martes 10 de diciembre de 2019
MUNDO |

Un estudiante resuelve la incógnita de por qué las burbujas de gas no suben en tubos estrechos

Wassim Dhaouadi observó que las burbujas están envueltas por una película de decenas de nanómetros de grosor que opone resistencia al movimiento y ralentiza el ascenso del gas

Wassim Dhaouadi, estudiante de licenciatura de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, dio respuesta a una de las preguntas abiertas de la física al describir la dinámica del movimiento vertical de las burbujas de gas dentro de tubos de pocos milímetros de diámetro.

Hace alrededor de un siglo, los científicos advirtieron que las burbujas se comportan de manera distinta dependiendo de si se encuentran en un vaso —donde flotan libremente hacia arriba— o en un tubo, donde aparentemente permanecen inmóviles. Desde entonces se habían propuesto varias hipótesis para explicar el fenómeno, una de las cuales supone que en un tubo estrecho el movimiento del gas queda impedido por una delgada película de líquido.

Las observaciones de Dhaouadi y John Kolinski, coautor de su estudio y también de la EPFL, detectaron la presencia de tal película, de varias decenas de nanómetros de grosor, entre la superficie del tubo y la de la burbuja.

Dhaouadi y Kolinski descubrieron que el calentamiento del tubo modifica la forma de la película; sin embargo, esta vuelve a la normalidad en ausencia de calor.

"El descubrimiento refuta las teorías más recientes de que la película disminuirá hasta un grosor cero", cita a Kolinski un comunicado de la EPFL.

Asimismo, los dos científicos detectaron que en realidad las burbujas sí ascienden cuando están dentro de un tubo, pero lo hacen tan lentamente que ese movimiento es imperceptible para el ojo humano.

"La película entre la burbuja y el tubo es muy delgada, de manera que crea una fuerte resistencia al movimiento, ralentizando drásticamente el ascenso de las burbujas", explica Kolinski.

Según RT, pese a que la investigación, publicada el 2 de diciembre en la revista Physical Review Fluids, tiene un carácter fundamental, sus resultados pueden aplicarse a la nanomecánica y al estudio de sistemas biológicos, indica la EPFL.