“Milonga Customs”: Un emprendimiento para jugar como un niño siendo grande

milonga

¿Cómo se logra jugar al trabajar?, Esteban Rocconi parece tener la respuesta. El joven de 30 años creó junto a sus amigos una pequeña empresa que fabrica muñecos basados en personajes “bizarros” de moda Argentina.


Redacción Aire Digital

Perder el trabajo no desanimó a un joven como Esteban Rocconi, “Rocco” como prefiere que le digan, que tomó ese mal momento para hacer de su hobby una forma de vida. Con “Milonga Customs”, Rocco y sus amigos se hicieron populares a nivel nacional gracias a la creación de muñecos basados en personajes “bizarros” de las redes y la televisión argentina.

Leer más► Una operación podría salvar la vida del niño de 10 años que pesa más de 190 kilos

Rocco trabajaba en una juguetería, pero con el tiempo empezó a llevarse mal con los dueños y el desenlace es el conocido. Pero el estar desocupado lo incentivó a emprender un nuevo negocio del cual “no se arrepiente” y del cual “vale la pena” trabajar con amigos.

La idea inicial fue tomar, inspirarse de lo bizarro de la farándula local o de cualquier personaje con fama esporádica y transformarlo en un muñeco. Junto con un amigo, Rocco comenzó a hacer estos juguetes en base a otros ya existentes a los cuales modela con porcelana fría y luego los pinta. “Intentamos hacerlo  lo más artesanal posible”, cuenta al agregar que no pretendían seguir reproduciendo mucho de la cultura “yanqui” en nuestro país.

Antes de tener casi 23 mil seguidores en Instagram y miles de seguidores más en diferentes plataformas, “Milonga Customs” presentó sus primeros trabajos en ferias. Ahí descubrieron que no eran los únicos que fabricaban muñecos no tradicionales (que no sean las conocidas figuras de acción o películas) y crecieron como emprendimiento.

Desde Cristina Fernández, pasando por “el chinwenwencha”, Alberto Samid o Zulma Lobato, “Milonga Customs” cautiva con sus diseños e idas y genera repercusión con cada lanzamiento. Hernán de “Mala Fama”, Ricardo Fort, “Kiko ‘¡Vamos Newell’s!’” y hasta Alberto Nisman son otras de las tantas figuras que se pueden adquirir a través de Internet.

Rocco asegura que sus muñecos se compran y, generalmente, son para regalar por “chasco”. No hay malas intenciones de querer herir los sentimientos de las personas que inspiraron los juguetes o de querer lucrar con sus nombres, el hecho que los muñecos sean de fabricación artesanal no permite grandes ventas ni una producción masiva. Es más, cada muñeco tiene un stock limitado.

Leer más► Los médicos dijeron que estaría paralizada pero logra caminar gracias a “Baby Shark”

Rocco, fabricante de juguetes, logró sacar de un mal momento  la mejor de las voluntades para hacer de su hobby un trabajo, que no le permite vivir exclusivamente de él, pero que alimenta su espíritu todos los días al compartir el trabajo con sus amigos. Rocco, de 30 años, no puede ni quiere dejar de jugar y eso también hace feliz a todos los que conocen su trabajo.

NOTICIAS DESTACADAS