domingo 17 de noviembre de 2019

Gritos de la Tierra |

Plásticos en el Paraná: botellas y envases son los mayores contaminantes del río

El dato surge a partir de la observación y el análisis de la jornada de recolección y clasificación de residuos plásticos que se realizó recientemente en la costa rosarina. Las conclusiones serán incluidas en un informe mundial sobre el estado de los ríos.

Por Jorgelina Hiba

No sólo los océanos están contaminados por plásticos: los ríos no escapan a eso y el Paraná no desentona a la hora de decir presente en esta catástrofe ambiental global, ya que sus costas, playas e islas están abarrotadas de productos de ese material, la mayoría de un solo uso y casi todos relacionados con la industria de la alimentación. Esas fueron las conclusiones de la primera jornada de clasificación de residuos plásticos y análisis de marcas del movimiento global “Libérate del plástico” (Break Free From Plastic) coordinada por el colectivo “Más Río Menos Basura” y que se realizó en la costanera rosarina hace pocos días atrás. Una muestra que sirve para pensar la realidad de toda la cuenca del gigante marrón, sobre todo en las cercanías de las ciudades que se recuestan sobre su vera.

Esta iniciativa busca ir más allá de la limpieza (necesaria y urgente) de los residuos para hacer un trabajo de identificación de las principales empresas responsables de la contaminación por plásticos. Por lejos, la mayor cantidad de residuos recolectados fueron botellas descartables de bebidas (las marcas aún están en proceso de clasificación), aunque según señalaron desde Más Río Menos Basura “también fue llamativa la presencia de envases de aceites de motor y productos de limpieza y se encontró una importante cantidad de telgopor y envoltorios de plástico de todo tipo”.

Leer más ► La maldición del plástico, el especial de Gritos de la tierra sobre el impacto ambiental de los residuos

¿Por qué hay tantos plásticos en la naturaleza? Según explicó Mirko Moskar, del Taller Ecologista, “por decisión de las empresas”. “Son estrategias comerciales que facilitan el consumo de determinados productos” explicó el especialista, quien además aclaró que no es cierto que la mayoría se pueda reciclar, sino más bien todo lo contrario.

“Hay una cuestión engañosa porque muchas veces los envases dicen ‘reciclable’ pero en la realidad eso no se cumple. Los paquetes de galletitas o los vasitos de yogurt no se reciclan”, puntualizó.

“Break Free From Plastic” (BFFP) ó “Libérate del Plástico” es un movimiento internacional que busca luchar contra la contaminación por plásticos. La jornada que se hizo en la ciudad del sur provincial con la participación de un centenar de voluntarios fue inédita en Argentina y sus resultados formarán parte de un informe global anual sobre esta problemática.

Dicho informe contendrá datos acerca de las principales empresas responsables de la introducción en el mercado de artículos y envases plásticos que terminan contaminando el ambiente. Si bien los resultados son preliminares, tal como ya sucedió en otras “limpiezas” de la costa e Islas del Paraná la mayoría de los residuos fueron botellas y artículos descartables de bebidas. A eso se sumó una cantidad considerable de envases de aceites de motor y productos de limpieza, muy posiblemente utilizados en embarcaciones.

La bajante estacional del río, a su vez, permitió avanzar un poco más en los trabajos de limpieza y recolectar residuos que en situaciones de cauce de agua más normales no se encuentran expuestos. Desde Más Río Menos Basura detallaron que entre las 102 bolsas que se juntaron “se destacaron algunos objetos bastante peculiares como un mantel del Mundial ‘78 y un sachet de leche producido en Entre Ríos con el precio impreso de $4,90, lo que hace pensar que data de hace no pocos años”.

Otro consumo, otra producción

Contrariamente a lo que muchas veces se piensa, es muy poco el porcentaje de plástico que se recicla a nivel mundial. Por eso mismo desde Más Río Menos Basura la propuesta pasa por otro lado: hay que cambiar las formas del consumo y de la fabricación de estos productos. “Hay que cambiar las formas de envasar y vender los productos, disminuir el uso de descartables y en los casos donde esto no sea posible reciclar o compostar”, señaló Moskar.

Leer más ► Plogging: el deporte que usa sentadillas para recolectar residuos busca crecer en Santa Fe

Otro punto clave de la cadena es el productor: mientras que en varios países existen leyes que apuntan a la responsabilidad extendida del fabricante en Argentina “no hay nada”. Si bien se han presentado algunos proyectos en el Congreso, todos tienen serias deficiencias que los vuelven casi intrascendentes: no explican quién debe controlar el sistema, promueven la incineración, no toman en cuenta a los trabajadores cartoneros (que en Argentina explican el 90% de la basura que se recicla) y no proveen estrategias de reducción de residuos. “Los proyectos han sido muy débiles en esos puntos” puntualizó el ambientalista.

Break Free From Plastic es un movimiento global que comenzó en 2016 y está conformado por alrededor de 1500 organizaciones de todo el mundo. En su informe de 2018, que reunió datos de 42 países, se identificó que las tres empresas cuyos productos se encontraron en mayor cantidad contaminando ambientes costeros fueron Coca Cola, PepsiCo y Nestlé.

Uno de sus miembros fundadores es la organización con sede en Rosario Taller Ecologista, que a través del trabajo realizado por el colectivo Más Río Menos Basura buscó sumar datos de la provincia de Santa Fe a las estadísticas del informe de 2019 sobre esta problemática local y mundial. El objetivo: construir un futuro libre de contaminación por plásticos.

El colectivo Más Río Menos Basura se encuentra conformado actualmente por las siguientes organizaciones e instituciones: Acuario del Río Paraná, El Paraná NO Se Toca, Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (UCEL), Taller Ecologista, STS Rosario, Greenpeace Rosario, Club de Acuarismo (Croa) y Fridays For Future.

Dejá tu comentario