jueves 13 de agosto de 2020
Actualidad | Tucumán |

El crimen del sacerdote: el cuchillo que se habría usado para asesinar a un sacerdote tiene manchas de sangre

Se trata del arma blanca que había sido comprada por una vecina a un indigente.

La vaina de un cuchillo que según los investigadores podría ser el arma utilizada para asesinar al sacerdote Oscar Juárez de 15 puñaladas en la vivienda en la que vivía en una iglesia de Tucumán, tiene restos de sangre humana según los estudios realizados, y ahora se procura determinar si corresponde a la de la víctima, informaron fuentes judiciales.

El cuchillo había sido entregado a la policías que buscaban el arma homicida en el Canal Sur de la ciudad de San Miguel de Tucumán por una vecina que aseguró haberlo comprado a un indigente conocido como “Lágrima”, que vive en la zona y al que suelen ayudarlo.

Según la mujer, el cuchillo tenía manchas y por eso decidió lavarlo antes de utilizarlo para cocinar, pero al enterarse del procedimiento policial decidió entregarlo.

Luego de que un estudio confirmara que la vaina del cuchillo tenía sangre, los investigadores ahora intentan determinar mediante un cotejo genético si corresponde a la de la víctima.

En tanto, el único detenido por el crimen, Jorge Leonardo Heredia, declaró hoy ante la fiscal Adriana Giannoni, asesorado por sus abogados Manuel Pedernera y Lucas Hernán Ramón, y reafirmó que es inocente de los cargos en su contra.

Sin embargo, la confirmación de la sangre hallada en el cuchillo, junto con las manchas hemáticas encontradas en la campera secuestrada en el interior de la casa de Herrera, complicaron aún más la situación judicial del sospechoso.

La hipótesis de los investigadores es que el joven, hijo de la secretaria de la parroquia San Martín de Porres, Norma Velárdez, había concurrido al lugar con fines de robo y atacó a Juárez al que asesinó de 15 puñaladas en diferentes partes del cuerpo.

Por otra parte, Giannoni procura determinar el origen de los 60.000 dólares que la víctima le había entregado a uno de sus hermanos poco antes del crimen y que tras el asesinato, la familia de Juárez resolvió entregarlo a la Justicia por entender que podría estar vinculado con el móvil del homicidio.

Con los elementos que tiene en su poder, la fiscal Giannoni podría pedir en los próximos días la prisión preventiva de Herrera, según señalaron fuentes judiciales consultadas por Télam.

El cuerpo del sacerdote fue descubierto la mañana del pasado 15 de julio por una empleada de la iglesia que advirtió que estaban violentadas las puertas de la casa donde se alojaba Juárez.

De inmediato, un patrullero concurrió al lugar y encontró el cuerpo del cura tapado con una sábana.

Según las primeras pericias de los médicos forenses, el sacerdote fue asesinado de 15 puñaladas y el ataque se produjo en la noche del martes 14, aunque el cuerpo fue encontrado 10 horas después del crimen.

La víctima llevaba 42 años como sacerdote y desde hacía 13 estaba a cargo de la parroquia San Martín de Porres, según precisaron fuentes del arzobispado.

FUENTE: Télam

Temas