La palabra de Inés y Julio a un año del crimen de su hijo: Nos damos fuerzas mutuamente

La palabra de Inés y Julio a un año del crimen de su hijo: "Nos damos fuerzas mutuamente"

Un año atrás asesinaban al comerciante Julio Cabal (29) en el "Almacén del Norte", la fiambrería que atendía en Urquiza 2200. Un hombre lo asaltó a mano armada y terminó con su vida. Inés y Julio, los padres del joven asesinado -al igual que su hermana- viven una vida jamás planeada.

Embed

POR FABIANA CHIAPPERO

Este 17 de septiembre se cumple un año de asesinato en ocasión de robo de Julio Cabal en la fiambrería de Urquiza 2200, negocio familiar que atendía al público. Por el homicidio, Juan Cruz Gambini está preso e imputado y aún no hay fecha probable del juicio. Inés (53) y Julio (58), la madre y el padre "El Chala", quedaron solos en su casa de barrio Constituyentes con el apoyo diario de su hija quien desde Francia -lugar donde reside- se comunica con ellos dos veces al día. Inés se puso al hombro la lucha por visibilizar la muerte de Julio mientras que Julio (padre), lejos de los medios, vive su dolor y convive con la ausencia eterna.

Padres Julio Cabal _MG_3426-MTH_MTH.jpg

Pase lo que pase Julio no está, ya fue, tenemos que salir a buscar abogados, contratar, pagar. Yo no pedí nada de esto. A Julio lo mataron trabajando, no estaba en la joda. Si condenan al imputado, al año sale porque algún vericueto encuentran", expresa con ahogo Julio padre.

El arte de convivir con el dolor de las ausencias

"Mucho se siente la ausencia de Julio, la vida de la familia cambió totalmente, eran tres o cuatro veces de llamadas por la mañana y tres o cuatro veces por la tarde para hablar del negocio, de cualquier cosa. Lo mataron laburando", dice su padre como puede. Entre la garganta anudada y el dolor por no poder volver el tiempo atrás, Julio habla poco; pero es el sostén de Inés "cuando las luces se apagan". La familia Cabal se quedó con el negocio de Aristóbulo del Valle y vendió la llave de la sucursal de Urquiza donde mataron a Julio. "Yo no podía más entrar, me hacía mal y a ella (por Inés) peor", comentó Julio.

"Me cuesta horrores ir al negocio, sentir los olores, lo veo a Julito", dice entre lágrimas Inés.

Inés es más verborrágica y con la muerte de su hijo aprendió a hablar mientras llora. "Ese negocio era su sueño, Julio tenía un montón de proyectos, ya nos había convencido de que no quería terminar psicología. Escribía todo el tiempo, teníamos la casa llena de papelitos con frases. Y su padre -orgulloso de su hijo comerciante como él- agregó: "Escribía frases en las listas de precios. Hoy abrí el portarretratos que está ahí (señala a su derecha) para poner una foto de él y encontré una poesía".

Julio Cabal pua guitarra_MG_3395-MTH_MTH.jpg

Una de las frases que Julio dejó por todos lados hoy está plasmada en el packaging de una línea de púas para guitarras que, a modo de micro emprendimiento, lanzó un amigo suyo.

El viaje inconcluso de la familia Cabal por la pandemia

Inés y Julio viajaron a Francia donde reside su hija para pasar el cumple de Julio y Josefina, pero debieron regresar antes por el avance del coronavirus. "La pandemia agiganta las ausencias, se extrañan los abrazos", expresa Inés.

"No sé cuándo voy a volver a ver a Josefina, mi hija. Tuvimos que huir de Europa, volvimos el 22 de marzo cuando teníamos planificado regresar el 11 de abril. Volvimos antes, pasamos allá el cumpleaños de Julio (5 de marzo) y no pudimos celebrar el de Josefina", contó Inés. En ese viaje estaba angustiada además por no poder estar en su lugar, el Hospital Cullen donde trabaja y se dedica a la compra de medicamentos. "El 8 de abril después de la cuarentena por el viaje me puse a trabajar con el hospital al full", contó.

"Es tan antinatural, sólo el que perdió a un hijo puede entender el dolor. Todo lo que diga alguien, aún imaginando la pérdida no alcanza. Es peor de lo que un imagina", dijo la mamá de Julio Cabal.

Ines Massino madre Julio Cabal_MG_3411-MTH_MTH.jpg

Inés golpeó las puertas del poder para pedir justicia

Inés Massino fue recibida en el mes de febrero por Gabriel Somaglia. "Tuve una entrevista junto a Graciela Brondino. Recién habían condenado al primero de los asesinos de su hija Marianela. Yo me identifique con Graciela en el dolor pero su lucha no es la mía. Graciela hizo el trabajo de la justicia, pero a mucha gente le pagan para hacer ese trabajo", recordó.

"No creo que la justicia repare un poquito del dolor que uno siente. No es justo que lo hayan matado", Inés.

Inés le pidió al funcionario que se ocupará de controlar que cada persona haga bien su trabajo desde el lugar que ocupe. Para ella, esa es la clave para el funcionamiento del entramado social. "El Estado se debe ocupar de que la gente se eduque así no sale a robar y si lo hace que tenga un juicio y una condena justa por haber delinquido", reclamó Inés.

"El ministro de seguridad Maximiliano Pullaro fue un inútil. El Capitán América (por el actual ministro Saín) tampoco convence. La gestión en Seguridad anterior fue un desastre y este gobierno tampoco hizo nada, no se le puede echar la culpa a pandemia", expresó.

" Al que pasaba vendiendo bolsitas de residuos, Julio le compraba. Regalaba sandwichitos a quienes no tenían para comer. Nosotros vendíamos alfajores en el negocio y él les compraba a los chicos que entraban al negocio a vender. Me decía, papá le compré porque no estaba robando, estaba trabajando", recuerda su padre.

Julio Cabal padre_MG_3399-MTH_MTH.jpg

"Se postulan y no hacen nada. Los que estamos en el comercio vivimos con miedo. Yo nunca hablé mucho de esto; pero no creo en esto, no va a pasar nada. Pase lo que pase, Julio no está, ya fue, tenemos que salir a buscar abogados, contratar, pagar. Yo no pedí nada de esto. A Julio lo mataron trabajando, no estaba en la joda. Si condenan al imputado, al año sale porque algún vericueto encuentran", expresa con ahogo Julio padre.

"Los diputados se lavaron las manos"

Con Azucena, la madre de Maxi Olmos que fue asesinado en ocasión del robo de su moto a dos días del homicidio de Julio, Inés hizo un frente común. Las madres del dolor presentaron el 27 de noviembre del 2019 ante un grupo de diputados, un petitorio pidiendo que el ex ministro de Seguridad de la provincia y electo diputado; Maximiliano Pullaro no asuma su banca por "incapacidad".

"Nos pareció injusto que un ministro tan inútil, igual que el de ahora, ocupe un cargo como ese. Los diputados nos recibieron a los familiares de víctimas por la inseguridad. Estaba Busatto, Del Frade, Mascheroni y otros que no recuerdo bien ahora. Todos nos prometieron apoyo y aún estoy esperando", denunció Inés.

Marcha Julio Cabal004_MTH.jpg

La visita de Inés a la Usina de Justicia

Inés viajó en noviembre del 2019 a Buenos Aires a una entrevista con Diana Cohen Agrest fundadora de la Usina de Justicia. "Fue un manotazo de ahogado, sugerencia de Cecilia y Silvita. dos amiga mías", contó. Diana Cohen Agrest es filósofa. El 8 de julio de 2011 un asesino terminó con la vida de su hijo, Ezequiel Agrest, en una entradera en la casa de una compañera de estudios en el barrio porteño de Caballito. Allí comenzó una nueva etapa para esta mujer que hoy es referente en materia de justicia y derecho.

Desde la asociación civil Usina de Justicia, Diana Cohen Agrest trabaja, junto a otras personas afectadas por la delincuencia y la inseguridad, y apoyada por un grupo de abogados, jueces y psicoanalistas, para cambiar el funcionamiento de la Justicia. Lograron que la víctima formara parte de ese proceso porque hasta ese momento la ley argentina no lo contemplaba.

"Diana escribió el libro Ausencia Perpetua y allí dice que por más condena perpetua que le den al asesino, lo que es realmente perpetua es la ausencia de tu hijo", destaca Inés.

Cómo salir adelante frente a un dolor intransferible

Inés y Julio se ven dolidos pero más unidos que nunca. "El Chala", aquel psicólogo devenido en comerciante, soñador, músico, defensor de la igualdad social, lector, poeta y amiguero dejó un vacío muy grande en la casa y nadie descubrió la fórmula exacta para sobrellevarlo. Desde el día en que mataron a Julio hasta hoy, sus amigos visitan continuamente a la familia. "Nosotros creemos en nosotros, en el amor que nos tenemos, en la fuerza que le ponemos", dice Inés y lo mira a Julio y agrega: "Él es mi fortaleza, no concibo mi vida si él".

Inés va a terapia hace un largo tiempo y Julio comenzó recién hace dos meses. "Medio obligado, no muy convencido, no entiendo todo esto", dice el padre y respira hondo para no llorar. "Dicen que te acostumbrás al dolor, porque nunca deja de doler".

Tamara, la coaching del taller de poesía al que iba Julito, invitó a Inés a escribir y ella accedió. "Hago más terapia que escritura. Ahora vuelco emociones y es una manera de sanar. No tengo la mitad del talento que tenía mi hijo", contó.

Ines Massino madre Julio Cabal_MG_3382-MTH_MTH.jpg

Poesía, música y cerveza: el evento que quedó trunco por la pandemia

Inés había pensado en un evento cultural con músicos en vivo, recitadores de poesías y la infaltable cerveza, para el primer aniversario de la muerte de su hijo. Tenía la idea de organizarlo en Tribus, pero por la pandemia sólo fue una expresión de deseo. En cambio, propuso una celebración virtual "Un año sin/con Julito" para que "cualquier persona que lo haya conocido, suba algo escrito o una foto con Julio."

Embed

Se copan??

Posted by Maria Ines Masino on Monday, August 31, 2020

La vida continúa

Inés vuelve a mirar a Julio a los ojos por décima vez. "A él le cuesta hablar... se emociona mucho. Nadie debería pasar por esto, me arrancaron de un tirón una de las cosas más lindas que tenía en la vida que son mis dos hijos. Julio no merecía lo que le pasó. Era un buen pibe, un laburante, estaba arrancando su vida como adulto. No como psicólogo, eso estaba claro", recordó la mamá que hoy lleva a su hijo tatuado en su espalda.

Un año después, el deseo de sus padres sigue siendo que "a Julio lo recuerden con cariño, con una sonrisa, con una cerveza y con una guitarra..."