Juan Arancio: Narrador del paisaje humano

Juan Arancio

Juan Arancio, dibujante, pintor, ilustrador, historietista y argumentista, nos recibió en su casa, la de siempre, la de toda la vida. Hoy con paso lento y acompañado de su asistente, llega hasta la mesa del comedor y se dispone su mirada de claros ojos como el agua, tan translúcidos como su personalidad, y a través de ellos nos cuenta su historia de dibujos en la arena, de libros canjeados, de actos patrios, de pescadores y de gauchos, de reconocimientos, de inundaciones, de orillas, de esas orillas que nos sitúan y al mismo tiempo nos delimitan.


Su primera publicación fue en el Diario El Interior en 1950 desde allí, Arancio ha ilustrado para El Litoral, La voz del Interior, Clarín, Oesterheld -autor de “El Eternauta”-, Columba, Anteojito y para distintas agencias del exterior, Inglaterra, Italia y para Disney en Estados Unidos. Hasta 1982, era abril, cuando con el conflicto armado con el Reino Unido de Gran Bretaña tras desembarcar las tropas argentinas en las Islas Malvinas, prescindió sus contratos con editores ingleses y estadounidenses identificándose con la causa y con los jóvenes que daban sus vidas defendiendo la bandera argentina. Mientras muchos intentaban sacar ventaja del contexto histórico; lo que deja a las claras si intachable integridad moral.

 

Arancio fue reconocido como invitado de Honor en el marco del último Salón de Mayo, pero más allá de ello son numerosos los escenarios, bibliotecas, espacios y centros culturales llevan su nombre en distintas provincias de nuestro país.

Gastón Gori sostenía que uno va donde fuere y encuentra una obra de Juan Arancio, sin importar el contexto, desde un profesional a la más modesta casa y ese es su sello distintivo.

 

Lejos está en el tiempo, pero muy cercano en el recuerdo, aquellas épocas en que dibujaba sobre la arena mientras acompañaba a su hermano a pescar, hasta comenzar a bosquejar sus dibujos en el tradicional cuaderno, “Sol de Mayo”, de entonces. Atrás quedó el recuerdo de cuando sus maestras lo convocaban para ilustrar las fechas patrias en la escuela.

Trabajando como vendedor callejero de frutas y verduras, pudo acceder a dos libros usados a modo de canje “Cazadores de ballenas” y el “Martín Fierro”, allí nace su pasión por la historieta, afirma. Seguramente, en aquel entonces, no hubiera pensado que hoy esgrimiría como trofeo de vida, el ejemplar de uno de aquellos libros que ilustró para bicentenario de la nación.

Un gran defensor de lo gauchesco, sostiene que el conocimiento de la propia historia es fundamental y no puede disimular su pasión mientras esgrime su obra de culto, El Martín Fierro completamente ilustrado por su mano.

La exquisita paleta del artista santafesino Juan, ha sabido reflejar en sus dibujos los escenarios de las riberas santafesinas y la lucha de los isleños por salir adelante con la cultura del esfuerzo. Cómo a él le gusta decir: fue el ámbito que más frecuenté en toda mi vida. La isla y el campo y su gente. Estoy lleno de imágenes atesoradas de todo eso y siempre he buscado expresar, de memoria (siempre dibujo y pinto de memoria), yo pinto de memoria. Voy, miro, converso y después vengo y pinto en mi casa. Pinto lo que más me impacta de la isla”. El río trasversaliza su vida, su obra, su mundo, hasta inclusive cuando en el 2003 con la inundación perder gran parte de sus obras.

Su obra engalana espacios como la Honorable Cámara de Diputados, la de Senadores, los hoteles más relevantes de la ciudad y la Municipalidad de Santa Fe.

Por su trayectoria es reconocido como “Ciudadano Ilustre”… Durante la primavera de 2006, invitado por la ASDE (Asociación Santafesina de Escritores), en el “Club del Orden” de la capital santafesina expuso una serie de paisajes con personajes cercanos a lagunas y ríos, con colores y matices característicos de “original su paleta”. A fines de ese año, en la misma ciudad, expuso en la III Muestra de la Sala de Exposiciones, en la sede del 7º Distrito de la Dirección Nacional de Vialidad Nacional.

 

Sutilmente, sin demagogia ni falsa modestia, Juan afirma “Si volviera a nacer haría exactamente de nuevo todo lo que hice” expresando así su agradecimiento permanente con lo que la vida le ha dado.

 

 

Distinciones

1954

Primer Premio de Pintura del Museo Municipal de Artes Visuales

1973

Premio Santa Clara de Asís

Distinción Bienal de Lucca, Italia

Distinción Primer Ferroviario de Bronce, Santa Fe

Premio Mejor tapa Martín Fierro, Filadelfia, Estados Unidos

1986

Premio San Nicolás de Bari

1989

Premio Brigadier López a la excelencia humana

1990

Premio Acrópolis

Premio Jean Cartier

1991

Distinción Carlos Pellegrini

Distinción Dr. Leonis

Distinción Paso del Salado

1993

Nombramiento de Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Santa Fe otorgado por el Consejo Municipal Santafesino

1998

Distinción La tierra y su gente

1999

Distinción Orden del Poncho

2015

Invitado de Honor al Salón de Mayo del Museo Provincial de Bellas Artes.

 

 

 

 

CRÉDITO: Marcelo Jorge

FOTOS: Pablo Aguirre

 

NOTICIAS DESTACADAS