lunes 27 de enero de 2020
Policiales | Rosario |

Confirmaron el procesamiento de 19 policías por la desaparición y muerte de Franco Casco

Se trata de agentes que se desempeñaban en la Comisaría 7ma. y en Asuntos Internos en 2014. Franco Casco fue detenido y luego hallado muerto en el río Paraná.

El juez Carlos Barros confirmó el procesamiento de los 19 policías acusados por la desaparición y muerte de Franco Casco en 2014. Los ex agentes juzgados prestaban servicio en la Comisaría 7ma., donde estuvo detenido el joven de 20 años, y también funcionarios de Asuntos Internos.

Se trata del ex jefe de la seccional, Diego Álvarez, y los efectivos Cecilia Ruth, Elisabet Contino, Walter Eduardo Benítez y Fernando Sebastián Blanco, a quienes se acusa de "coautores de los delitos de desaparición forzada de personas agravado por la muerte de la víctima, e imposición a personas, legítima o ilegítimamente privadas de su libertad, de cualquier clase de tortura, seguida de la muerte de la víctima".

Leer más ► Gatillo Fácil: con dos videos se reveló cómo fue el homicidio de Lautaro Saucedo en barrio Guadalupe

También, a los agentes César Daniel Acosta, Guillermo Hernán Gysel, Cintia Débora Greiner, Rocío Guadalupe Hernández, Marcelo Alberto Guerrero, Enrique Nicolás Gianola Rocha se los acusa de ser coautores del delito de "desaparición forzada de personas agravado por la muerte de la víctima".

Franco Luciano Zorzoli, Rodolfo Jesús Murúa, Romina Anahí Díaz, Elisabeth González Belkis, Walter Daniel Ortiz y Ramón José Juárez, irán a juicio como "partícipes secundarios". Además, los efectivos que se desempeñaban en Asuntos Internos, Pablo Andrés Síscaro y Daniel Augusto Escobar, están acusados de "encubrimiento".

Franco Casco movilización.jpg
Familiares y amigos de Franco Casco se movilizaron en numerosas oportunidades denunciando abuso policial.

Familiares y amigos de Franco Casco se movilizaron en numerosas oportunidades denunciando abuso policial.

El 6 de octubre de 2014, Franco Casco se dirigía a la Terminal de Ómnibus de Rosario, desde donde pretendía viajar a Florencio Varela -provincia de Buenos Aires- para visitar familiares. En las inmediaciones, fue detenido en la vía pública y trasladado a la Comisaría 7ma. de la ciudad santafesina, en cercanías de la Terminal de Ómnibus. Una veintena de días más tarde, el cuerpo del chico de 20 años fue encontrado en el río Paraná, la altura del Monumento a la Bandera. Sus familiares denunciaron la desaparición forzada, torturas y homicidio.

Leer más ► Dos homicidios en 48 horas: las víctimas fueron baleadas desde vehículos particulares

Las autopsias y demás pruebas permitieron establecer que murió antes de ser arrojado al río, con un tiempo de inmersión compatible con la fecha de su desaparición. Según consta en la causa, de acuerdo a varios y coincidentes testimonios de presos alojados en esa dependencia -algunos de ellos dando cuenta de que pudieron hablar con Casco-, se escucharon golpes y fuertes gritos de auxilio, "tras lo cual se hizo silencio absoluto y no volvieron a escuchar a la víctima, ni la vieron al día siguiente cuando recibieron visitas, lo que les llamó particularmente la atención".

El año pasado el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) había detectado "disidencias incomprensibles" entre la segunda y tercera autopsia realizada al cadáver de Casco por lo que tras exhumar el cuerpo realizaron, este año, una nueva autopsia, que pudo confirmar la identidad del cuerpo hallado en el río Paraná el 30 de octubre.

El informe de Claudio González, corresponsal de Aire de Santa Fe en Rosario

Embed

Temas

Dejá tu comentario