menu
search
Actualidad Fernando Báez Sosa | Rugbiers | Villa Gesell

Fernando Báez Sosa cumpliría 22 años: "Feliz cumpleaños, mi amor", dice su mamá

El jueves 2 de marzo Fernando Báez Sosa debería estar cumpliendo 22 años, pero fue cruelmente asesinado en Villa Gesell por una pandilla de ocho rugbiers.

“Mucha gente me decía que después de la sentencia tendríamos un poco de paz. Y sí, si bien se siente un poquito de paz, nada cambió demasiado porque mi hijo no está y no va a regresar", contó Graciela Sosa, la mamá de Fernando Báez Sosa.

LEER MÁS ► Caso Fernando Báez Sosa: el nuevo pedido contra Cinalli, Viollaz y Pertossi

A pesar de las muestras de apoyo y afecto popular, los días posteriores al veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal 1 que declaró a Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli, Luciano, Lucas y Ciro Pertossi como culpables del crimen, fueron muy difíciles, como de costumbre, para los padres de la víctima.

image.png
Fernando Báez Sosa cumpliría 22 años. Su mamá, Graciela, lo visitará en el cementerio.

Fernando Báez Sosa cumpliría 22 años. Su mamá, Graciela, lo visitará en el cementerio.

La madre del joven asesinado explicó además como vive una fecha tan movilizante para ella, que a diferencia de otros años, ya no cuenta con la presencia de su hijo.

"Hoy Fernando estaría cumpliendo 22 añitos y también tendría que estar cursando el tercer año de Derecho. Pero todo eso quedó trunco. Hoy yo tendría que estar preparando una torta, yendo a comprar gaseosas, pastafrola, medialunas y sándwiches de miga, que era lo que le gustaba a Fer, pero no va a ser así. Hoy iré a visitar a mi hijo a su tumba. Estaré un rato allí y le llevaré algunas flores. Más no puedo hacer porque está muerto”, expresó Graciela.

Graciela Sosa, además, recordó la última vez que su hijo Fernando Báez Sosa festejó su cumpleaños junto a su papá Silvino Báez y a sus amigos de la secundaria, en la Plaza “Emilio Mitre”, ubicada a dos cuadras de su departamento.

image.png
Fernando Báez Sosa junto a sus papás Silvino y Graciela. "La verdad es que extraño muchísimo a Fer", dice Graciela.

Fernando Báez Sosa junto a sus papás Silvino y Graciela. "La verdad es que extraño muchísimo a Fer", dice Graciela.

Fer quería hacerlo en un salón de fiestas. Buscamos algunos lugares y fuimos a verlos, pero como ninguno lo convenció al final decidió celebrarlo en la plaza cerca de casa. Le preparé una torta, cosas ricas para comer y le llevé todo para allá. Pusimos unas lonas para que pudieran sentarse en el pasto tipo picnic y disfrutar de la tarde. Lo pasaron muy lindo. Yo no me quedé porque a la noche había un segundo festejo en casa con sus compañeros de la primaria. Después de cenar fueron a tomar helado, que es lo que a él más le encantaba“, manifestó Graciela.

“La verdad es que extraño muchísimo a Fernando. Es muy duro que el día de su cumpleaños no pueda decirle: ‘Feliz cumple, mi amor’, como siempre lo hice. Es muy duro aceptar que solamente podré ir a llevarle una flor al cementerio y volver a casa. Trato de estar de pie igual que Silvino. Somos dos infelices que, a veces, no sabemos qué decirnos. Nos miramos y así pasamos el día”, agregó.