miércoles 13 de noviembre de 2019

Ciencia |

Revelan cómo fue el último día que vivieron los dinosaurios hasta que un asteroide de 12 kilómetros golpeó la Tierra

Científicos avanzaron con el estudio sobre las últimas 24 horas de los dinosaurios en la Tierra.

Redacción Aire Digital

Hace 66 millones de años, el impacto de un meteorito cambió la historia del planeta Tierra. La roca de 12 kilómetros de ancho, cavó un agujero en la corteza terrestre de 100 kilómetros de ancho y 30 kilómetros de profundidad.

El cráter que dejó fue de 200 kilómetros de ancho y unos pocos kilómetros de profundidad. Hoy, gran parte del agujero se encuentra enterrado en alta mar, debajo de 600 metros de sedimentos. En la superficie de la Tierra, está cubierto de piedra caliza, pero su borde está trazado por un arco de sumideros.

Este cráter es conocido como el cráter de Chicxulub y se encuentra en la Península de Yucatán, en México.

 

Cuando el asteroide se estrelló contra el planeta, el impacto provocó incendios forestales, tsunamis y arrojó tanto azufre a la atmósfera que bloqueó el sol, lo que inició el enfriamiento global que finalmente condenó a los dinosaurios.

Este fue el peor día de la Tierra. La historia cambió por completo.

Los hechos fueron corroborados gracias a un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Texas en Austin que confirmó lo sucedido al encontrar evidencia sólida en una enorme cantidad de rocas que llenaron el cráter dentro de las primeras 24 horas después del impacto.

La evidencia incluye trozos de carbón, mezclas de rocas traídas por el flujo de retorno del tsunami y azufre notablemente ausente.

Paleontólogos recuperando esqueleto de dinosaurio en una excavación. Por paleontologist natural | Shutterstock.com
Paleontólogos recuperando esqueleto de dinosaurio en una excavación. Por paleontologist natural | Shutterstock.com

Según los científicos, lo que probablemente ocurrió es que el impacto del meteorito empujó el agua hacia afuera, pero cuando esta volvió y entró en contacto con la roca ardiente, provocó reacciones violentas. Es un proceso similar al que ocurre en los volcanes cuando el magma interactúa con el agua de mar.

Esto sucedió durante la primera hora del impacto, pero luego el agua siguió llegando y llenando el cráter.

Los científicos dicen que el impacto habría generado un pulso de onda gigante que se habría estrellado en las costas, a cientos de kilómetros del cráter. Pero la onda también habría tenido un pulso de retorno y son los escombros transportados en un tsunami que se originó los que cubren la parte superior de la roca que investigaron recientemente.

 

Lo que el equipo de investigadores ingleses no vio en ninguna parte de la roca fue la presencia de azufre. Eso es sorprendente ya que el asteroide habría golpeado un fondo marino formado en parte por minerales que contienen azufre. Una hipótesis es que el azufre pudo haber sido expulsado o se habría evaporado. Esto apoya la teoría de cómo los dinosaurios se extinguieron.

Cuando el asteroide se estrelló contra el planeta, el impacto provocó incendios forestales, tsunamis y arrojó tanto azufre a la atmósfera que bloqueó el sol, lo que inició el enfriamiento global que finalmente condenó a los dinosaurios.
Cuando el asteroide se estrelló contra el planeta, el impacto provocó incendios forestales, tsunamis y arrojó tanto azufre a la atmósfera que bloqueó el sol, lo que inició el enfriamiento global que finalmente condenó a los dinosaurios.

Tanto azufre mezclado con agua e inyectado en el aire habría enfriado dramáticamente el clima, causando un gran problema de supervivencia para todo tipo de plantas y animales. La estimación conservadora de la cantidad de azufre liberado es de 325 gigatoneladas. Mucho más de lo que se obtendría de un volcán como el Krakatoa,  cuya erupción más violenta sucedió en 1883 y fue unas 10.000 veces más fuerte que la bomba atómica de Hiroshima.

La misión de perforación científica del Programa Internacional de Descubrimiento del Océano 2016 que recuperó las rocas del sitio de impacto en alta mar, fue publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias el 9 de septiembre y se basa en trabajos anteriores dirigidos por la Escuela Jackson que describieron cómo se formó el cráter y cómo la vida se recuperó rápidamente en el sitio del impacto.

Dejá tu comentario