Diez años de aire, diez años de un sueño

Hoy cumple diez años un sueño. Parece mentira, pero tengo la fortuna de tocar mi sueño, de caminarlo, de usarlo para comunicarme con cada santafesino que nos eligió.

Por Luis Mino 

Hoy cumple diez años el sueño de aquel chiquito Corondino que se trepaba a las torres de televisión de  29/w5 ya que había en los pueblos o ciudades pequeñas, como Coronda y ver si alcanzaba a sintonizar los canales de Rosario, las radios de Buenos Aires, las de Colonia y Montevideo.

Hoy cumple diez años el sueño de aquel adolescente que montaba su propaladora en Coronda, con cinco bocinas prestadas así nació LM 5 Difusora Coronda. Y Un amplificador de 50 usado, un tocadiscos, y un micrófono precarios, y le hablaba a los transeúntes que se iban enterando lo que pasaba.

Hoy cumple diez años aquel joven que se largó de casa soñando con relatar mundiales. Ese que se pasó tres meses en Europa en 1982, conociendo cada sub sede del Mundial, y colándose en trenes para ir a la capital de los países europeos que iban a jugarlo.

O ese que encontró a Maradona en la puerta del Azteca y lo ayudó, CON Galindez, a encontrar un tapón del botín que se había extraviado entre las gramillas. El que consiguió que Diego, si, Diego, le diera una entrevista apenas consagrado campeón Mundial.

Ese mismo pibe que recorrió decenas de kilómetros para relatar partidos en Rosario, en Córdoba, en Buenos Aires, para radios como Mitre, Continental, LT8 de Rosario o LV2 de Córdoba de la mano de los mejores y de los peores.

Y también cumple diez años, el sueño del hombre que parecía vencido cuando lo habían echado de todos lados, y parecía que no le quedaban salidas. Y las encontró. Con la ayuda de algunos amigos, con el respaldo de algunos jóvenes que confiaron y si, con lo más importante: la compañía, imprescindible, de una mujer que me enseñó a fuerza de paciencia y amor, a seguir, a no bajar nunca la guardia… Juntos a la par.

Y mientras se cumplen diez años de ese sueño, siento que sigo soñando. Que sigo ilusionado, como aquel pibe, como aquel joven, como aquel flaquito trepado a las antenas, con seguir cumpliendo sueños.

Para que Lola y Felipe sepan que los sueños son posibles, si le ponemos trabajo, esfuerzo, dedicación, convicción, y sobre todo pasión.

Que todo, absolutamente todo lo que soñamos es posible si contamos con la voluntad de hacerlo, la capacidad de transmitirlo y sumando voluntades que fueron comprendiendo lo que yo soñaba.

Hoy cumple diez años Aire de Santa Fe. Diez vueltas al sol, 10 veranos, 10 inviernos, 2 mundiales, 2 presidentes, 2 gobernadores, 2 intendentes, y miles y miles y miles de santafesinos que lo hicieron posible poniendo la otra mitad de la historia: esa que cuenta a cada rato, en cualquier momento, lo que le pasa a la mujer y al hombre común, y que nos convirtió en la radio más escuchada y creíble de nuestra ciudad y de toda la región.

Hoy cumple diez años de vida mi sueño, nuestro sueño. Y nos encanta verla iluminada, llena de gente trabajando, recibiendo a cada segundo un mensaje en el que van sus problemas, y también, sus propios sueños.

Son diez años de pasión, y de trabajo, y de amor. De haberle puesto todo lo que teníamos para salir adelante ante cada dificultad, ante cada obstáculo, ante cada imposibilidad.

Soy un hombre feliz, porque hice feliz a aquel pibe de Coronda, a aquel joven perdido en Europa, a aquel flaquito que se fue con una mochila a transmitir un mundial, sin saber si podía hacerlo.

GRACIAS A TODOS, por ayudarme a cumplir el sueño de AIRE DE SANTA FE: una radio privada, que es plural, que es solidaria, que es servicio constante, que es información actualizada a cada minuto. Y que es el canal elegido por la mayoría de los santafesinos cuando necesitan ser escuchados.

GRACIAS, no puedo dejar de ser infinitamente agradecido, a los oyentes, a la gente que nos eligió y creyó, a ese 50%, como yo les digo a quien le pertenece AIRE, por eso fue la elección de la frase…“NOSOTROS CREÍMOS, VOS NOS CREÍSTE” 

Pero nos quedan muchos sueños, que ahora… ¿ quién se atreve a preguntarse si somos capaces de concretarlos? Se trata de soñar, de caminar hacia el sueño y de tocarlo. Y eso si: de seguir soñando.

NOTICIAS DESTACADAS