La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna

En el marco del 50 aniversario por la llegada a la Luna con la misión Apollo 11, los tres tripulantes mostraron un comportamiento particular a la vuelta de la travesía espacial.


En el marco de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética (Rusia), el presidente John F. kennedy estableció el objetivo de llegar a la Luna. Ocho años después, el 20 de julio de 1969, Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano en pisar la Luna con la misión Apollo 11.

La transmisión de esta hazaña para la raza humana fue vista por más de un quinto de la población de ese entonces y se reprodujo en todos los medios de comunicación existentes, fue “un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, según Armstrong.

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna
Los tres astronautas del Apollo 11: Armstrong, Collins y Aldwin

 

Pero fue la vuelta a la Tierra que desconcertó a todos, ya que el haber llevado a cabo tal proeza y después tener que volver a la normalidad de la rutina fue difícil para todo el equipo. Una de las cuestiones más interesantes para los especialistas fue la psicología de los hombres que visitaron la Luna.

Después de literalmente salir de la Tierra, ver al planeta desde la Luna y ser considerado por todos como un héroe, ¿cómo se sintieron y vivieron los tripulantes del Apollo 11? ¿Se habrán preguntado.. Y ahora qué hacemos? ¿Se habrán cuestionado su existencia?

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna

El equipo del Apollo 11, antes de ser seleccionado por los profesionales de la NASA, debieron exponerse a todo tipo de estudio, prueba y análisis para asegurarse que tenían la capacidad física y mental para poder atravesar la travesura a la Luna.

Después que se publicaran varios libros sobre el viaje a la Luna por el especialista de la NASA, Chris Kraft, la personalidad de los astronautas fue un factor decisivo a la hora de decidir quién sería el primer hombre en pisar el satélite natural.

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna

Mientras que Edwin “Buzz” Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna, era extrovertido y sociable, Neil Armstrong era muy serio y discreto, por lo que era ideal para el trabajo, ya que representaba a la perfección el ideal norteamericano y de la NASA.

Por la personalidad, Armstrong sería capaz de vivir perfectamente después de su vuelta de la Luna. Lo haría con discreción y tranquilidad, y así fue, ya que el astronauta nunca fue de dar conferencias de prensa o de gustarle hablar con la prensa.

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna
Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna, murió en el 2012

 

Cuando lograron volver de la Luna, los astronautas tuvieron que atravesar y dar una serie de conferencias y charlas a lo largo de los Estados Unidos. Fue por esto que la personalidad de ambos astronautas se diferenció tanto.

Mientras que Aldrin se mostraba contento y fácil al contestar todo tipo de preguntas de los periodistas y especialistas que concurrían, Armstrong estaba callado, tenso y cabizbajo durante todo el rato.

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna

La prensa destacó en todo momento que el primer hombre que tocó la Luna se veía malhumorado, con estrés en todo el cuerpo y triste. Ni con un poco de alegría u orgullo visible en el rostro. Con un discurso pausado y con miedo en las palabras, especialistas idearon algunas hipótesis.

Algunos manifiestan que ésta actitud se pudo deber a un miedo escénico por parte de Armstrong. Que toda la preparación física y psicológica no lo acondicionó adecuadamente para poder enfrentarse a un público desconocido y pueda hablar ante audiencias enormes.

La tenebrosa historia de la tripulación que viajó por primera vez a la Luna

Según la100 por otro lado, los especialistas también pensaron que la personalidad de Armstrong se pudo deber a que las misiones al espacio nunca fueron reales y los “astronautas” debían hablar y explayarse sobre cuestiones en las que tenían que inventar una situación muy complicada ante muchas personas desconocidas.

Los dos hombres que pisaron la Luna, dejando fuera a Michael Collins, el tercer tripulante del Apollo 11 que no llegó a tocar el satélite, sufrieron graves estadíos de depresión, estrés y alcoholismo que debieron tratar con especialistas durante mucho tiempo, por lo que éstas pueden ser las razones detrás del extraño comportamiento de los astronautas.

NOTICIAS DESTACADAS