jueves 14 de noviembre de 2019

Revista TODA | Revista TODA

Marionetas Orsini y el vuelo de la introspección

Cuando las luces del municipal se hacen tenues y por último dejan lugar a las sombras, el escenario cobra vida con marionetas y objetos que proponen un periplo hacia el centro de la mismidad del espectador. Ese viaje es construido por una sucesión de narrativas audiovisuales que comprometen los sentidos, involucran los sentimientos y crean una complicidad profunda con el hecho artístico. Marionetas Orsini, a modo de cajas chinas que se despliegan, cautiva la esencia de lo real y la entrega a modo de ofrenda para la imaginación,  el disfrute y la reflexión en un vuelo colmado de metáforas que gritan una y otra vez.

Al final del show el artista sostuvo: “Me sentí cómodo y sentí que el público estaba ahí. Se apagaron todas las luces, pero percibí todo lo que pasaba ahí y sentí que acompañaban y seguían”. Este espectáculo se sustenta en un mundo de objetos, creados con residuos de la calle e hilachas de un pasado.

Con respecto al hilo conductor de todas las historias que contó a través de sus marionetas, Orsini indicó: “El hilo conductor del espectáculo son las sensaciones para que el final haya una sensación común. Lo que trato es que una vaya apoyándose sobre la otra, para que la gente vaya pudiendo tener una sensación al final como de vuelo. El espectáculo lo que tiene es que se va metiendo dentro de uno, va siendo introspectivo, más allá de cada una de las historias. Creo que esa es la función que cumple cada una de las historias”.

Orsini afirmó que armar el espectáculo le llevó mucho tiempo porque no se trata solo de encontrar el objeto para armar la marioneta. “No es solamente encontrar el objeto y que el objeto sea lo que uno necesita, sino poder llegar a que esta sensación se manifieste. Puedo tener una historia, puedo tener una marioneta pero poder encontrarme con lo que yo realmente quiero hacer me lleva mucho tiempo”, añadió.

 

FOTOS: Estudio Fotográfico Mario Platini

 

Dejá tu comentario