El insólito derrotero de los cuerpos de quienes mueren en la vía pública: seis historias dramáticas

cuerpos

La familia de Juan Ignacio Cozzi, que murió en un accidente de moto, encontró su cuerpo tirado en el baño de una comisaría el viernes. El caso puso en foco una metodología policial y judicial que indigna a los familiares de las víctimas. Seis historias más que demuestran que no fue una excepción.


Redacción Aire Digital

Juan Ignacio Cozzi falleció en la madrugada de este viernes por un motoderrape en Gorostiaga y Blas Parera. Su cuerpo permaneció casi diez horas en el baño de la comisaría décima mientras su familia hacían los trámites en distintas entidades de la ciudad.

El hecho despertó una cataratas de historias que develan la falta de empatía en la regulación de lo que pasa con los cuerpos de las personas que mueren en la vía pública. Pero el dato más curioso es que no se trata de una problemática actual o de los últimos años, sino que es un descuido que vienen padeciendo familiares de víctimas desde hace mucho, pero mucho, tiempo.

Una historia de la Santa Fe real: ¿Por qué el cuerpo de mi hijo está tirado en el baño de una comisaría?

La madre de Juan Ignacio Cozzi, que murió a la madrugada en un accidente de moto, denunció que el cadáver de su hijo estuvo tirado durante horas en el baño de la comisaría décima.

El viernes, mientras se realizaba la cobertura del caso de Juan Ignacio Cozzi, al whatsapp de Aire de Santa Fe llegaron seis historias que reflejan que lo que pasó no fue una excepción:

1-“El cuerpo de mi hijo estaba tirado entre moscas”

Miguel Ángel Duro murió el 15 de diciembre de 1994 cuando tenía 26 años. Él estaba en una playa de Rincón, sobre el río Ubajay, y se cayó a un pozo mal señalizado. “Cuando nos avisaron lo tenían en el patio de una comisaría arriba de la tierra, lleno de moscas. Eso uno nunca se lo olvida. No se puede olvidar la muerte de un hijo, menos en una situación así”. 

2-“El cuerpo de un amigo mío estuvo 12 horas tirado sobre una chapa”

En 1999 la historia de Miguel Ángel se repitió. José Kartun fue atropellado por un colectivo de lo que era la línea L Bis sobre la ruta nacional 11, cerca de Sauce Viejo, frente al Complejo de Fiat. Su cuerpo estuvo tirado sobre una chapa en la comisaría desde las desde 13.30 del sábado hasta la madrugada del domingo

3-“El cuerpo de mi hermano estuvo ocho horas tirado en un patio”

Carlos Sánchez tenía 32 años cuando falleció luego de un accidente de tránsito en Avenida Freyre y Obispo Gelabert, el 25 de septiembre de 2011. “El cuerpo de mi hermano estuvo dentro de una bolsa negra en un patio hasta que nosotros llegamos. No había una camilla ni una habitación, sólo su cuerpo tirado sobre la galería del patio de la comisaría”.

4-“Tuvo un infarto en la calle y lo enterraron como NN”

Julio Mercado murió el 14 de julio de 2014, el mismo domingo que la Selección Argentina de fútbol salió subcampeón del mundial que se jugó en Brasil. Él estaba cruzando la calle cuando, según le informaron después a sus familiares, tuvo un infarto y murió. Fue asistido por los playeros que estaban en Ferré y Facundo Zuviría.

Los allegados de Julio intentaban denunciar su desaparición pero los obligaron a esperar 24 horas. Por otro lado, como nadie reclamaba el cuerpo de Julio, procedieron a enterrarlo como NN. Gracias a la gestión de otra comisaría se lo encontró y se dio una sepultura como corresponde.

5-“El cuerpo de Ariel también estuvo en el baño de la comisaría”

Ariel Rivero perdió su vida el 20 de mayo en un motoderrape cerca del Puente Negro. A él también lo tuvieron en una comisaría hasta que aparecieron los de la cochería. Su hermano hizo todo los papeles mientras su cuerpo estaba en el baño de la comisaría.

6-“Tuvimos que velar a mi hermano a cajón cerrado porque estuvo casi diez horas tirado”

Cristian Molina murió el 22 de junio de este año. Su deceso fue a las seis de la mañana y estuvo hasta las tres de la tarde en el patio de otra comisaría. “No me dejaban verlo. Fue muy doloroso. Yo abrí la bolsa en la que estaba tirado mi hermano. Junto con mi otro hermano y mi papá vimos esa situación y no la olvidamos más. Lo tuvimos que velar a cajón cerrado”, contó el familiar que se comunicó con Aire de Santa Fe

¿Por qué los cuerpos no se llevan a la morgue?

Seis historias, seis nombres y seis familias víctimas de un sistema que no entiende de sensibilidades. ¿Qué tiene que hacer el Estado cuando una persona muere en un accidente o en la vía pública? ¿Qué dispone la ley sobre los cuerpos? ¿Qué pasa si la familia demora en llegar? ¿Quién responde por este tipo casos? Otra vez: ¿Quién responde? 

Fuentes oficiales consultadas por Aire de Santa Fe manifestaron que en primera instancia no se suele enviar a la morgue judicial un cuerpo si no hay un pedido de autopsia.

En los hospitales reciben a pacientes que están en estado crítico pero no necesariamente los cuerpos de las personas que ya fallecieron. En parte por un tema de espacio, porque en el caso de la morgue del Cullen, por ejemplo, hay capacidad para once cuerpos y suelen estar ocupados en su totalidad.

Por eso, el cuerpo de una víctima fatal en un accidente suele ser llevado a la comisaría hasta que se hace cargo el servicio fúnebre, pero la realidad es que las dependencias policiales no tienen un espacio previsto para recibir los cuerpos y los terminan “guardando” en baños y galerías.

El problema es que no se trata el cuerpo de una persona con respeto. Los familiares, en un momento de enorme angustia y dolor, se ven todavía más traumatizados al encontrarlos “tirados” en baños y patios.

NOTICIAS DESTACADAS