sábado 11 de julio de 2020
Deportes | Argentina | Perú | dictadura

A 42 años del 6 a 0 a Perú, la rebeldía del futbolista Alberto Tarantini con la dictadura

La foto lograda hace 42 años en el vestuario argentino tras la goleada a Perú en el Mundial ´78 refleja la rebeldía de un jugador al cual la dictadura le había quitado a dos de sus amigos. El contexto detrás de una foto que, sin dudas, genera impacto en el recuerdo de un partido histórico para el fútbol argentino.

El deporte argentino no quedó omiso a la dictadura militar sangrienta que gobernó de facto nuestro país entre 1976 y 1983, quedando manchado por los delitos de lesa humanidad y las constantes violaciones a los derechos humanos, teniendo como momento más rutilante, la obtención del campeonato del mundo en 1978 por la Selección Argentina, consagrándose en condición de local y por primera vez en medio de una situación horrorosa. Dicho logro fue utilizado propagandísticamente por la Junta Militar para esconder los aberrantes hechos que sucedían en torno a las disidencias políticas que existían en aquellos tiempos.

image.png

La historia de la foto del “Conejo” Tarantini dándole la mano a Jorge Rafael Videla genera impacto al solo verla; mucho más si nos detenemos en la historia que ha hecho publica el defensor campeón del mundo con la Selección Argentina. Cada 21 de junio, esta imagen vuelve a la luz, en el contexto posterior de la goleada ante Perú por 6 a 0 y la consecuente clasificación a la final del campeonato mundial.

A 30 años del Mundial '78. Argentina, entre la gloria y el horror.

El “Conejo” cuenta en detalle la secuencia de esta imagen: estaban todos desnudos en los vestuarios del Estadio Gigante de Arroyito de Rosario, cuando les pidieron que se vistieran, porque la máxima autoridad de la dictadura cívico militar, Jorge Rafael Videla, iba entrar a saludarlos para felicitarlos por el logro deportivo obtenido. Argentina había vencido por 6 a 0 a Perú hace exactamente 42 años, obteniendo el boleto para disputar la final del campeonato cuatro días más tarde, ante Holanda en el Estadio Monumental.

El detrás de escena de la foto

image.png

“En ese momento le digo a Passarella ‘a que me agarro bien los huevos y le doy la mano’, y así lo hice. Videla me vio cuando me refregaba las bolas, entonces cuando se acercó yo lo agarre del antebrazo para asegurarme que me diera la mano, me miró con una cara de orto tremenda”.

Esa misma noche, Tarantini hizo el segundo gol a Perú mientras la necesidad era imperiosa para superar en el grupo a Brasil y acceder a la final. El “Conejo”, insultó a la junta militar que se encontraba en los palcos viendo el partido, siendo reflejado también por la televisación a cargo de Argentina Televisora Color para este certamen. “Metí el gol, di media vuelta y encaré con el grito para donde estaban ellos: ojalá se mueran, hijos de p…”. Yo los odiaba.

arg 6 0 peru mundial 78 tarantini

Un día estábamos en un boliche de Flores, llegaron los milicos y se llevaron a dos amigos míos, a mí no llevaron de pedo. Era una época que vivíamos con terror, vos estabas en algún lugar y ellos llegan, te pegaban y te llevaban. Vos veías un auto verde y no sabías como ibas a terminar”.

Estas afirmaciones las ha confirmado nuevamente el futbolista, en el programa “Podemos Hablar”, emitido por Telefé todos los fines de semana. En medio de esta anécdota, cuenta que el mismo le consultó a Videla tiempo más tarde por sus amigos desaparecidos en aquel boliche de Flores, en una ceremonia realizada por la Revista El Gráfico, que premiaba a los futbolistas que más se destacaban en el presente año. Al preguntarle por sus amigos desaparecidos pero el dictador le respondió: “Por qué no te vas al carajo. A mí no me pidas nada “, reflejando absolutamente la impunidad con la cual ejercían el poder obtenido fuera de la elección democrática, derrocando el gobierno de María Estela Martínez de Perón el 24 de marzo de 1976.

La verdadera historia de Tarantini y Jorge Videla - PH Podemos Hablar

Sin dudas, la rebeldía de Tarantini es aquella que puede contarse por el mismo protagonista, debido a que no sufrió represalias por aquel acto. Historias que rodean una dictadura que tanto el deporte como el pueblo argentino, repudiarán por siempre.

Dejá tu comentario