domingo 17 de noviembre de 2019

Ocio |

Una dieta para tu piel: cómo hacer “ayunar” a tu cara te dará una piel radiante

Este pequeño secreto oriental te ayudará a esponjar y fortalecer la piel de tu cara, y darle un respiro del maquillaje diario.

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que los japoneses tengan la piel tan cuidada y una complexión tan joven? Si bien es probable que sus genes les ayuden mucho, los cierto es que el cuidado de la piel es muy apreciado en muchos países asiáticos, y esto los ha llevado a desarrollar rutinas que incluso modelos de talla mundial como Kate Moss admiran.

Esto nos lleva a la rutina que queremos explicarte hoy. La “dieta” o el “ayuno” de la piel se trata simplemente de dejar a la piel respirar después de exponerla por tanto tiempo a distintos cosméticos. Es decir, hacer que tu piel “ayune” es pasar un día libre de cosméticos para promover su capacidad natural de recuperación.

Una de las mejores maneras de rejuvenecer la piel al mismo tiempo que le das un respiro es darte un masaje especial de agua en estos días. Al igual que los músculos del resto del cuerpo, los de la cara necesitan estimulación para mantenerse sanos.

Para realizar un masaje de agua, prepara un frasco lavador (también llamado piseta o matraz lavador). Llena la botella con agua purificada o destilada, que puedes comprar en droguerías y supermercados. Rocía el agua sobre la cara siguiendo la estructura del músculo. Se necesita un poco de fuerza para lograr un efecto de masaje, de manera que rocía el agua a poca distancia con la presión justa para notar la estimulación.

Este masaje relajará los músculos y despertará la fuerza natural de la piel. Esa noche debes ir a la cama sin una gota de maquillaje o cosmético de cualquier otro tipo en la cara para potenciar sus efectos. La piel tiene la capacidad de cuidarse sola sin necesidad de una exfoliación o cremas de limpieza profunda, aunque hay circunstancias en las que están justificadas.

Ejercitar los músculos faciales puede ser tan efectivo como ejercitar los músculos del cuerpo y le dan firmeza a tu cara, pero debemos evitar las muecas poco naturales porque son incómodas y pueden provocar arrugas.

Durante el masaje no presiones demasiado los músculos de la cara, solo estimúlalos siguiendo su forma natural. Lo ideal es hacerlo de adentro hacia arriba, en este orden: frente, en torno al ojo derecho, mejilla derecha, en torno a la boca, mejilla izquierda, en torno al ojo izquierdo, baja por la nariz y luego estimula alrededor de toda la cara.

Este masaje es un pequeño secreto oriental que todos podemos aprovechar sin importar nuestro tipo de piel. A tu cara le hará respirar por un día y al mismo tiempo estimulas los músculos para ejercitarlos y evitar la flacidez. Además, es excelente para el problema de los poros abiertos. El masaje esponja la piel y minimiza el tamaño de los poros.

 

 

Fuente: www.bioguia.com

 

 

Dejá tu comentario