¿Por qué se celebra hoy el Día del Activismo por la Diversidad Sexual?

En memoria del fallecimiento de Carlos Jáuregui, activista de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y de Gays por los Derechos Civiles.


Redacción Aire Digital

“En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”. Esa era su frase de cabecera. Carlos Jáuregui marcó el rumbo no solo de la liberación homosexual en nuestro país sino también de la unión entre colectivos que luego se nombrarían como LGBT.

Jáuregui nació en el 22 de septiembre de 1957 y, tras su muerte el 20 de agosto de 1996, la legislatura porteña decidió en 2012 declarar la fecha como el Día del Activismo por la Diversidad Sexual en su memoria.

¿Por qué Carlos Jáuregui fue tan querido en la comunidad?

Se recibió de profesor de Historia en La Plata, ejerció la actividad docente y a inicios de los ochenta se radicó en Buenos Aires luego de cursar un posgrado en París. Pero será reconocido de allí en adelante por ser uno de los fundadores y el primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) entre 1984 y 1987.

Leer más ► La Justicia ordenó incluir la opción “femineidad travesti” en los trámites

¿Por qué más le recordamos? Por ser uno de los organizadores de la primera Marcha del Orgullo. “Carlos Jáuregui fue uno de los primeros que se acercó a las travestis en aquel entonces para apoyarnos. Él nos recibió diciendo que éramos la pata que le faltaba al movimiento”, recuerda la activista histórica Belén Correa –fundadora junto con Pía Baudracco de la Asociación de Travestis de Argentina (ATA) y del Archivo de la Memoria Trans Argentina.

Entre sus tantas conquistas sociales, Jáuregui publicó el libro pionero Homosexualidad en Argentina. Utilizó su visibilidad en los medios de comunicación como herramienta de lucha: fue histórica la tapa de la revista Siete Días donde por primera vez una pareja homosexual aparecía en 1984.

Leer más ► La lucha de un chico trans que consiguió su DNI de varón y comparte su felicidad en las redes

Sus rastros quedaron en muchos lugares. Por ejemplo, en el documental «El puto inolvidable. Vida de Carlos Jáuregui» de Lucas Santa Ana y en la estación de subte que lleva su nombre en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde el año 2017 (donde circulan unas 300.000 personas por día).

Su legado nos deja una historia de lucha por una sociedad en donde se pueda vivir con libertad la identidad, la orientación sexual y la expresión de género.

NOTICIAS DESTACADAS