Jefe policial imputado y con prisión preventiva por un homicidio en un operativo

El jefe de la Agrupación Cuerpos de la Unidad Regional XVII con asiento en San Lorenzo quedó imputado del delito de homicidio agravado y en prisión preventiva por 60 días por la muerte de Juan Cruz Vitale, un joven de 23 que recibió un disparo de arma de fuego en la nuca dentro de su casa tras evadir un control vehícular. Su familia denunció un flagrante caso de “gatillo fácil”. Indignado, un tío de la víctima calificó a los uniformados que realizaron el procedimiento como “chacales”.

Por Claudio González


Según el parte oficial Vitale había eludido un control policial y los efectivos lo persiguieron a lo largo de 25 cuadras porque no acató la voz de alto. La víctima circulaba en un auto con su novia Lucía, de 21 años.

En el barrio contaron que “Juanchi” trabajaba en montaje industrial, era padre de dos hijos pequeños y no tenía antecedentes de ningún tipo.

Vitale y su pareja habían ido al boliche bailable Fulana, en la zona de Villa Cassini. Circulaban a bordo de un auto que el era del hermano de Juan Cruz, que se lo había prestado para salir con su la novia.

Leer más ►Taxista baleado sin mediar palabras en zona sur de Rosario

Según los testimonios, cerca de las cuatro de la mañana la pareja decidió irse del boliche. Cuando pasaron por avenida San Martín (como se denomina a la ruta  11 en esa zona urbana) y Chacabuco se encontraron con un retén y control vehicular de policías de la Agrupación Cuerpos.

Pero Vitale no se detuvo, decidió acelerar y eludir el control. “Para mí que se asustó, porque el auto era del hermano y ellos habían tomado”, sostuvo luego Marcelo, un tío del joven asesinado.

A partir de ese momento al menos tres móviles de la Unidad Regional XVII comenzaron una persecución por la avenida hacia el sur que continuó por calles internas de la zona este bermudense.

Cuatro disparos

Aparentemente el Volkswagen Fox habría sido chocado por un móvil policial. Durante la persecución desde una chata de la policía dispararon al menos cuatro veces contra el auto.

“Vimos que Juan llegaba a la casa de su tía. Venía con una chica con la que salía. Estacionó y bajó solo, la piba se quedó en el auto. Cinco segundos después bajaron tres policías de una chata. Pero no hubo pelea ni nada. Uno tenía el arma en la mano y después escuchamos los dos tiros”, contó un vecino.

La versión oficial indica que ya en el patio interior de la casa, Vitale habría mantenido un forcejeo con los policías y en esas circunstancias se habría escapado un tiro que le dio en la nuca.

Juan Cruz Vitale. Fuente: Facebook.

Pero el tío de Vitale rechazó rotundamente esa versión. “Eran cerca de las 5, estaba durmiendo y de pronto escuché dos tiros. Cuando me asomé vi que adentro de la casa, en la zona del jardín, había tres policías. Les pregunté qué hacían adentro y uno contestó que estaban persiguiendo a un muchacho que se había fugado y que quería entrar a la casa. Miré hacia una de las puertas de ingreso y vi un cuerpo al que le salía mucha sangre de los oídos y de la cabeza”.

Un segundo después Marcelo fue hacia la puerta, vio el auto y escuchó los gritos desesperados de Lucía. “Me di cuenta, volví a la puerta y lo reconocí: era Juanchi, mi sobrino. Les grité de todo a los policías y no me decían nada. Uno de los tiros que dispararon entró por una ventana y perforó la heladera de la casa de la tía de Juanchi. Nunca se pudieron haber escapado tres tiros, porque el otro rozó el toldo, fueron tres”.

Leer más ►Tras el escándalo narco, apartaron al jefe de la Policía Federal en Rosario

“Vi que Juanchi resopló dos veces, movió la cabeza y no se movió mas. Lo agarraron entre dos policías, uno lo cargó al hombro y lo tiraron en la chata como a un perro y lo llevaron al Hospital Eva Perón. Pero ya estaba muerto“, aseguró Marcelo.

La investigación recayó en la fiscal de San Lorenzo en turno, Melisa Serena. Un primer parte policial relataba “un enfrentamiento a golpes en el que se disparó accidentalmente el arma reglamentaria”.

La fiscal convocó al gabinete criminalístico de la PDI de Rosario para levantar rastros y tomar testimonios. En tanto, el policía Sergio D.F. quedó detenido y a la espera de la audiencia imputativa que se terminó este martes en los Tribunales de San Lorenzo.

Para él se ordenaron pericias médicas, un dermotest y además se secuestraron las armas reglamentaria de todos los policías que participaron del procedimiento.

En una audiencia celebrada al mediodía la fiscal Serena acompañada de su colega Miguel Moreno, le adjudicó al policía Sergio D.F. el delito de homicidio agravado por abuso de autoridad y uso de arma de fuego, calificado por su condición de funcionario público.

En tanto el imputado, argumentó que el disparo se efectuó en un acto accidental. El juez Juan Carlos Tutsi refirió que la víctima tuvo una conducta imprudente al escalar del control, pero acogió la hipótesis fiscal y dictó la prisión preventiva del policía por 60 días.

Según la fiscal, todavía queda por realizar pericias sobre celulares y handys oficiales, autopsia, test toxicológico y alcoholemia a los policías involucrados.

NOTICIAS DESTACADAS