domingo 15 de diciembre de 2019

Aire en Venezuela | Venezuela | Germán de los Santos | Guaidó

Cuando los barrios de Caracas le muestran los dientes a Maduro

Las protestas se incrementaron 360% en el último año.

CARACAS.- “En 2018 hubo 1200 protestas en Venezuela en los sectores populares en demanda de cuestiones sociales”, afirma Rodolfo Rico, miembro del Observatorio de Conflictividad Social. Los reclamos, muchos de ellos realizados con la clásica metodología del piquete, empezaron a multiplicarse en el último año en Venezuela, incluso, antes de la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente encargado. Durante enero pasado, cuando comenzó la agitación política, 35 personas fueron asesinadas en protestas barriales y en ejecuciones extrajudiciales llevadas adelante por grupos parapoliciales.

Los barrios de la periferia de Caracas, que conforman el 60 por ciento de la ciudad, fueron los bastiones históricos del chavismo, y aunque el respaldo a Nicolás Maduro es mayor en esos sectores, la gente empieza a demandar mejores condiciones para vivir. “El 89 por ciento de las protestas se realizaron en los barrios de las principales ciudades de Venezuela y tuvieron como eje reclamos de índole social”, explicó Rico, un periodista que se desempeña en esta organización no gubernamental orientada a mirar de cerca la problemática de los derechos humanos en este país.

Leer más ► Guaidó busca su primera victoria en el interminable laberinto de Venezuela

La mayoría de las protestas son espontáneas, define Rico, y se producen de noche, cuando la gente de los barrios están en sus casas. Pero no sólo por ello, sino también porque a esa hora el control social del chavismo es más permeable.

El gobierno de Nicolás Maduro tiene una estructura muy aceitada en los barrios más populares, donde hay “jefes de calle” controlan y alertan a los consejos comunales, una especie de vecinales lideradas por militantes del chavismo, para neutralizar los reclamos.

No sólo el control es a través de la militancia oficialista sino también con una fuerza parapolicial muy temida en Venezuela como es la FAE, que está integrada por civiles que en muchos casos cargan con prontuarios sobre sus espaldas pero son gente muy peligrosa. Otra estructura política que actúa en los barrios son los llamados “colectivos”, que son grupos de militantes que muchas veces actúan como fuerza de choque.

En 2017 hubo 3000 protestas menos que el año pasado, según el registro del Observatorio de Conflictividad Social. Son datos objetivos que muestran que la crisis económica y social en Venezuela empieza a traspasar las barreras de las zonas históricamente más afines al chavismo, y donde el gobierno más invirtió desde 2003 con el inicio de las llamadas misiones.

Pero en enero, desde que se autoproclamó Guaidó los reclamos sociales explotaron. Según esta ONG, se registraron el mes pasado 2.573 manifestaciones en Venezuela. Esta cifra equivale a 86 protestas diarias en el país. Al comparar con igual mes del año pasado, cuando se contabilizaron 714 acciones de calle, las protestas se incrementaron 360%.

El informe al que tuvo acceso Aire de Santa Fe advierte que en enero “arreció el sistema de represión” como respuesta a esas demandas sociales de la población, con el “uso de grupos de exterminio para reprimir, conformados por comandos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Colectivos Paramilitares”.

“En enero 35 personas fueron asesinadas durante las protestas y otras 8 víctimas de en allanamientos ilegales a viviendas, donde habitaban personas que presuntamente habrían tenido participación en las manifestaciones”, señaló el documento del observatorio.

Dejá tu comentario