domingo 16 de febrero de 2020
Actualidad | Provincia de Buenos Aires |

"Lo vas a matar, dale que vos podés": la arenga a los rugbiers que golpearon a Fernando Báez Sosa

La joven de 17 encargada de las redes sociales del boliche Le Brique de Villa Gesell fue testigo de la golpiza que los 11 rugbiers le dieron al joven de 18 años. "Pegale dale, lo vas a matar, dale que vos podes", se gritaban entre los asesinos.

Una de las testigos de la brutal golpiza que los 11 rugbiers le propinaron a Fernando Báez Sosa es Tatiana, de 17 años. La joven maneja las redes sociales del boliche Le Brique de Villa Gesell, a metros de donde asesinaron al joven de 18 años.

La joven contó que salió del boliche cerca de las 5.30 de la madrugada y vio a Fernando sentado con sus amigos. De repente, aparecieron los rugbiers y comenzaron a pegarle, "así de la nada", contó Tatiana en diálogo con TN.

Leer más ► Habló Virginia, la chica que le hizo RCP a Fernando: "Tenía pulso, teníamos esperanza"

Pegale dale, lo vas a matar, dale que vos podes Pegale dale, lo vas a matar, dale que vos podes

Según el relato de la menor, en la esquina había policías y los patovicas estaban en frente, pero ninguno hizo nada. Tatiana fue una de las jóvenes que intentó frenar a los agresores pero también resultó golpeada. Describió a los jóvenes como "una máquina de golpear" y aclaró que "no les importó nada".

Leer más ► "Esto no hubiese pasado si esos chicos utilizaban los verdaderos valores que enseña el Rugby"

"Pegale dale, lo vas a matar, dale que vos podes", esos fueron los gritos que Tatiana escuchó mientras se consumaba el asesinato de Fernando. Se trataba de "pibes inconscientes, más inconscientes que ellos (los rugbiers)", remarcó la joven.

"Llevalo de trofeo", dijo un chico de camisa blanca que miraba la escena.

"Llevalo de trofeo", dijo un chico de camisa blanca que miraba la escena. Después uno de los rugbiers le propinó la última patada en el piso y "no se levantó más", dijo Tatiana. "Tenía la cara desfigurada y nadie hacía nada”, contó la chica. Minutos después los rugbiers se fueron caminando y "nadie los frenaba ni les preguntaba nada", señaló Tatiana.

Dejá tu comentario