jueves 19 de mayo de 2022
Deportes Santiago del Estero | River | Colón

Final River-Colón: el sueño y la ilusión de la segunda estrella desafían a la lógica

Se enfrentan los dos campeones de 2021. El Sabalero, consagrado el 4 de junio en San Juan como ganador del primer semestre, logró su primer título en 116 años. Y el Millonario, que festejó en el ámbito local el pasado 25 de noviembre curiosamente por primera vez de la mano de Gallardo.

Los números de River en el último torneo y en la tabla acumulada de 2021 son más que expresivos, mientras que Colón se aferra a la mística de la Copa pasada, a la sobriedad y conocimiento de su técnico y a la fe inquebrantable de su gente para obtener su segunda estrella en un año a todas luces inolvidable.

Ningún análisis responsable puede soslayar las diferencias marcadas en la producción que tuvieron los protagonistas de la Final del Trofeo de Campeones. Sin que esto sea determinante sobre el resultado del partido, al fin y al cabo, ningún equipo gana sin jugar o por el solo hecho de ser favorito en los papeles previos.

Leer más ► Formación de River vs. Colón, por el Trofeo de Campeones

El elenco del “Muñeco” Gallardo ganó el último torneo con 54 puntos y en la sumatoria del año llegó a 75. Como lógica consecuencia, fue el equipo que más ganó (16 partidos) y el que menos perdió (3), es más sólo cayó en 7 encuentros durante todo 2021. Es el más goleador del último semestre con 53 goles a favor y del año con 78, por supuesto, terminando con la valla menos vencida para ser campeón (19) y durante todo el 2021 con sólo 30 goles en contra de su valla. Para completar la formidable planilla, Julián Álvarez, con 18 goles, fue el máximo artillero del fútbol argentino.

Por su parte, Colón debió asumir su condición de campeón y aprender a convivir con la presión de defender ese lugar en cada partido. Mantener alineados los pies y la cabeza, juego y mente, para sostener el funcionamiento del equipo, acostumbrarse a ese vértigo que envuelve a los conjuntos que buscan ser protagonistas. El propio Eduardo Domínguez sintió la necesidad de aclarar más de una vez que Colón no es un equipo “obligado” a ganar todo ni que “debe” salir campeón todos los años, abrumado por las dudas con que alternó buenas y malas dentro de una performance irregular. Ganó cuando jugó bien, peleó y sacó puntos aún en partidos parejos, pero también perdió de manera contundente cada vez que jugó mal, incluido el clásico en la fecha pasada.

Leer más ► En la final de River y Colón habrá unos 1.800 efectivos

El “favorito” no está completo

River es River siempre, mucho más bajo el mando de “Napoleón”. Pero sin dudas no está completo, tiene bajas considerables en lo individual que inciden en lo colectivo. Negar que las ausencias de Fabrizio Angileri, Enzo Pérez, Nicolás De la Cruz, Brian Romero y Matías Suárez son importantes, sería una necedad innecesaria.

Con el panorama claro atrás: Rojas y Casco en las puntas, Paulo Díaz y Martínez en la zaga central para cuidar el arco de Armani; sin su GPS en el centro del campo (Enzo Pérez), Gallardo apelará a la combatividad de Zucculini con Enzo Fernández, joven que reparte marca e iniciación de jugada con elogiable manejo junto a Simón a la derecha y Agustín Palavecino como armador y conexión con Rollheiser o Carrascal y el goleador Julián Álvarez.

marcelo gallardo eduardo dominguez river colon torneo liga profesional
Marcelo Gallardo y Eduardo Domínguez vuelven a enfrentarse este sábado en Santiago del Estero. El historial favorece al entrenador sabalero.

Marcelo Gallardo y Eduardo Domínguez vuelven a enfrentarse este sábado en Santiago del Estero. El historial favorece al entrenador sabalero.

Un equipo que hace de la tenencia del balón su arma fundamental y que cuando lo pierde propone recuperación rápida, ajustando la marca hacia arriba con movimientos de presión y asfixia en campo adversario. Se demostró a sí mismo que lo colectivo está por encima de las individualidades, a pesar de que éstas se constituyen en la llave maestra que abre los partidos. Agresivo, tenaz, riguroso desde lo físico, contundente: todos adjetivos que describen e identifican el sello impreso en este River de Gallardo.

Colón necesita volver a ser

No es un dato menor que Colón haya sido uno de los tres equipos que lograron vencer a River en el último torneo. Sobre la mesa de entrada del partido también está el hecho de que Eduardo Domínguez perdió una sola vez frente a Gallardo en el duelo de entrenadores. Estadísticas que sirven en lo previo para alimentar la batalla anímica del match pero que ineludiblemente deberán estar acompañadas de un plan con ejecución perfecta para alimentar sus chances e ilusiones en esta final.

Leer más ► Trofeo Copa de Campeones: Colón, River y una cobertura especial del Grupo AIRE

La experiencia de Burián, Goltz, Delgado y Piovi será fundamental para darle solvencia al equipo y confianza a los más jóvenes Meza y Garcés; la contención de Lértora como volante posicional junto a Aliendro que patrulla y juega, será el eje de discusión del balón en el mediocampo junto al capitán Bernardi, más equilibrados si juega Castro o más ambicioso si va Ferreira como acompañante de Facundo Farías, que buscará reencontrarse con su mejor versión.

Colón no necesita posesión para lastimar. Más bien necesita defender bien. Es a partir de su defensa y el mediocampo donde ha sabido construir sus mejores actuaciones. Corte, recuperación, explosión en la zona de volantes, apertura por las bandas y definición de los mediocampistas que han disimulado la falta de gol de sus delanteros.

Leer más ► La final entre River y Colón generó "ocupación hotelera plena" en Santiago del Estero

Volver a ser ese equipo confiable y sólido. Bien agrupado para ocupar espacios, tapar receptores, interfiriendo para quitarle fluidez a River, serán las premisas esenciales para las aspiraciones rojinegras. Preparados mental, física y futbolísticamente para ese despliegue descomunal y de máxima exigencia que siempre intenta imponer River.

El sueño y la ilusión desafían a la lógica

Con todo lo expuesto no hace falta definir favoritismos de cara al pleito. La teoría se inclina hacia River pero las diferencias suelen desaparecer cuando se trata tan sólo de un partido. Las chances de Colón transitan por el carril contrario de la lógica pero se plantan y la desafían con los brazos en guardia, a corazón abierto. Con la confianza en sí mismo a flor de piel, con la entereza de quienes a pesar de los pronósticos se disponen para la contienda impulsados por el aura protectora que poseen los elegidos para protagonizar otra página imborrable de la historia colonista.

Leer más ► Lo que tenés que saber para llegar a la final entre Colón y River en Santiago

Es cierto que el éxito es el camino pero la historia golpea otra vez las puertas del Club Atlético Colón. 90 minutos separan a la institución del barrio Centenario de una nueva estrella, de un nuevo logro, en la tercera final que disputará en apenas dos años. Por eso nadie pudo frenar a los hinchas, en Santiago del Estero están lo que tienen entradas y los que no tienen, dispuestos a acompañar, pase lo que pase. Almas, ángeles y hasta demonios rojinegros sobrevuelan las aciagas tierras santiagueñas, también la “Patria Sabalera” que alentará desde la vieja y querida Santa Fe de la Vera Cruz, con ese vínculo reforzado por la distancia, todos conscientes y sabedores de lo que significa el sufrimiento, abriendo sus brazos al cielo, elevando sus plegarias futboleras para que un Dios pagano les conceda en la noche del sábado esa tan ansiada segunda estrella.

Dejá tu comentario