Manifestantes tomaron el aeropuerto internacional de Hong Kong y se cancelaron todos los vuelos

Este lunes alrededor de 5.000 personas bloquearon más de 300 vuelos en el aeropuerto en busca de la renuncia del gobierno actual y la autonomía frente a Beijing. Los vuelos se reanudaron este martes a la mañana.


Redacción Aire Digital 

Cerca de 5.000 manifestantes realizaron una sentada pacífica en el aeropuerto internacional de Hong Kong este lunes a la tarde para expresarse una vez más a favor de la democracia y en contra del proyecto de ley de extradición a China. Fue la cuarta jornada de reclamo en la terminal que se intensificó y algunos pasaron la noche en el establecimiento. Finalmente este martes al amanecer se retiraron.

Los reclamos fueron también contra las violentas represiones que los manifestantes sufren cada vez que salen a las calles. En la última, realizada el domingo, hubo 45 heridos entre los cuales una mujer perdió la vista de un ojo debido a un golpe. Es por esto que varios carteles decía “ojo por ojo”.

Hong Kong

 

La importancia del aeropuerto

El aeropuerto de Hong Kong es uno de los más concurridos del mundo y los vuelos se cancelaron a partir de las 16. Las fuerzas policiales no actuaron dentro de la terminal porque la multitud se comenzó a retirar de forma voluntaria.

La terminal internacional es la octava más transitada del mundo (en 2017 transportó a casi 73 millones de personas). Además, ocupa el tercer lugar en Asia. Tiene un rol muy importante en flujo de mercancías ya que desde 2010 ocupa el primer lugar en la carga.

Hong Kong Airlines tiene su sede en el lugar y pertenece al grupo chino HNA. Compró varios espacios en diarios locales para expresarse contra la “violencia” de los manifestantes quienes, según la aerolínea, desafiaron los principios de Un país dos sistemas que garantiza las libertades civiles de la excolonia pese a pertenecer a un estado totalitario y apoyaron al ejecutivo y a la policía de la ciudad.

Hong Kong

 

Crisis en Hong Kong

Los conflictos comenzaron cuando el gobierno local intentó debatir una ley de extradición que debido a los reclamos se canceló. A pesar de su fin, las protestas continuaron en busca de la renuncia del gobierno local y la autonomía frente a Beijing.

En ese contexto, se vienen dando en la ciudad una seguidilla de masivas marchas que terminan casi siempre con la represión policial, muchas veces con gases lacrimógenos, heridos y detenidos de por medio. Ya se realizaron huelgas generales en las que pararon los trabajadores de las líneas de subte de los aeropuertos, sectores financieros y medios de comunicación.

El gobierno chino calificó las actuaciones de los manifestantes como terrorismo. La jefa de gobierno, Carrie Lam, dijo que “la violencia, ya sea su uso o su justificación, llevará a Hong Kong por un camino sin retorno y hundirá a la sociedad de Hong Kong en una situación muy preocupante y peligrosa”.

Hong Kong

NOTICIAS DESTACADAS