jueves 10 de junio de 2021
Sociedad | Amazonas | Brasil | bolsonaro

Escudado tras la pandemia, Bolsonaro acelera la destrucción del Amazonas en Brasil

Quemas y desmonte afectan el ciclo de lluvias de toda la región e inciden en la bajante del Paraná. Fuertes críticas por la falta de políticas para preservar la reserva de biodiversidad más grande del planeta.

El desmonte del Amazonas, la destrucción del armazón institucional de protección del ambiente y la presión sobre las áreas protegidas indígenas no cesaron de crecer en los últimos meses en Brasil, un país sacudido por la pandemia de coronavirus pero más todavía por el gobierno de Jair Bolsonaro.

Leer más ► Coronavirus: "No hago milagros", la frase con la que Bolsonaro respondió a la cifra de muertos en Brasil

Durante el mes de marzo, con buena parte de la Humanidad encerrada, la deforestación en la selva más grande e importante del planeta creció un 30% en comparación al mismo mes de 2019, según datos relevados por la agencia espacial brasileña (Inpe).

Según las imágenes satelitales, si se toma el primer trimestre de 2020 en comparación con ese período de un año atrás la destrucción de la naturaleza creció un 51%, con un aceleramiento de la tendencia que preocupa y asusta por partes iguales.

bolsonaro01.jpg
En línea con el discurso de Donald Trump, Bolsonaro se presenta como un negacionista del cambio climático.

En línea con el discurso de Donald Trump, Bolsonaro se presenta como un negacionista del cambio climático.

Una fábrica de oxígeno

El Amazonas es la reserva de biodiversidad más grande del planeta, es decir uno de los lugares que concentra mayor cantidad de especies de flora y fauna. Con 7 millones de kilómetros cuadrados, cumple un papel clave para equilibrar los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.

Leer más ► Indígenas culpan a Bolsonaro por la deforestación y las muertes en la Amazonía

Por este motivo desempeña un papel clave en la regulación del clima mundial, en la producción de agua dulce y en la conservación de especies vegetales y animales. Su destrucción amenaza a miles de especies, así como a cientos de comunidades indígenas que habitan en la zona.

Desde el programa de Naciones Unidas para el medioambiente informaron que en la Amazonia se encuentra aproximadamente el 10% de las especies de mamíferos, el 15% de las de aves y el 30% de los peces de agua dulce del planeta.

Menos lluvia y bajante histórica

¿Existe una relación entre la destrucción del Amazonas y la bajante histórica del río Paraná? Científicos que estudian la atmósfera dicen que la respuesta a esta pregunta es positiva. Los incendios del año pasado contribuyeron a la liberación de dióxido de carbono, el gas que más contribuye al calentamiento global. Además, modificaron el transporte de humedad que contribuye a formar la lluvia en toda la cuenca del Plata.

Leer más ► Bajante del río: el gobierno provincial se niega a decretar la veda a la pesca y crece la polémica

“Los incendios de bosques y bosques tropicales como el Amazonas se generan en forma intencional como mecanismos rápidos y baratos para modificar el uso del suelo y destinarlo a actividades agrícolas”, explicó en esa ocasión la científica de la UBA Inés Camilloni, quien agregó que “las políticas del presidente de Brasil de desconocer los impactos climáticos y ambientales de estas acciones a partir de negar que el hombre es capaz de modificar el clima, parecen haber dado vía libre a las prácticas de quema para deforestar y destinar el suelo a agricultura”.

incendio amazonas.jpg
Los científicos sostienen que hay una relación bastante estrecha entre los incendios y la destrucción del Amazonas en Brasil y la bajante histórica del río Paraná.

Los científicos sostienen que hay una relación bastante estrecha entre los incendios y la destrucción del Amazonas en Brasil y la bajante histórica del río Paraná.

Ya hace casi un año, la experta advertía que las quemas sin control podían producir alteraciones en el clima regional “ya que la pérdida del bosque tropical modifica el transporte de humedad a toda la zona”. Humedad que contribuye, finalmente, a formar la lluvia en toda la cuenca del Plata, dijo la investigadora del Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera.

Esta semana Gustavo Villa Uría, subsecretario de obras hidráulicas de la Nación, quien señaló que “la temporada de lluvias está terminando en Brasil y casi no llovió” y que el cambio climático “está cumpliendo un papel dentro de eso”. “La deforestación en Brasil tiene un efecto innegable”, explicó el funcionario.

Las selvas como el Amazonas “sueltan” vapor de agua que, luego, se transforma en lluvia. Un ciclo afectado por la deforestación, que de la mano del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aumentó de forma drástica en los últimos meses.

Dejá tu comentario