas más gloriosas del conjunto tatengue.

La Real Academia Española define a la palabra “preponderancia” como algo “que prevalece o tiene cualquier tipo de superioridad respecto a aquello con lo cual se compara”.

Leer más► Unión sorprendió a Argentinos Juniors y lo derrotó en el "15 de Abril"

Hablar de ídolos en Unión nos ubica en una cantidad invaluable de personajes que brindaron prestigio a una institución que atravesará sus 113 años de historia el próximo 15 de abril. Sin dudas este personaje quedará para la historia tatengue como uno de los hombres más preponderantes de su historia. Hombre que quizás, convirtió el gol más importante en el transcurso de la vida de la institución. Ser humano que enalteció la bandera rojiblanca no solo como jugador, sino también en sus tres ciclos como entrenador.

image.png

Leonardo Carol Madelón nació el 25 de enero de 1963 en Cafferata, un pueblito ubicado al sudoeste de la Provincia de Santa Fe, en el límite con Córdoba; a 15 kilómetros de la Ruta Nacional N°8, más precisamente en el Departamento General López.

“El Francés Madelón” –así lo apodaban-, comenzó su carrera como jugador en San Lorenzo de Almagro, cuando el Club atravesaba en la Primera B, los peores años de su historia. Formó parte del plantel que logró el ascenso, y las grandes campañas en los años 1983 y 1988 –subcampeón en los dos torneos-, donde logró clasificarse a la Copa Libertadores de América ganando la Liguilla ´88. “Los Camboyanos”, eran llamados aquellos muchachos que levantaron a San Lorenzo de su peor momento.

image.png

Sin embargo, la historia le tendría reservada un lugar teñido de rojo y blanco. Súper Manuel Corral necesitaba un refuerzo de categoría para afrontar la segunda parte del Nacional B de la temporada 88/89, para intentar tener chances de ascender a Primera División. El llamado tuvo respuesta, y Unión comenzaba una historia que continúa 30 años más tarde, con un futbolista que en aquel momento, podía desempeñarse en cualquier equipo de la máxima categoría.

image.png

El recuerdo que el hincha de Unión jamás olvidará: el “Madelonazo”.

image.png

Al “Tate”, no le alcanzó para ascender de manera directa en el año 1989. A dos puntos de Chaco For Ever–campeón y ganador del primer ascenso ante Lanús-, debía afrontar el reducido siendo el tercero en la tabla general. Con Madelón como engranaje de aquel equipo sensacional de Zuccarelli, llegaría a la final por el segundo ascenso, nada menos que ante su rival de toda su historia, en un duelo que la Ciudad de Santa Fe jamás olvidará, por lo que significó que sus dos máximos equipos definieran un lugar en la máxima categoría.

image.png

La capital de la provincia literalmente se paralizó: solo uno, podría decir para siempre, que ascendió dejando a su máximo rival con las manos vacías. Los Bares, cafés, escuelas, almacenes, barrios, oficinas; y cualquier otro tipo de lugar que podría haber cruzado a hinchas de las dos parcialidades, dejaba en evidencia lo que se estaba disputando. Tal era la “locura” generada, que ambos planteles se concentraron en la vecina Ciudad de Paraná.

image.png

La primera final tendría lugar en el Cementerio de los Elefantes, y la vuelta, una semana más tarde, en el Estadio 15 de Abril. El “Tate” supo controlar los tiempos en el Barrio Centenario, consumiendo las esperanzas de los hinchas sabaleros, venciendo por 2 a 0 en la ida con goles de Echaniz y Altamirano. Hacía falta el golpe final, el momento inmortal frente al más acérrimo rival. Y allí apareció Madelón, con un tiro raso a la historia, que se coló en el palo derecho custodiado por Wirzt. Unión era de Primera, ganando el partido más trascendental de su historia ante quien comparte el reinado futbolístico de nuestra ciudad, consumando el primer gran recuerdo de Leonardo Carol con la hinchada rojiblanca: el “Madelonazo”.

Momentos Eternos Madelon (fox sports)

Luego del ascenso, Unión redondearía una buena temporada en Primera División, pero las ventas de Echaniz y Madelón – a Rosario Central – produjeron la caída de un equipo que terminaría descendiendo en 1992. En su primer ciclo, se puede recordar también un gol olímpico ante Boca Juniors (el partido finalizó 2 a 2) con la cara externa del pie derecho a los 45 minutos sobre el arco de “La Redonda”, el 1° de octubre de 1989: sin dudas uno de los goles más hermosos de la historia de la institución rojiblanca. La vuelta a Unión se produjo en 1993, para retirarse como futbolista profesional disputando el Torneo de la B Nacional 93/94 a los 30 años con la camiseta rojiblanca. Como jugador de la institución de La Avenida disputó 83 partidos, marcando 5 goles.

Los goles de Madelon en UNION

Madelón entrenador: sus primeros pasos

image.png

Luego de experiencias en Colegiales y El Porvenir, el actual entrenador de Unión tuvo su primer codeo con la institución en el banco de suplentes en 2001. Fue despedido luego de 18 partidos, con un balance de tres victorias, ocho empates y siete derrotas.

Durante los doce años que lo separaron del primer y segundo ciclo con la institución rojiblanca, las experiencias variaron: malos rendimientos en Nueva Chicago y Talleres, el ascenso con Olimpo de Bahía Blanca, los dos ciclos en Rosario Central, en los cuales en uno lo salva del descenso y en el otro pierde la categoría. Finalmente en 2011 luego de un corto plazo en Quilmes, agarra a San Lorenzo de Almagro con muy pocas virtudes y exceso de defectos: duró solo 11 partidos.

Quizás, uno de los momentos más exultantes fuera del Unión, fue como entrenador de Gimnasia y Esgrima, al cual salva del descenso en una promoción para el infarto con Atlético de Rafaela en 2009, remontando un 0-3 en el Bosque en el último suspiro.

Gimnasia LP 3 Atl. Rafaela 0 - Promocion

La experiencia como base para el “salto de calidad” tatengue

image.png

Su segunda oportunidad en Unión llegó en 2013. Las 26 fechas sin ganar, condenaron un descenso inevitable, y Facundo Sava no encajaba en un equipo que buscaba la vuelta rápida a Primera División y cerraba la primera rueda muy lejos del objetivo de retornar.

Marcelo Martín fue el gran responsable de que Madelón vuelva a Unión, en un regreso que marcó el comienzo de una era de revolución en cuanto a logros desde lo deportivo, hasta lo económico. A aquellos 18 partidos, se le sumaron 183 cotejos oficiales más hasta el cierre de esta nota en los dos ciclos posteriores: uno con un ascenso a Primera (Transición 2014); y otro con la clasificación a dos Copas Sudamericanas consecutivas (2019 y 2020). Además, Unión reinó en la década de enfrentamientos a Colón, donde Madelón jamás perdió un clásico como entrenador.

Su segunda salida en 2016 -entre lágrimas en conferencia de prensa- fue un “hasta luego”; en una carta que quedará grabada para los hinchas de Unión como un claro mensaje que trascenderá su paso por el banco tatengue:

“Sólo pido una cosa, costó mucho llegar aquí, no dejemos que la llama se apague , si cualquiera ve eso, exija como socio, hincha, directivo, empleado o jugador seguir llevando a unión a lo mas alto. y ponerse un nuevo objetivo, saber que se puede ser campeón del futbol argentino.” “Sólo pido una cosa, costó mucho llegar aquí, no dejemos que la llama se apague , si cualquiera ve eso, exija como socio, hincha, directivo, empleado o jugador seguir llevando a unión a lo mas alto. y ponerse un nuevo objetivo, saber que se puede ser campeón del futbol argentino.”

image.png

El gran logro de Madelón

image.png

El actual entrenador de Unión transformó para siempre a la institución, ubicando al conjunto rojiblanco en un lugar respetado dentro del fútbol argentino, con un equipo que se afianzó a base de buenos mercados, construcciones colectivas y transiciones rápidas. Pero sobre todo, con la humildad y el trabajo de un hombre que amó a Unión desde todas sus formas: como jugador, entrenador e hincha. Y cuando todas esas conjunciones se unen, el resultado queda a las vistas.