Gana 58 millones de euros en la lotería para “una interminable pausa para almorzar”

Gana 58 millones de euros en la lotería para “una interminable pausa para almorzar”

Un desconocido (y afortunado) australiano va a disfrutar de su gran sueño: gastar el dinero en viajar por todo el mundo


Redacción Aire Digital

Ganar un premio en la lotería es el sueño que todos tenemos. Hacemos cálculos de cómo nos resolvería la vida que nos tocaran dos o tres millones de euros, qué tipo de casa nos compraríamos, cuál sería nuestro próximo coche y a qué paradisíaco lugar viajaríamos tras ganar el premio.

Sueños de pobre para gente como el protagonista de nuestra historia de hoy. Se trata de un australiano de Sydney que acaba de ganar la friolera de 96 millones de dólares australianos (más de 58 millones de nuestros euros) en la lotería local. Él ahora estará pensando a lo grande, eso seguro.

Se trata del segundo premio más alto de la historia de la lotería australiana, tras el entregado el pasado mes de enero. En esa ocasión, un afortunado jugador se embolsó la nada despreciable cantidad de 107,5 millones de dólares (algo más de 65 millones de euros).

Una broma

Volviendo al ganador de los 96 millones de dólares australianos, no se conoce su identidad, aunque sí que ha contado su historia a la versión australiana de News.com. Se trata de un jugador habitual, que suele hacer sus apuestas a través de la página web de la lotería local, thelott.com.

“Voy a buscar las vacaciones más escandalosas que se me ocurran y disfrutarlas”

Según informa elcomercional este vecino de Chatswood, un barrio de Sydney, recibió la noticia en el trabajo y todavía no parece terminar de creérselo: “Estoy temblando. Estoy esperando que alguien me diga que todo es una broma”, señala.

“Aturdido, esa es la única palabra que se me ocurre para describir cómo me siento en este momento”, indicaba en un comunicado. “Realmente no sé qué decir. Conozco a varias personas que van a ser muy felices cuando les diga que he ganado”, ha añadido.

 

Este australiano, al parecer, realizó estas declaraciones cuando todavía nadie sabía de su buena suerte. “No puedo esperar para llamar a mi esposa y decirle que he ganado. No creo que me crea. Soy un poco bromista, así que probablemente pensará que estoy burlándome de ella”.

Adiós al trabajo

Lo que tiene claro es que no va a tardar en empezar a disfrutar de su premio. Viajar es una de sus grandes motivaciones. “Voy a buscar las vacaciones más escandalosas que se me ocurran y disfrutarlas. Siempre he querido viajar, así que lo voy a hacer alrededor del mundo”.

También ha pensado en su familia. “Esto va a cambiar mi vida inconmensurablemente”, declaró. “Voy a cuidar de mis hijos y asegurarme de que estén preparados para el futuro”.

En cuanto a su trabajo de nueve a cinco en la oficina, nuestro afortunado premiado está seguro de que lo abandonará. “Mi interminable pausa para almorzar comienza ahora”, ha indicado. 96 millones de dólares australianos parecen una buena excusa para renunciar.

NOTICIAS DESTACADAS