martes 17 de mayo de 2022
Deportes Clásico Santafesino | Colón | Unión

Clásico santafesino: las "venas abiertas" de esta ciudad tan futbolera

No importa cómo llegan, el clásico Unión-Colón siempre es un partido aparte y sin pronóstico. Hay que jugar bien, pero además dominar aspectos intangibles como la confianza, la ansiedad y lo psicológico.

Los sueños, las ilusiones, los deseos ardorosos de los hinchas son el antídoto para superar esa sensación de abismo e incertidumbre que antecede a partidos como estos. La previa de cada enfrentamiento con el tradicional adversario transita por una mezcla inexplicable de sensaciones. Entonces, la confianza desafía al miedo en una lucha sin cuarteles. La imaginación vuela hacia ese final feliz tan deseado, el de una victoria clara y contundente. Pero también aparece la duda que debilita, que hace retroceder en el combate insoslayable con la realidad aún desconocida. Es el partido en el que, como dice Eduardo Sacheri: “Son ellos o nosotros” y te preguntás a cada rato: “¿Son ellos o somos nosotros?”. Y la cabeza y el cosquilleo conviven en tu cuerpo en una rara mixtura de disfrute y vértigo inigualable.

Algunos eligen devorase los programas radiales y televisivos, leer diarios y portales, queriendo saber absolutamente todo. Otros miran de reojo para que nada perturbe la cotidianeidad de los días previos. Y están aquellos que eligen arroparse en la ignorancia como escudo para tanta información que brota por las “venas abiertas” de esta bendita ciudad futbolera. Es un rito pagano que nos atraviesa a todos. Es un día que no respeta usos y costumbres, que irrumpe del calendario convencional para instalarse en la historia con vida propia dispuesta a escribir su capítulo, con la magia que poseen las cosas que se saben únicas e irrepetibles, pues hubo y habrá muchos más, pero ninguno será como este.

Unión y sus obligaciones

Conscientes de los errores y aciertos que definieron su campaña, Unión llega al clásico con aspiraciones que van más allá del honor. Claro que su paso en falso en Santiago del Estero complicó el panorama, ya que en la derrota ante Central Córdoba quedaron frustradas sus aspiraciones de depender de sí mismo para clasificar a la Copa Sudamericana. Ahora no sólo necesita ganar, sino además que no lo hagan Racing y Central.

union racing torneo liga profesional gustavo munua
El de este sábado será el primer clásico para el uruguayo Gustavo Munúa.

El de este sábado será el primer clásico para el uruguayo Gustavo Munúa.

Para un equipo nutrido con tantos jugadores jóvenes la presión suele ser un enemigo traicionero. Aquella personalidad que salvó el partido con Arsenal en la última jugada y ese temple para aprovechar las miserias de Atlético Tucumán, chocaron de frente ante esa barrera invisible que le impidió al Tate ganar tres partidos consecutivos a lo largo de todo el torneo. Si bien es tarde para lamentos, se está a tiempo de que el equipo haga lo suyo y espere la ayuda que pueda llegar desde canchas ajenas.

El entrenador Gustavo Munúa trabajó en la semana con la receta a mano de las decisiones simples, útiles para afrontar desafíos complicados. Vera por el lesionado Blasi en el fondo y un retoque ambicioso con el regreso de Mauro Luna Diale en la fase ofensiva en lugar del “Benjamín” del equipo, Juan Ignacio Nardoni. Un mediocampo joven y corredor para plantear batalla ante la experiencia del rival en ese sector neurálgico del campo al que se sumará la frescura y agresividad de González y Machuca por las bandas, manteniendo a García como delantero de área.

La tensión del partido cae sobre la espalda de Unión, por ser local y sobre todo porque para sus aspiraciones coperas sólo le servirá ganar. Para conseguirlo, además del control emocional del partido, deberá mejorar su producción pues nadie gana solo con el ánimo y la confianza sino teniendo un plan y las herramientas para desarrollarlo durante 90 minutos.

Colón pone y prueba todo

Si bien desde lo numérico no define nada, el Sabalero va por el honor en una “prueba piloto” en vivo, en tiempo real y de suma exigencia. Es imposible bajarle el precio a este partido por más que Colón se encuentre a una semana de disputar la final del Trofeo de Campeones ante River. El DT Eduardo Domínguez está decidido a respetar la historia poniendo en cancha lo mejor ante Unión, proyectando y midiendo el equipo hacia la gran final del 18 en Santiago del Estero.

No hay lugar para el descarte por más que el pueblo sabalero le asigne mayor importancia a la posibilidad de sumar un título que a un partido contra el rival eterno. En todo caso, el Mundo Colón sabe que, le vaya como le vaya en el 15 de Abril, tendrá una ventana de absorción inigualable llamada Final Trofeo de Campeones 2021 en Santiago del Estero.

colon banfield torneo liga profesional eduardo dominguez
Eduardo Domínguez pone todo en cancha en busca del mejor equipo para la gran final del 18 ante River en Santiago del Estero.

Eduardo Domínguez pone todo en cancha en busca del mejor equipo para la gran final del 18 ante River en Santiago del Estero.

Con diez nombres cantados e inamovibles: Burián bajo los tres palos, línea de 3 en el fondo con Goltz y Delgado totalmente recuperados junto al pibe de la casa Facundo Garcés, el regreso de Meza con Piovi en las bandas, con la experiencia de Lértora, Bernardi y Aliendro, la desfachatez de Farías más Beltrán como el último pasajero, el entrenador rojinegro apuesta todo frente a Unión, poniendo este partido en una “probeta” de ensayo rumbo a su match final con el Millonario.

Colón se desliga un poco de los nervios del partido por las necesidades de su rival, pero en su interior sabe que se puede quedar con las manos vacías en este diciembre tan exigente. Consciente de todo lo expuesto, apostará por su ADN futbolístico, el de un equipo sólido para defender y práctico para atacar, trabajando el partido con transiciones rápidas de mitad de cancha hacia adelante. Ganar el clásico significa quizás obtener el último eslabón de tranquilidad y confianza para lo que afrontará dentro de siete días.

La historia golpea las puertas

Así es cada vez que se enfrentan. Se huelen en esta ocasión algunos aromas que indican que algo va cambiando. Ninguno de los dos llega sólo con la intención de “salvar el año”. Ambos tienen motivos deportivos en qué creer todavía, con argumentos legítimos y con sus dudas a flor de piel.

Dominar los tiempos emocionales del partido será fundamental. Con el debut de Munúa en el gran derby de Santa Fe, con Domínguez comandando el barco rojinegro y con la gente (de Unión) otra vez en el estadio, con los sabaleros en sus hogares, todos anhelando lo mismo. A la hora señalada, con arbitraje de Fernando Rapallini, Unión y Colón estarán una vez más frente a frente, redactando de puño y letra la porción de la historia que les toca protagonizar.

Dejá tu comentario