La Provincia aplicó ya más de 70 mil dosis de la vacuna antigripal 2019

vacunación antigripal

Las vacunas están disponibles en todos los centros de salud y la inmunización es gratuita para los grupos de riesgo.


El Ministerio de Salud de la provincia, a través de la dirección de Prevención y Promoción de la Salud, comenzó con la vacunación antigripal y, en menos de 10 días, aplicó más de 70.600 dosis en todo el territorio santafesino. Las vacunas están disponibles en todos los centros de salud y la inmunización es gratuita para los grupos de riesgo.

Desde la cartera sanitaria provincial destacaron que “pese al descenso de temperatura, lo cual provoca la presencia de cuadros de infecciones respiratorias, a la fecha no se han detectado casos de gripe, a través de la vigilancia de laboratorio”.

Vacunación antigripal

La vacuna contra la gripe protege de tres virus de influenza: el H1N1, H3N2 y de influenza B. Dicha protección se obtiene generalmente, entre las dos y tres semanas posteriores a la aplicación y las defensas duran entre seis y 12 meses. Por ello es necesario vacunarse anualmente.

La provincia de Santa Fe cuenta con un registro nominalizado que permite asentar el historial de vacunas que recibe cada paciente.

La gripe y los síntomas que provoca

En personas sanas produce cuadros que pueden ser leves o moderados y, en general, se resuelven en una semana. Frente a la sospecha por los síntomas el médico indicara el tratamiento más adecuado. En algunos casos puede complicarse, siendo la neumonía el cuadro más frecuente.

Los síntomas de todas las gripes son similares: fiebre o estado afiebrado con escalofríos, tos y/o dolor de garganta, dolores de cabeza y/o de cuerpo, y cansancio. Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

Los grupos de riesgos que deben vacunarse contra la gripe

– Embarazadas

– Puérperas que no hubieran recibido la vacuna durante el embarazo

– Niños de 6 a 24 meses de edad

– Personal del sistema de salud

– Adultos mayores de 65 años

Personas entre los 2 y 64 años con alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Enfermedades respiratorias crónicas: hernia diafragmática, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema congénito, displasia broncopulmonar, traqueostomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística, etc.; o asma moderada y grave.
  • Enfermedades cardíacas: insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular, valvulopatía; o cardiopatías congénitas.
  • Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica): infección por VIH; utilización de medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis; inmunodeficiencia congénita; asplenia funcional o anatómica (incluida anemia drepanocítica); desnutrición grave.
  • Pacientes oncohematológicos y trasplantados: tumor de órgano sólido en tratamiento; enfermedad oncohematológica, hasta seis meses posteriores a la remisión completa; trasplantados de órganos sólidos o precursores hematopoyéticos.
  • Obesos con índice de masa corporal (IMC) mayor a 40.
  • Diabéticos.
  • Pacientes con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses.
  • Pacientes menores de 18 años con retraso madurativo grave.
  • Pacientes con síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves.
  • Tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años.
  • Personas convivientes con enfermos oncohematológicos.
  • Personas convivientes con bebés prematuros.

NOTICIAS DESTACADAS