Aire de Santa Fe Digital Aire de Santa Fe Digital

El emotivo corto de Campanella sobre un niño con parálisis cerebral

Ian, una historia que nos movilizará

Ian tiene 9 años de edad y padece encefalopatía crónica no evolutiva, producto de una hipoxia (falta de oxígeno) en el parto. Esta enfermedad repercute directamente en el lenguaje y la movilidad de aquellos que lo sufren. Impulsada por esta adversidad que le presentó la vida, Sheila Graschinsky, mamá de Ian, creó una fundación que mejora la calidad de vida de las personas y familias que conviven a diario con la discapacidad.

Su historia de lucha y superación logró inspirar al aclamado director argentino Juan José Campanella, que creó Ian, una historia que nos movilizará, un cortometraje animado que se estrenará el 14 de mayo en el Festival de Cannes y cuyo objetivo es visibilizar la lucha contra la discriminación, trabajar para derribar prejuicios y lograr que las personas con discapacidad puedan acceder plenamente a sus derechos.

“El cortometraje dura ocho minutos, pero se basa en una historia real, yo lo viví con mi hijo Ian. Lo estaba llevando a rehabilitación cuando desde un alambrado de un colegio, unos chicos le empezaron a gritar cosas y a reírse de él”, describió Sheila Graschinsky a Infobae.

Sin embargo, dejó de lado el odio y la impotencia para focalizarse en un proyecto. Fue así que logró contactar a Campanella. “Me abrió las puertas de su casa, me escuchó atentamente y se comprometió con la causa al instante”, afirmó Graschinsky.

Y es que el director de cine sabe lo que es el bullying, según afirmó durante la premiere del corto: “Yo lo viví en el secundario, pero esto se multiplica cuando la persona es indefensa, cuando tiene algún tipo de discapacidad física. Por este medio también llegamos a los chicos, que a veces también son los victimarios, no solamente son las víctimas”. Y agregó que “en los 70 se decía ‘me tomaron de punto’, donde sos el foco de las bromas pesadas; no había consciencia del daño ni de lo que pasaba en clase. Por suerte hoy se habla de esto”.

El propósito del cortometraje

La propuesta estética es una combinación de animación 3D y Stop Motion con el objetivo de lograr una integración de ambos universos. Maquetas reales y tecnología digital de última generación. Además, la maqueta tiene la particularidad de estar constituida por materiales de descarte. “Esto no es casual, buscamos la dualidad de mostrar la doble interpretación de un objeto que a la distancia se lee de una forma pero que al acercarnos vemos que está conformado de otro modo”, comentó Granschinsky.

El corto busca acercar la realidad de la discapacidad a todos los niños, guiarlos para que adquieran herramientas concretas y puedan ser personas solidarias, libres de prejuicios y futuros adultos preparados para dar lugar a una nueva cultura en la cual la inclusión sea protagonista.

“Necesitamos entendernos desde el amor. Cuando uno está dispuesto a escuchar al otro, a mirar al otro tal cual es, lo puede integrar, ahí es cuando todos ganamos y todos crecemos”, contó la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley durante la premiere. Ella también respondió al llamado de la mamá de Ian para invitarla a ser parte del proyecto que busca visibilizar y ayudar a derribar las barreras mentales que siguen estando presentes en la sociedad.

“Hay que entender la diferencia para construir una sociedad más inclusiva y menos violenta. Tenemos que tener respeto por la diversidad y entender que el otro es importante y que todos tenemos derechos”, contó Claudio Presman, titular del INADI.

“Es mi mayor deseo que quienes vean el corto puedan llevarlo a cada uno de los ámbitos en los cuales se mueven: empresas, colegios o clubes. Que sea un disparador para hacer y generar más espacios y políticas de inclusión”, enfatizó la mamá de Ian.

Fuente: Infobae