martes 12 de noviembre de 2019

Aire en Venezuela |

Tienditas: el puente de la discordia bloqueado por los chavistas

Germán de los Santos/Enviado especial

CÚCUTA.- “Por acá no van a pasar”, asegura Nancy Parra. Lleva una gorra tricolor con las siete estrellas. Esa mujer de 51 años comanda por estos días el campamento chavista que está asentado en la cabecera del puente Tienditas, por donde los opositores pretenden el 23 de febrero próximo ingresar a través de una columna con miles de voluntarios la ayuda humanitaria que está en Cúcuta, del otro lado de la frontera colombiana.

El campamento chavista derrocha alegría, con bailes y tertulias durante todo el día. Al lado hay una carpa inmensa de la Guardia Nacional Bolivariana. Los militares están más relajados, sentados debajo de un toldo para evitar el sol intenso de la mañana.

Ese punto geográfico acapara todas las miradas no sólo en Venezuela y Colombia, sino de gran parte del mundo. A Cúcuta llegaron en las últimas horas 300 periodistas de las cadenas de noticias de Europa y Estados Unidos. Qué pasará el sábado enciende la incertidumbre. El ejército venezolano mantiene el puente bloqueado con tres acoplados y un tanque cisterna.

Si la oposición no logra pasar la ayuda humanitaria que está acopiada en Cúcuta desde hace semanas será una derrota, porque el propio Juan Guaidó, presidente encargado, anunció que el 23F, cuando se cumple un mes de su autoproclamación, sería un ultimátum para el jefe de Estado Nicolás Maduro.

Con el correr de los días, el chavismo pareció acomodarse y reconfigurar su estrategia ante esta crisis, luego del fuerte golpe que significó que Guaidó lograra el apoyo de más de 60 países a su proclamación como presidente.

Dirigentes del chavismo señalaron a Aire de Santa Fe que el gobierno busca enfriar este espiral de crisi política y lograr lo que sucedió en 2014 y 2017, que la fuerza de las marchas opositores se terminó apagando porque sólo mostraban capacidad de hacer protestas multitudinarias pero no dejaban al descubierto sus planes de gobierno.

Pero en este nuevo escenario apareció un jugador de peso como es Estados Unidos, ya no detrás de estrategias de inteligencia, sino como estrategia de Estado. Donald Trump y su equipo se juegan mucho en la crisis de Venezuela, tras los problemas que tiene su administración para que el Congreso norteamericano apruebe los fondos para la construcción del muro en la frontera con México.

A los militantes y dirigentes chavistas les bajaron la orden en el gobierno que quieren evitar incidentes el sábado. O que ellos no sean los que enciendan la mecha, sino los opositores. Pero nadie, ni ellos mismos, saben qué puede ocurrir si el ejército colombiano acompaña a los voluntarios hasta el límite entre ambos países.

 

Nancy Parra sostiene que acampa en el puente Tienditas porque “debe cumplir una guardia de honor que vienen haciendo todos los dirigentes del estado de Táchira para proteger el Estado venezolano”. “Este país es nuestro. La guardia es por día y nos dividimos los 29 municipios del Estado de Táchira para vigilar que nadie pase por el puente. Acá nos divertimos, hacemos tertulia, jugamos a la pelota de goma, y disfrutamos un día en virtud de resguardar la libertad que nos dejó nuestro libertador Simón Bolívar y Hugo Chávez”, señala con una sonrisa cuando mira a dos de sus compañeros bailar salsa en el puente de la discordia.

 

 

John Rodríguez, otro concejal de San Cristóbal, aseguró que “el 23 F no va a pasar nada, porque ellos no van a venir”. Esa es una hipótesis que maneja el chavismo, que piensa que Guaidó no va a traspasar la ayuda humanitaria por la frontera para evitar incidentes. “Ya están dando marcha atrás. Esto no es una ayuda humanitaria sino que es el dinero que Estados Unidos nos ha quitado con el bloqueo que hace a Venezuela. Debería entregar esa ayuda al presidente Nicolás Maduro para que la distribuya. Pero sabemos que lo quieren distribuir, según la Cruz Roja Internacional, es insalubre, es veneno para la población. Es simplemente un show mediático que está haciendo la derecha para venir a agredir al pueblo de Venezuela”, asegura el legislador chavista.

-Cree que va a haber tensión o incidentes en el puente de Tienditas?

-El Ejército colombiano debe dedicarse a cuidar a su pueblo. El presidente colombiano Iván Duque, que ha sido un paramilitar, lo único que ha hecho es maltratar al pueblo venezolano. Debería cuidar su soberanía. Nosotros somos un pueblo relajado y en paz. Desde un primer momento el presidente Maduro lo ha dicho que Venezuela quiere diálogo, pero eso no se da porque la derecha lo que quiere hacer es destruir todo lo que ha hecho la revolución bolivariana en Venezuela.

-Van a dejar pasar a los opositores o no?

-Este puente, el de Tienditas no está dado para el paso. Ellos pueden pasar por el puente Simón Bolívar de San Antonio y por el de Ureña, pero por aquí no.

Dejá tu comentario