viernes 21 de enero de 2022
Actualidad Banco Central | Santa Fe | dinero

A 20 años del corralito, cómo fue el proceso del primer amparo contra la medida económica

El primer amparo judicial contra la medida económica se presentó en la ciudad de Santa Fe y marcó un precedente para los ahorristas argentinos. El abogado constitucional, Domingo Rondina, relató como fueron los momentos previos a presentar el documento.

Este 3 de diciembre se cumplen veinte años del "corralito", la medida que dio paso al congelamiento de depósitos bancarios y que derivó en una crisis económica e institucional que terminó con el mandato del expresidente Fernando de la Rúa.

La medida determinó que todos los depósitos en dólares quedaban atrapados dentro del sistema y no podía retirarse en efectivo -con un límite de extracción de 250 pesos por semana-, aunque sí podían realizarse operaciones siempre que el dinero no saliera del sistema financiero, como por ejemplo, hacer una compra o venta, vía transferencia que no implicara algún giro de dinero al exterior. Por otro lado, los plazos fijos previamente establecidos, se mantenían congelados y se pasaban al vencimiento también a cuentas a la vista, con igual tratamiento.

Leer más ► Aprueban el Certificado Único de Discapacidad en formato digital, con la misma validez que el certificado físico

En la ciudad de Santa Fe, se presentó el primer amparo contra la medida, a través del cual se reclamaba la devolución del depósito. El abogado constitucionalista, Domingo Rondina, sentó un precedente en la historia del país tras presentar el reclamo ante el Juzgado Federal 1° de Santa Fe. La medida había sido dispuesta el sábado a la tarde, con los cajeros vacíos y bancos cerrados

"Yo había pagado la mitad del boleto de compra venta de la oficina de mi estudio, antes de navidad tenía que pagar la otra mitad que estaba en el banco", recordó Rondina en diálogo con el programa "Pasan Cosas". Esa tarde tras el anuncio se desesperó por la situación que podía complicar su trato. Ese fin de semana se dedicó a redactar el documento que sentó un precedente.

rondina 1.jpg

Descompostura, angustia, bronca fueron las sensaciones que se apoderaron del abogado. "Era importante para mí recuperar el dinero, podía dejar de alquilar para tener mi estudio. Cuando me pasó me sentí asustado y nervioso, en ese entonces me dedicaba al derecho constitucional, me puse a escribir.— enumeró— Me acuerdo mucho todo lo que paso porque lo viví intensamente". El lunes 3 de diciembre, luego de retirarse de Tribunales, se cruzó con una colega que más tarde lo pondría en contacto con un periodista que daría a conocer el caso. "Luego salió en todos los medios que en Santa Fe teníamos el primer amparo dentro del corralito", afirmó el abogado.

La medida golpeó con fuerza al pequeño y mediano ahorrista, así como a jubilados, y fue uno de los últimos manotazos de ahogado de una cantidad de medidas puestas en marcha desde fines del 2000, -en un momento de fenomenal crisis financiera- al que acudió el gobierno de la Alianza para cumplir su promesa electoral de mantener la Convertibilidad: 1 peso igual a 1 dólar. La fuga de capitales reiterada y constante de grandes inversores y empresas extranjeras venía dándose desde el año anterior y terminó afectando a todo el sistema financiero.

Rondina recordó los testimonios de periodistas económicos que elogiaron la medida y llamaban a la tranquilidad. "Fue realmente una situación horrible, obviamente hay gente que tiene otras teorías o datos que yo no tengo. Después de presentar mi propio amparo, hice lo mismo por otras personas que querían recuperar sus bienes", aseguró el letrado.

El entrevistado remarcó el rol que cobró la justicia ante el reclamo de los ahorristas a los cuales ayudó a recuperar sus ahorros, las historias se repetían de la mano de la desesperación de muchos que habían confiado en el sistema financiero y en el gobierno.

"Había habido cosas parecidas en el país, como el bonex el ahorro forzoso, pero nunca algo como el corralito, fue para todas las cuentas de toda la plata", reiteró al mismo tiempo que calificó como pésima la medida ejecutada por Cavallo. "Era una medida de la que no se podía retroceder. El corralito se abrió por acción judicial no gubernamental. Fue una pésima medida, si algo bueno que tuvo es que no volverá a pasar y es muy difícil que un gobierno se anime a hacer algo parecido", manifestó.

Dejá tu comentario