Las pistas e indicios que apuntan al principal sospechoso del crimen de Julio Cabal

Las pistas e indicios que apuntan al principal sospechoso del crimen de Julio Cabal

El homicidio ocurrió tras un asalto que tuvo lugar en una fiambrería de Urquiza al 2200. La víctima murió en el hospital Cullen tras recibir un disparo en el pecho. La Fiscalía avanza para llegar a una acusación e ir a juicio.

Embed

POR IGNACIO MENDOZA

Este jueves 17 de septiembre se cumple un año del crimen de Julio Cabal, el comerciante que fue asesinado tras un asalto que tuvo lugar en su fiambrería de Urquiza al 2200. El episodio fatal fue histórico en la ciudad de Santa Fe ya que un día después del hecho, miles de personas se concentraron en la puerta del local donde sucedió el robo y luego marcharon hasta la plaza 25 de Mayo para exigir al entonces gobernador Miguel Lifschitz un cambio en la política de Seguridad. En otras palabras, pidieron la renuncia del ministro que estaba al frente del ministerio, Maximiliano Pullaro, la cual nunca se concretó por parte del exfuncionario -actualmente diputado provincial-.

Almacén Julio Cabal 1.jpg

Por el caso, fue detenido tres días después del crimen un joven de 23 años identificado como Juan Cruz Gambini y sobre el cual recaen todas las sospechas de haber sido quien irrumpió en la fiambrería y luego mató a Cabal en presencia de una empleada del comercio.

El mismo fue detenido luego de una exhaustiva y agitada investigación que llevaron a cabo los agentes de la Sección Homicidios de la Policía de Investigaciones, junto con la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Ana Laura Gioria. Tal aprehensión tuvo lugar cuando Gambini salía de una vivienda ubicada en el interior de un pasillo de Gaboto y Crespo, en zona oeste de Santa Fe.

Gambini asesino Julio Cabal002_MTH.jpg

El mismo fue imputado dos días después por la fiscal como autor penalmente responsable del delito de “homicidio doblemente calificado por ser perpetrado mediante el uso de un arma de fuego y criminis causae y tentativa de robo calificado, en concurso real. Finalmente, el 24 de septiembre, el juez Octavio Silva dispuso que Gambini permanezca detenido, con prisión preventiva hasta que la causa avance a juicio. Tal fallo fue apelado luego por la entonces defensora de Gambini, Magali Mazza (del Servicio Público de la Defensa Penal) y luego confirmado por el juez camarista, Sebastian Creus.

Gambini caso Julio Cabal 1.jpg

Desde ese entonces, el caso se mantiene a la espera de una serie de medidas complementarias que permitan a la fiscal Gioria poder presentar la acusación y así encaminarse a un futuro juicio oral donde serán expuestas las pruebas que existen contra el principal sospechoso que tiene el caso.

Dicho material probatorio forma parte de una concatenación de registros fílmicos, prendas de vestir y una motocicleta que permitieron a la Fiscalía reconstruir el hecho que terminó con la vida de Cabal.

En este sentido, la investigación tomó como punto de partida el testimonio de un testigo de identidad reservada que vio salir del local donde sucedió el robo letal a un hombre “robusto”, que vestía un buzo canguro negro y un pantalón azul, y el cual subió a una motocicleta color plateada por calle Salta en dirección al oeste.

Legajo Julio Cabal001_MTH.jpg

Aquel testigo, que se presentó de manera espontánea en sede judicial, fue la llave que permitió a los investigadores poder observar las cámaras de seguridad de la zona y así poder detectar un posible sospechoso.

Mediante un peritaje de una cámara de la esquina de Mendoza y San José, lograron observar que a las 13.15 pasó por esa zona de la ciudad un hombre a bordo de una motocicleta blanca con indumentaria similar a la que había indicado aquella persona que declaró ante la fiscal Gioria. No obstante, los pesquisas advirtieron que el motociclista llevaba puesta una gorra, tipo vicera, lo cual iba a ser una pieza importante en la hipótesis del caso. Es que justamente 11 minutos después, a las 13.26, pasó por Salta y avenida Freyre un motociclista de las mismas características que el antes descripto, pero sin una gorra y a toda velocidad. Como escapando.

Familia de Julio Cabal el día de la Imputativa.jpg

El dato de la gorra fue lo que permitió establecer a los investigadores un estado de sospecha sobre ese conductor de la moto ya que en el interior de la fiambrería donde sucedió el asalto, los investigadores secuestraron un accesorio muy similar que se le había caído al ladrón.

Con el correr de los días y en base a una serie de trabajos de inteligencia de los agentes de la entonces Policía de Investigaciones (PDI), la causa estableció que aquel conductor de la moto sería Juan Cruz Gambini, el cual fue capturado el 20 de septiembre cuando salía de una vivienda en la que residía. Llamativamente, fue apresado cuando intentaba subirse a una motocicleta blanca y muy semejante a la que notaron las cámaras de seguridad pública.

Embed

Pero no solo fue la moto lo que causó sospecha sobre Gambini en ese momento sino que, tras su aprehensión el mismo tenía puesto un pantalón tipo jogging, con una línea blanca en el medio, tal como tenía puesto el conductor de la motocicleta. La indumentaria fue notada con mayor precisión por una serie de cámaras de seguridad privadas que fueron recolectadas a la lo largo de la investigación.

Y como si fuera poco, otro dato que causó mayor suspicacia sobre el joven acusado es que el mismo presentaba un cuero cabelludo recién rasurado al momento de ser detenido, una acción que suelen adoptar las personas que buscan evadir la ley.

Con ese cumulo de pruebas, la fiscal acusó a Gambini en el principio de la investigación y además pidió su prisión preventiva. Sin embargo, semanas después, el peritaje a la gorra que fue secuestrada por los investigadores en el local de Cabal no encontró material genético del imputado, según indicaron fuentes del caso a Aire Digital.

Gambini asesino Julio Cabal004_MTH.jpg

De igual manera, se sospecha que aquella gorra podría haber sido robada por el acusado días previos ya que cuando fue detenido, los pesquisas le secuestraron también a Gambini un juego de llaves muy similares a las de un edificio por lo que se sospecha que las mismas fueron parte de algún robo, como así también la gorra.

Pero lo que es cierto, y a eso apuntan los investigadores y desde la Fiscalía, es que el pantalón azul se vio en las cámaras y es el mismo -o muy parecido- al que llevaba puesto aquel motociclista.