jueves 14 de noviembre de 2019

ROSARIO |

Proyecto “Cigadrillos”: cuando las colillas pueden reciclarse en materiales para la construcción

Un grupo de investigadores convirtieron las colillas de cigarrillos, uno de los desechos más invasivos en veredas y espacios verdes, en un material aislante que se puede utilizar en el rubro de la construcción y competir con la lana de vidrio y el poliestileno.

Por Jorgelina Hiba

Las colillas de cigarrillos, esos pequeños filtros que duran apenas dos o tres minutos en las manos de los fumadores, son tal vez los residuos más numerosos y omnipresentes a nivel mundial. Alcanza con bajar la vista en cualquier vereda, calle, plaza o espacio público para encontrar restos de cigarrillos con un perjuicio para el ambiente poco conocido aún.

Ante esta situación, un grupo de profesionales que se dedica a la construcción y al diseño idearon un proyecto que busca reducir el impacto ambiental de esa basura y, a la vez, generar una utilidad: así nació el proyecto “Cigadrillos”, en el cual las colillas se reciclan y se someten a un proceso de reconversión que las transforma en un material aislante o en plaquetas que pueden ser usadas sea para mobiliario sea para revestimientos.

Leer más►Relevamiento en Rosario: Coca Cola es la empresa que más contamina con plástico el río Paraná

Rodrigo Barbuscia es uno de los integrantes de Axia Diseño y Construcción, un espacio de arquitectura e innovación que comparte con Antonio Ramirez, Luciano Carrizo y Luján Fischer. A cargo del stand que esa firma presentó en la Bienal del Ambiente de Rosario, explicó que desde el área de investigación de la empresa surgió este proyecto bajo la premisa de reconvertir un desecho en un material de uso sustentable.

“Las colillas son súper comunes y están en todos los espacios públicos, aunque muchas veces ni siquiera las veamos. Es el mayor contaminante a nivel mundial, no las pilas como muchas veces se piensa”, señaló Barbuscia, quien agregó que esa preocupación ambiental más la formación académica de los integrantes de Axia derivó en el proyecto Cigadrillos.

Así quedan los ladrillos aislantes que se construyen con colillas.

La colilla está conformada por acetato de celulosa, que -según explicaron los especialistas- puede utilizarse en la construcción como un aislante térmico. “Estudiando las propiedades de la colilla empezamos a investigar cómo podíamos aplicarlo en algo concreto y surgió esta idea de fabricar placas térmico-acústicas, así como placas con terminación para mobiliario o revestimientos” puntualizó el arquitecto.

Los cigadrillos térmico-acústicos tienen una menor densidad y pueden competir con la lana de vidrio y el poliestileno como placas aislantes que van sobre los muros o cubiertas y que sirven para proteger sea contra el calor o el frío como del sonido. Las otras placas, más densas y resistentes, pueden usarse en muebles o terminaciones.

“Las colillas tienen entre 7 mil y 8 mil sustancias nocivas contaminantes. Con el agua residual estamos investigamos para hacer un sub producto que sea anticorrosivo, mientras que otra opción es hacerla recircular en el proceso de producción” señaló Barbuscia, para agregar que una vez saneadas se trituran, se les incorpora aditivos y se compactan para luego hacer las placas.

Las colillas pueden recolectar en distintos recipientes en espacio públicos e instituciones, para luego hacer los ladrillos.

¿Cómo se hace el proceso de recolección de colillas? Por ahora, desde Axia están implementando un programa de recolección que consiste en que instituciones tengan un cesto especial donde la gente se acostumbre a dejarlas. Esto debe ir acompañado de una mayor conciencia por parte de los fumadores, que más temprano que tarde deberán hacerse cargo de los residuos que su hábito genera y el impacto que tiene sobre los espacios compartidos.

Los profesionales destacaron en ese punto que “no se pueden lograr impactos masivo si no hay políticas públicas para implementar este programa porque hace falta mayor concientización y cestos especiales en las instituciones para que se tenga en cuenta a la colilla como un residuo particular”, explicaron.

Dejá tu comentario