jueves 27 de enero de 2022
Actualidad Provincia de Buenos Aires |

Un kinesiólogo abusó de una paciente en estado vegetativo, quedó filmado y lo detuvieron

Ocurrió en un centro de rehabilitación de la localidad de William Morris, en Hurlingham. La joven se encontraba internada por un intento de suicidio.

En un aberrante episodio, un médico kinesiólogo fue detenido en la localidad de William Morris, Provincia de Buenos Aires, tras quedar registrado por una cámara de seguridad mientras abusaba de una paciente en estado vegetativo en un establecimiento de salud. El hecho ocurrió el 30 de diciembre en el centro de rehabilitación San Juan de Dios, ubicado en la avenida Pedro Díaz al 3.300. Allí, el denunciado, identificado como Mariano Rafael Delgado, quedó registrado por las cámaras en una repudiable actitud.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Según muestran las imágenes, el kinesiólogo simuló realizar funciones terapéuticas, corrió las cortinas, apagó las luces de la habitación y se aprovechó del estado de indefensión de la chica para manosearla.

Al momento del abuso, la joven se encontraba padeciendo las secuelas de un intento de suicidio luego de haberse disparado en la cabeza y en estado de inconsciencia permanente por las lesiones que padeció, con traqueotomía y sondas nasogástricas.

La denuncia fue realizada por el director médico del establecimiento sanitario, quien además aportó todas las pruebas para avanzar en la causa, de acuerdo al sitio Primer Plano.

image.png
El repudiable accionar del kinesiólogo de una clínica bonaerense abusando de la paciente en estado vegetativo.

El repudiable accionar del kinesiólogo de una clínica bonaerense abusando de la paciente en estado vegetativo.

A partir de la evidencia reunida en el expediente, la fiscal Marisa Monti, de la UFI Nº 5 de Morón, solicitó al Juzgado de Garantías Nº 6, interinamente a cargo de la jueza Laura Pinto, el allanamiento en la vivienda del sujeto, cosa que fue otorgada.

El hombre fue detenido en su vivienda y luego liberado por disposición de la magistrada, pese a que es un delito detenible, que conlleva una pena de cuatro a diez años de prisión.

La jueza consideró que los elementos de prueba son los suficientes como para que el sujeto sea llevado a juicio y no existen riesgos procesales: puede llegar en libertad al juicio, con una restricción de acercamiento a la víctima y a su familia.