jueves 5 de diciembre de 2019

Sociedad |

Trasladaron a Candela a un hospital de Santo Domingo y desde el Garrahan monitorean su caso

Candela Aylen Saccone tiene 15 años,  vive en Villa Ballester y había viajado de vacaciones con su familia a Punta Cana.

La familia de Candela informó que la adolescente sigue en coma, producto de una cetoacidosis diabética, una insuficiencia renal y un edema cerebral. La pudieron trasladar a un hospital de Santo Domingo de mayor complejidad diabética y los médicos del Garrahan monitorean el caso.

Leer más►Una adolescente argentina se enfermó gravemente en Punta Cana

Se indicó su traslado al Hospital General de la Plaza de la Salud. Y fue entonces que aparecieron las trabas burocráticas.

El jueves 19 de junio, día en que regresaban a Buenos Aires, sufrió una descompensación que terminó en una pesadilla porque desde la familia cuentan que el seguro de cobertura médica no se hizo cargo en lo inmediato del traslado a un centro de alta complejidad.

“Empezó a sentirse mal de la panza, con mucha sed y ganas de hacer pis todo el tiempo. Cuando la estaban atendiendo en la salita del hotel se desmayó y cuando la trasladaban a la clínica entró en coma”, relata Ana Callero, abogada y amiga de la familia de Candela.

A Candela la internaron inicialmente en la Clínica Canela 1 de La Romana. El diagnóstico fue cetoacidosis diabética, insuficiencia renal y edema cerebral. Había que trasladarla a un hospital de mayor complejidad en Santo Domingo, la capital del país, ya que que no tenían allí los elementos necesarios para la gravedad de su cuadro.

Pero comenzaron las trabas burocráticas. Según la versión de la familia, la empresa Assist Card se negó a brindarle el servicio de asistencia al viajero que la familia había contratado. Y la desesperación de los padres de Candela los llevó a denunciarlos públicamente.

“Sólo cuando el caso llegó a los medios nos respondieron. Recién anoche (por el viernes) se comunicaron de la empresa Assist Card para presentarse con la familia y este sábado, me llamó Federico Tarling para decirme que cubrirían todo, hasta el traslado a Buenos Aires. Ojalá cumplan”, detalló Callero, que asesora legalmente a la familia.

Para entonces, la chica ya había sido trasladada al Plaza de la Salud Hospital General, de Santo Domingo, un centro que tiene mayor complejidad pediátrica y donde Candela está internada en terapia intensiva.

Desde la empresa lanzaron un comunicado oficial: “Assist Card estuvo desde el primer momento ayudando y haciendo lo mejor posible para Candela y su familia, y lo continuará haciendo esperando su pronta recuperación. Es prioridad de Assist Card la salud de sus viajeros por sobre todo, por lo que en el caso de que los médicos tratantes determinen adecuado el traslado de regreso a la Argentina, la compañía pondrá a disposición la repatriación o traslado sanitario, prevaleciendo siempre la salud de Candela”.

Lo que explican además fuentes de Assist Card es que lo que faltaba para el traslado de Candela a Santo Domingo era la autorización médica por parte del Hospital que la recibiría. Aseguran que la empresa sigue en contacto con los familiares de Candela, “como desde el primer día, brindándoles contención”.

La familia, igualmente, se puso en contacto con médicos del hospital Garrahan, que no sólo recomendaron el inmediato traslado a Santo Domingo sino que ahora que ya lo lograron, monitorean el cuadro de Candela. “Junto con los doctores dominicanos, ellos van a decidir cuándo traer a la nena a Buenos Aires”, explicó la abogada.

Según Callero, fue la cónsul argentina en Santo Domingo, María Emilia Rinaudo, quien gestionó una cama en el hospital de la capital dominicana. “Ellos no la gestionaban”, se quejó la abogada de la actitud de la empresa de seguros de salud.

Es más, aseguró que “la familia debió poner de su bolsillo 10 mil dólares como garantía en el hospital de Santo Domingo”.

“Es una cuadro reversible pero si no se toman las medidas en tiempo y forma se agrava. Ella está muy grave”, dijo Callero y reveló que la nena no era diabética sino que en este episodio se le declaró la enfermedad. En el caso de que sea necesario el traslado en avión sanitario desde Santo Domigno hacia Argentina el costo rondaría los 60 mil dólares. Casi lo que cuesta un departamento monoambiente en Capital Federal.

 

Dejá tu comentario