domingo 8 de diciembre de 2019

Revista TODA | Revista TODA |

Jorge Piccini debajo de cielos extraños pero elegidos

“Pero nosotros hemos ido siempre perdiendo nuestras eternidades, dejándolas atrás a lo largo de nuestra vida, siempre con los zapatos puestos para echarnos a andar.” Rafael Alberti

En esta nueva sección que damos apertura queremos compartir y develar las experiencias de coterráneos, personas que en algún momento compartieron territorio santafesino, que hoy se encuentran erradicados en otras latitudes, que viven, trabajan y proyectan su vida sin dejar de recordar y añorar nuestra ciudad.

Jorge Piccini se fue de Santa Fe en el año 2002 a vivir a la ciudad de Bariloche, luego de elegirla en un recorrido mochila al hombro.

Licenciado en Diseño, fotógrafo y docente de la cátedra Computación Gráfica, Diseño web y Morfología II de la carrera de Diseño Gráfico en el Instituto Patagónico de la ciudad de San Carlos de Bariloche. Jorge, además, dirige Bex Magazine, una revista de fotografía y arte de la Patagonia con proyección Latinoamericana y coordina la Feria Fotográfica de Autor, un evento anual vinculado a la fotografía.

Bex –nos cuenta Piccini- es un espacio, íntegramente pensado para la difusión de la fotografía, el arte, la cultura y su historia. Entendiendo que las distintas formas adoptadas por las producciones estéticas son modos originales de atravesar el tiempo y compartir miradas sobre la realidad, este novedoso colectivo se propone simplemente como un rincón dedicado al arte y a la comunicación de sus diferentes expresiones. Fotografía y demás representaciones de la imagen se vuelven protagonistas en un espacio escénico que busca conectar al artista con su público a partir de la obra. Ésa es precisamente la propuesta: propiciar un encuentro genuino entre las diversas manifestaciones del arte y el contacto con la mirada del “otro”.

A sus casi tres años con el correr de los números –dice Jorge- fue creciendo la cantidad de material de artistas que se fueron sumando y desde hace seis números se comenzó a dar lugar a artistas de Latinoamérica. Cada número retrata un país, primero fue Colombia, siguió Ecuador, luego Perú, Bolivia, Venezuela, Chile, Cuba y Uruguay, con el claro objetivo de continuar por los demás países del continente a fin de llegar a la producción en formato libro.

Piccini, extraña a sus amigos y familiares, lo que lo motiva a darse una vuelta por la ciudad dos veces al año y en cada visita despunta el vicio registrando fotográficamente su paso y disfrutando de cada encuentro único con su raíces.

La añoranza y la nostalgia del recuerdo de historias de vidas pasadas no son más que reediciones de la actualidad en la que “el volver a pisar tierra natal” se transforma en un mojón, un descanso obstinado y pretencioso en la ruta de la construcción del camino propio.

Dejá tu comentario