La Ruta 40 y los lagos del sur

Ruta 40

Surgió así, de la nada. La Ruta 40 y los lagos del sur nos esperan desde hace tiempo. Las ganas de conocer esta región tan vasta y tan hermosa que tiene nuestro país. Tanto remar en los ríos y lagunas del litoral… Tal vez en un viaje al norte, o en algún fogón de una travesía. La cosa es que al fin poníamos fecha. Organizamos las vacaciones de verano, cargamos los kayaks, las cámaras de fotos y unos cuantos juguetes más. Incluidos los parapentes, el equipo de escalada deportiva y el básico de buceo… Seguro la montaña nos regalaría alguna sorpresa.


 

La idea era arrancar en San Rafael, Mendoza, para luego ir bajando por la emblemática Ruta 40 y ver hasta donde llegábamos. Hasta que se nos terminara el tiempo, o los recursos… lo que sucediera primero.

Después de viajar unas 12 horas desde Helvecia (a 90km al norte de Santa Fe), llegamos por fin a San Rafael, con varias paradas a buscar agua caliente y acomodar los enormes kayaks sobre el techo de nuestra camioneta. Nos encontramos con una hermosa y muy ordenada ciudad. Mezcla de actividades turísticas con enormes atractivos, y ciudad productiva. Para mi podría ser el centro del deporte aventura del país, por qué no? La oferta de actividades es increíble.

Ruta 40

Luego de pasar por la oficina de turismo y asesorarnos sobre las opciones, elegimos -para el otro día- comenzar conociendo el Dique Los Reyunos. No les puedo describir la emoción al ver el paisaje y tocar el agua por primera vez… Pasamos casi el día entero remando muy tranquilos embelesados por el paisaje. El agua, de un azul turquesa profundo, súper transparente bordeado el dique de rocas de colores y formas increíbles. Perfecto para un primer día de remo!

Al segundo día visitamos, un poco más alejado, Aguas del Toro. Otro dique un poco más pequeño pero igualmente hermoso.

lagos del sur

Para el tercer día buscaríamos algo más de adrenalina! Salimos para valle grande a ver si el tiempo acompañaba y podíamos hacer parapente. No se dio. Estaba el viento un poco fuerte, pero sí pudimos probar el rafting ya que estábamos sobre el río Atuel, que en esta época presenta dificultades bajas para navegantes como nosotros de aguas mansas.

 

Recomendados: además de remar, visitar las termas y laguna en el Sosneado y el cañón del Atuel.

lagos del sur imagenes

Recorrimos otros lugares de interés y nos preparamos para seguir nuestro itinerario. Próximo destino: Villa Pehuenia, a 850km y el Lago Alumine.

De nuevo a la ruta buscando nuevos lugares y disfrutando cada kilometro. Próximo destino: San Martín de los Andes, a 190km y el lago Lacar. Inicio del famoso camino de los siete lagos… (creo que son muchos más!). Llegamos a esta hermosa ciudad, y nos encontramos con el imponente Lacar al final de la calle céntrica. Ya estábamos dentro. Organizamos una tarde entera para el remo. El hermoso lago nos obsequió miles de rincones y pequeñas playas que invitaban a bajarse. Muchos campings agrestes y los veraneantes en pequeños grupos que le daban mayor colorido. Ya empezábamos a ver coihues y otras especies cada vez más grandes. Y el agua, bendita agua, cada vez más transparente!

kayaks en lagos del sur

Nos dio por quedarnos un día más, sólo que descansando del remo. Encontramos muy buenos lugares de escalada para aprovechar. Así que esa tarde cambiamos el remo por la cuerda y los exprés.

Arrancamos muy temprano sabiendo que haríamos mil paradas. Y así fue. Cada curva del camino nos regalaba un nuevo paisaje, un nuevo lago con otro tono de azul. Y a buscar su nombre en el mapa. Detenerse por una nueva foto y al rato seguir. De todos los vistos tal vez recomendar el Lago Gutiérrez, aunque todos tienen algún encanto.

kayak en el sur

Para llegar al Nahuel Huapi, las opciones eran parar en la Villa La Angostura o hacer un trayecto más y quedarnos en Bariloche. Decidimos por la última. Vaya a saber por qué, en el entusiasmo de la ruta sólo seguimos. De la ciudad de Bariloche solo decir que existe otra que no vemos en los viajes de estudio. Una Bariloche fuera de los circuitos comerciales que se disfruta desde kayak o la bici de montaña. Caminando o escalando donde realmente -alejado un poco del gentío- entendemos por qué los primeros colonos la eligieron.

escalada ruta 40

El lago es gigantesco… Y cuando sopla un poco de viento no es muy placentero navegar. Así es que hicimos alguna incursión en Bahía López, que está protegida detrás de un bosque de arrayanes y coihues y tiene un acceso rápido para bajar las embarcaciones. Muy bonito, pero ya estábamos buscando otra cosa e iríamos directo a Equel. Al Parque Nacional Los Alerces.

Antes de salir aprovechamos otro día para escalar ya que en Bariloche y alrededores hay excelentes lugares y recorrer un poco otros sitos de interés.

 

Recomendable: Visitar Colonia Suiza a probar su gastronomía y hacer el circuito chico en mountain-bike… Aguantársela!

 

Ya camino hacia el sur, pensábamos en pasar por Lago Puelo pero nos encontramos con un gran sector afectado por los incendios forestales… así es que lo dejamos para otra ocasión.

270km más adelante, llegábamos a Esquél. Puerta de ingreso al Parque Nacional en el extremo de la provincia de Chubut. Ciudad tranquila y muy ordenada. Su comunidad se encuentra muy unida hace algunos años en una lucha contra la instalación de una mina. Nos recibieron muy bien y enseguida conseguimos toda la información que necesitábamos.

caballo sur argentino

Nos tomaríamos 2 días para adentrarnos en el parque. El primero para hacer una excursión mitad caminata y mitad en catamarán (en principio queríamos hacerla a remo pero no conseguimos autorización), para conocer el Alerce milenario. Un Lahuan (en idioma nativo) de más de 2.600 años… Excursión que resultó para mí en una experiencia única. Encontrar un ser vivo de tantos años no es algo muy frecuente y nos pone las cosas desde otra perspectiva.

Después de semejante contacto, ya estábamos ansiosos por volver al agua. Así es que al día siguiente organizamos nuestra mejor jornada de remo de toda la travesía. A medida que pasábamos por los distintos escenarios, notábamos que cada vez era mejor y nos gustaba más. El Lago Futaleufquen fue la frutilla del postre. Nos colmó de paisajes y se convirtió en lo mejor que habíamos vivido a bordo del kayak. Era una suma de emociones. La pureza del entorno, la transparencia del agua, la vegetación exuberante de la selva, la montaña y el glaciar de fondo. Qué más se puede pedir?

Ya estábamos listos para volver a casa.

Aun así, nos hicimos un día para llegar hasta Piedra Parada y La Buitrera, a 120km (la mayoría de ripio), 2 sitios emblemáticos de la escalada deportiva en el corazón de la provincia, y sobre el valle del río Chubut. Un lugar increíble que parece salido de alguna película. Colmado de extranjeros que disfrutan de esta actividad y pasan semanas enteras en este yermo alejado.

panoramica sur argentino

Después de un día de escalada y caminatas, acomodamos bien el cargamento y nos dispusimos a regresar… Al final estábamos a 2.700km de nuestro pueblo. Serían 2 largos días el regreso.

En todas las ciudades y pueblos que pasamos, encontramos muchísimas ofertas de atractivos turísticos y cosas por visitar, y nos parece bárbaro pero quedaran para otro tipo de viajes. Hace tiempo que decidimos hacer turismo no convencional. Esta es nuestra forma de conocer y la recomendamos.

Con todo, nos queda muy claro, después de tanto andar, que nuestro país tiene una variedad de paisajes y lugares increíbles. Y que gracias a estas actividades de aventura podemos descubrir sin causar ningún impacto en el ambiente siendo conscientes y respetuosos de y con la naturaleza.

lago del sur

Quedan seguramente cientos de lugares por visitar y explorar en estas comarcas andinas. Infinidad de lagos que esperan ser remados y senderos por caminar. Ahí está el encanto de esto. Pensar que cada rincón puede ser único y salir a su encuentro creyendo que podemos ser los primeros en contemplar tanta maravilla.

Ya habían pasado como relámpago 15 inolvidables días. Preparamos el mate por última vez con una sonrisa interior sabiendo que volveríamos. Pero ahora nos esperaban en casa familiares y amigos que no pudieron venir.

Hasta la próxima aventura!

 

 

Revista El Pato

 

NOTICIAS DESTACADAS