viernes 26 de noviembre de 2021
Ambiente | Humedales | Delta del Paraná | Santa Fe

Día Mundial de los Humedales: un enorme reservorio de biodiversidad en Santa Fe en crisis por las quemas

La provincia tiene tres de rango internacional: Jaaukanigás, Delta del Paraná y Melincué. Los incendios y la sequía extrema tuvieron un enorme impacto en un ambiente estratégico de Santa Fe.

“Cómo describir este río inmenso, este mar sin fin, levantando olas que justifican perfectamente lo que significa su nombre. Nada se parece a la belleza de este río salpicado de numerosas islas y del que, por su inmensidad, no se pueden ver al mismo tiempo las dos orillas”.

Lina Beck-Bernard, tal vez la primera cronista de viaje que describió el paisaje santafesino, escribía esto mientras viajaba desde Buenos Aires hasta la ciudad de Santa Fe en 1857. Nacida en Alsacia, vivió cinco años en el Litoral, adonde vino acompañando a su esposo, el colonizador Charles Beck. Años después escribiría “El río Paraná: cinco años en la República Argentina”, una joya que relata con precisión y pasión la naturaleza humana y animal de la provincia.

Las Islas parque nacional paseo laguna_MG_2467-1200_MTH.jpg
El paisaje del río y sus islas es una parte muy fuerte de la identidad de los santafesinos.

El paisaje del río y sus islas es una parte muy fuerte de la identidad de los santafesinos.

El Paraná que cautivó a Beck forma parte de uno de los sistemas de humedales más complejos y ricos del mundo. Como nunca antes, este año la conmemoración del Día Mundial de los Humedales que se celebra cada 2 de febrero cobra sentido en la región, y particularmente en la provincia de Santa Fe. La descomunal crisis ambiental desatada por las quemas a lo largo de 2020 tanto en el valle de inundación como en el Delta del Paraná, así como en los Bajos Submeridionales, puso de relieve la importancia de estos ecosistemas, que cubren alrededor del 22% de la Argentina y que aún no tienen una legislación específica que los proteja.

En el mapa nacional de humedales la provincia puede estar orgullosa: Santa Fe es, con Buenos Aires, el distrito con mayor cantidad de sitios Ramsar, la denominación con la que se conoce a porciones de geografía con particular riqueza natural. Jaaukanigás (492 mil hectáreas) en el extremo noreste, Delta del Paraná (240 mil hectáreas compartidas con Entre Ríos) a la altura de Puerto Gaboto y Melincué (92 mil hectáreas) en el sur son referencias mundiales de biodiversidad, belleza y servicios ecosistémicos asociados al paisaje.

Entre el agua y la tierra

Un humedal es, por definición, un territorio marcado por la presencia o ausencia de agua, de manera alternada según pasa el tiempo. En Santa Fe, uno de los vectores principales en la configuración del paisaje es el río Paraná, a lo largo del cual se han referenciado dos de los tres sitios Ramsar provinciales: el Delta del Paraná (dentro del cuál hay, además, dos parques nacionales: el Predelta entrerriano, y el Islas de Santa Fe) y Jaaukanigás.

Las Islas campo quemado por incendio_MG_2215-1200_MTH.jpg
Los incendios récord del 2020 tuvieron un enorme impacto en los humedales santafesinos.

Los incendios récord del 2020 tuvieron un enorme impacto en los humedales santafesinos.

El Delta del Paraná está formado por humedales continentales de origen fluvial asociados a la llanura de inundación del río, en sus tramos medio e Inferior. El territorio ha sido históricamente modelado por la dinámica fluvial, y las islas e islotes que lo componen cumplen importantes funciones ecológicas y de regulación hidrológica al actuar como esponjas regulando las inundaciones.

El sitio Ramsar Jaaukanigás (palabra de origen indígena que significa gente del agua) abarca un sector de la planicie de inundación del Paraná medio. Ríos, lagunas, madrejones, pastizales inundados estacionalmente, bosques ribereños e islas permiten la existencia de una muy variada vida acuática con alrededor de 300 especies ictícolas que son la clave de la economía regional.

Lejos del río e inserta en la llanura pampeana, la laguna Melincué y su cuenca representan uno de los sistemas lénticos de mayor importancia de la provincia de Santa Fe. Ubicada en una región agrícola-ganadera, es un ambiente de notable importancia para especies de fauna tanto residentes como migratorias.

PORTADA GALERIA Laguna El Bonete Bajos submeridionales_MG_7818-1200_MTH.jpg
En los Bajos Submeridionales están algunos de los humedales más bellos de Santa Fe.

En los Bajos Submeridionales están algunos de los humedales más bellos de Santa Fe.

Beneficios ecosistémicos para todos

Los humedales tienen un amplísimo abanico de beneficios que mejoran la vida de todos los seres vivos que, de alguna manera, interactúan con sus funciones y servicios.

En primer lugar, son grandes y muy eficientes controladores de inundaciones al funcionar como enormes esponjas que retienen los flujos de agua en épocas de creciente, y atesoran líquido en momentos de bajante. Son excelentes repositores de aguas subterráneas, y cumplen una importante función a la hora de estabilizar las costas y las barrancas.

Los humedales sirven también para retener y exportar sedimentos y nutrientes y pueden depurar aguas contaminadas gracias a su caudal y a la presencia de diferentes plantas acuáticas.

Como muchos otros territorios naturales, son enormes reservorios de biodiversidad y proveedores de alimentos, materiales de construcción y oficios y trabajos asociados a la vida en sus márgenes o costas. Proveen cultura, identidad y referencias culturales, geográficas e históricas a sus habitantes. Son también lugares donde puede hacerse una explotación turística responsable y sustentable al ser sujetos de una belleza única.

Finalmente, aportan una cuota importantísima a la hora de luchar contra el calentamiento global al ser sumideros de carbono en importancia igual o incluso mayor a la de los bosques y selvas.

Dejá tu comentario